Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13 5 2005 Nacional EL DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN LA AGONÍA DEL PACTO ANTITERRORISTA 15 Ricardo García Cárcel Historiador Joseba Arregi Ex portavoz Gobierno vasco Fernando Lezcano Portavoz CC. OO. Carlos Berzosa Rector U. Complutense Pilar Manjón Presidenta Víctimas 11- M Mientras haya terror, la unión será necesaria La ruptura convicta y no confesa del Pacto Antiterrorista entre Gobierno y oposición sugiere algunas reflexiones. El pacto sigue siendo necesario, porque el terror sigue existiendo. El terror no sólo se valora en términos de número de muertos, sino en función del sufrimiento, del ejercicio de la libertad cotidiana que una sociedad padece. Y la sociedad vasca dista todavía hoy mucho de ser libre. La frase de traicionar a los muertos nunca debió de ser esgrimida como acusación. Los muertos no deberían ser bajo ningún concepto ni valor de uso, ni valor de cambio, en manos de nadie Este acuerdo es capaz de sobrevivir Ya antes del debate de la nación, el Pacto Antiterrorista vagaba moribundo por las mentes de algunos políticos. Después del debate, el moribundo es un muerto y está más que enterrado, al parecer. Pero la realidad es otra: el PP no sólo no renuncia a sus principios, sino que tiende a sacralizar el contenido del pacto. Y el PSOE, más Zapatero, no va a traicionar su postulado principal: no pagar precio político por la desaparición de ETA. En definitiva, el acuerdo ha adquirido vida propia y es capaz de sobrevivir aún en la falta de consenso: lo mantiene vivo su eficacia en la lucha contra ETA Nadie debe autoexcluirse o ser excluido En primer lugar, para nuestro sindicato el terrorismo es un asunto demasiado importante para que nadie tenga la tentación de hacer política partidista. La trascendencia de la lucha en este ámbito obliga a que se hagan desde las instituciones todos los esfuerzos posibles para que toda la sociedad esté implicada y todas las fuerzas políticas acompasen el paso para avanzar. Si se abre la posibilidad de que todas las fuerzas políticas estén en la lucha contra el terrorismo, que no se den pretextos para que nadie se sienta fuera. Nadie puede ni debe autoexcluirse o ser excluido en este asunto El pacto ha cumplido su ciclo El pacto ha cumplido su ciclo y tiene que ser abierto a la participación de más partidos. La lucha contra ETA no debe ser exclusiva de los dos grandes partidos, por lo que vincular a otras formaciones, tal como pretende el PSOE, suma fuerzas. Cuando el PSOE estaba en la oposición mantuvo una cooperación clara que en un asunto como éste habría que pedir ahora al PP. Parece que el mundo de ETA ha cambiado- -hago esta afirmación con todas las cautelas- pero a la vista de su evidente debilidad me parece legítimo que el Gobierno intente un empujón final para acabar de una vez con el drama del terror El dolor de los políticos no nos consuela Desde nuestra asociación, y con respecto a la posible ruptura del Pacto Antiterrorista, manifestamos que al ser un acuerdo entre partes tiene que haber un acto formal de ruptura. A lo único que nos negamos las víctimas, con o sin pacto, es a seguir siendo arma arrojadiza partidaria, en un debate en el que nunca debíamos de haber sido protagonistas fundamentales. Nos gustaría que el señor Zapatero comprendiera que no nos consuela el pretendido dolor de quienes tienen la capacidad de actuar contra el terrorismo, cuando todavía seguimos sufriendo las consecuencias de esta lacra