Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad VIERNES 13 5 2005 ABC Ciencia Primeras migraciones de los humanos modernos Océano Ártico ASIA EUROPA AMÉRICA DEL NORTE Océano Atlántico ÁFRICA Bacterias causantes de la lepra Science Océano Atlántico Origen del hombre El colonialismo y el comercio de esclavos propagó la lepra por el mundo CG. SIMÓN ABC Ruta costera hacia Asia Océano Índico AUSTRALIA Océano Pacífico AMÉRICA DEL SUR ABC MADRID. Un grupo internacional de científicos ha desvelado que la bacteria causante de la lepra se propagó por el mundo a través de las migraciones humanas que comenzaron con el colonialismo y el comercio de esclavos. En un estudio publicado hoy en Science estos genetistas añadieron que la enfermedad parece haber tenido su origen en África Oriental. Stewart Cole, director del estudio, precisó que históricamente se creía que la lepra había tenido origen en la India y que había sido llevada a Europa por soldados griegos que volvían con Alejandro Magno. Nuestras conclusiones indican que la enfermedad en realidad se originó en el este de Africa o tal vez el Oriente Medio y que desde allí se extendió a Oriente y Occidente indicó Cole. Después, los europeos y los africanos del norte propagaron la lepra al África Occidental y el comercio de esclavos llevó la enfermedad desde África Occidental hacia el Caribe y América del Sur. Los europeos también llevaron la lepra a Norteamérica, según concluye este trabajo. Nuevos datos genéticos apoyan la idea de la ruta costera de nuestros antepasados Tras salir de África, bordearon la costa hasta llegar a Asia y Australia b Dos estudios basados en el análi- sis del ADN mitocondrial de diversas poblaciones asiáticas apuntan a que la dispersión fue un acontecimiento único y rápido J. M. NIEVES MADRID. Que los humanos modernos, es decir, los primeros de nuestra especie, abandonaron el este de África, nuestra cuna, para poblar Asia, Oceanía y después el resto del mundo, es algo que los científicos saben desde hace tiempo. Las rutas exactas que siguieron durante estas migraciones, sin embargo, es algo que puede resultar mucho más complejo de averiguar. Dos estudios que publica hoy Science vienen a reforzar la hipótesis de que nuestros antepasados siguieron hasta el continente asiático una ruta costera, y no continental a través de Oriente Medio. El primero de los estudios, además, sugiere que esta dispersión geográfica fue un acontecimiento único y rápido. Midiendo variaciones en el ADN mitocondrial de tribus de las islas Andaman y Nicobar (que se encuentran entre la India y Myanmar) los investigadores estonios Kumarasam y Thangaraj identificaron almenos dos poblaciones de la primera isla que parecen haber sobrevivido en estado de aislamiento genético (esto es, sin mezclarse con terceros) desde los lejanos tiempos de la salida de África. Sin embargo, los habitantes de Nicobar están estrechamente relacionados con otras poblaciones del sureste asiático, lo cual sugiere que sus antepasados llegaron allí en tiempos más recientes. El segundo estudio, dirigido por Vincent Macaulay, de la Universidad de Glasgow, también apoya la idea de que los humanos que abandonaron África se dispersaron rápidamente a través de una ruta costera que les llevó, por el sur, hasta la India, el sureste de Asia y lo que hoy es el continente australiano. Los investigadores analizaron, en esta ocasión, el ADN mitocondrial de los aborígenes malayos Orang Asli, que se separaron de otros linajes asiáticos hace cerca de 60.000 años, muy poco tiempo después de que sus antepasados abandonaran África. Macaulay y sus colegas proponen, basandose en los datos genéticos, que la dispersión fue muy rápida, quizá de unos pocos miles de años.