Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid VIERNES 13 5 2005 ABC Un desfile de ropa alternativa, un cuadro flamenco, música árabe y un espectáculo de capoeira tomaron ayer la calle de la Montera en una fiesta multicultural con la que la Asociación de Comerciantes exigía, una vez más, medidas contra la prostitución No a la prostitución a ritmo de salsa TEXTO: MIGUEL DOMINGO GARCÍA MADRID. La calle de la Montera era ayer una fiesta. A ritmo de samba y con danzas de capoeira la Asociación de Vecinos y Comerciantes de Montera y Adyacentes (AMYA) organizó durante toda la tarde una fiesta multicultural en mitad de la calle. Celebraban el veinticinco aniversario de su existencia, pero sobre todo pretendían exigir al Ayuntamiento, por enésima vez, soluciones y medidas efectivas que pongan fin a la lacra de la prostitución, que desde hace años se extiende a lo largo de las aceras de la calle. Cientos de personas, entre vecinos y viandantes, se fueron sumando a la celebración, que comenzó al principio de la tarde con un gran desfile de ropa alternativa, diseñada y confeccionada por los propios comerciantes. Partiendo de la Gran Vía, la calle se fue llenando de colores, brillantes y música caribeña, ante la perplejidad y las sonrisas de los ciudadanos que diariamente transitan por el centro de Madrid. Pasábamos por aquí y nos hemos parado, aunque no sabemos el por qué de todo esto Para explicarlo los modelos, los propios vecinos, repartían globos de en los que rezaba: Gallardón, queremos una buena solución o I love Montera Mientras, los comerciantes repartían limonada y pinchos de tortilla a quienes participaban en la fiesta. Un momento del peculiar desfile de moda en plena calle de Montera. Los modelos eran los propios vecinos IGNACIO GIL Que se nos escuche El presidente de AMYA, César Torquemada deja claro la finalidad de tanto ruido: que los madrileños disfruten de la fiesta pero sobre todo para quejarnos de lo de siempre y que se nos escuche, por lo menos Estamos absolutamente hartos de tener que aguantar la prostitución explica César Torquemada, como cualquier vecino y como cualquier comerciante pagamos impuestos como una calle de primera, como Goya, como Preciados, pero ellos no tienen prostitutas El problema no se solucionará hasta que no actúen los políticos y se regularice la prostitución que permita la creación de locales de alterne, asegura el dependiente de un cibercafé. Las afectadas, o protagonistas, del proble- ma manifiestaron su solidaridad con los comerciantes, ya que también reclaman la creación de un lugar donde ejercer la prostitución sin molestar a nadie Sobre los balcones de unos vecinos, un cartel exigía al alcalde menos mentiras creíbles para oídos confiados Al final de la tarde, la fiesta continuó con música procedente de diferentes zonas del mundo, desde un cuadro flamenco en un escenario improvisado, hasta una danza árabe. El espectáculo de capoeira, con cuarenta bailarines despertaron la atención de no pocos madrileños: Es alucinante, es increíble la coordinación que tienen Soluciones municipales ineficaces A uno de los lados de la calle, una columna de cincuenta tenderetes, en los que se vende artículos de artesanía, tiene tomada una de las estrechas aceras de Montera. Se trata de un mercadillo organizado por el Ayuntamiento desde hace una semana con la intención de arrancar la presencia de las meretrices. No queremos parches y sí buenas soluciones claman algunos de los vecinos durante la fiesta. El presidente de la asociación explica que las prostitutas sencillamente se han cambiado de acera Sin embargo, la medida municipal más habitual ha sido el incremento de la presencia de policías en la zona, que al menos ha conseguido acabar con todo lo que rodea la prostitución, como los cacos explica el dueño de una cafetería. Desde la asociación agradecen la labor de los policías, pero insisten en que se deben sustituir las medidas policiales por otras más sociales Como cualquier vecino y como cualquier comerciante pagamos impuestos como una calle de primera Queremos la regulación de la prostitución que permita la creación de locales de alterne