Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13 5 2005 Opinión 5 ESCENAS POLÍTICAS SONRISAS CONTRA BOMBAS STE debate ha servido para que Zapatero enseñe abiertamente su propósito de pactar con la banda etarra. Tiene la ilusión y la esperanza de acabar con el terrorismo sin necesidad de derrotarlo, por las buenas, a base de pacto, sonrisa y talante, y naturalmente de cesiones, que ahí está la madre del cordero. Zapatero pide al Congreso autorización para pactar con ETA, pero no explica lo que ETA exige ni tampoco confiesa lo que el Gobierno está dispuesto a ceder. Lo que ha quedado claro es que, entre mantener el Pacto contra el Terrorismo y por las Libertades o intentar el Pacto con ETA, Zapatero ha elegido ya la segunda vía. Todo parece indicarque el presidente del Gobierno, ilusionado o quizá iluso, pide autorizaJAIME ción al Congreso para iniCAMPMANY ciar un proceso que tal vez ya esté empezado. O sea, que pide autorización para hacer lo que ya está haciendo. Porque Zapatero, antes de solicitar esta autorización tardía, ha comenzado por abandonar el Pacto Antiterrorista que, si no recuerdo mal, fue firmado por los dos grandes partidos, PSOE y PP, precisamente a propuesta del primero. Ese Pacto ha quedado roto de la peor manera, sin aviso ni advertencia alguna, incumpliendo sus mandatos sin reconocer que se incumplen, y negando la evidencia. Es dura la afirmación de Rajoy, pero es exacta: el Pacto contra el Terrorismo se ha roto con traición a las víctimas. Zapatero busca, negocia, acaricia un final político para la lucha, ya antigua, contra el terror. Abre una negociación política precisamente en el momento en que la banda se encuentra en la peor situación de su larga historia, acorralada en todos los frentes, con su plana mayor en la cárcel, con el arsenal casi vacío, desasistida de Francia, con dificultades de financiación y perseguida en cualquier nación del Occidente. En tales circunstancias, solamente un negociador tan complaciente como ya sabemos que es Zapatero es capaz de tender la mano para ofrecer un final pactado, es decir, para dar voluntariamente aquello que ETA ya no está en condiciones de conquistar ni de conseguir a cambio de tregua. El abandono del Pacto Antiterrorista antes de haber obtenido una muestra o una señal inequívocadelarendiciónetarrasuponeplantear una negociación desde el Estado desarmando previamente al Estado. Al abandonar el Pacto Antiterrorista para avanzar en un Pacto con ETA, Zapatero acude a la sala de negociación dejando la pistola en la puerta, sin percatarse de que sus interlocutores le esperan armados hasta los dientes y tienen debajo de la silla los cuatrocientos kilos de explosivo robados hace pocos días en Francia. He ahí la diferente forma de negociar. Y todo ello bajo la mirada y tal vez bajo la mediación del nacionalismo gobernante, es decir de Ibarreche, que olvida provisionalmente su famoso Plan. ¿Será acaso que el PNV ya no desea aprovecharse de que los etarras le muevan el árbol para recoger las nueces? ¿O será más bien que Zapatero acude a la negociación con unos asesinos armado sólo de sonrisas, como a una batalla de amor? E VIÑETA PUBLICADA EL 19- IX- 2002 SEVILLA, CRIADA DEL ALJARAFE A falta menos para el millón. El más famoso del mundo. No el del desconocido Cristo del Millón que corona el altar mayor de la Catedral. El millón del que hablo está al caer. Como cada Pentecostés. El nunca comprobado pero nunca negado millón de romeros en el Rocío. Sea un millón, sea medio millón tirando largo, ese mítico millón confirma nuestra tecnología punta festera. Si los andaluces aplicaran a inversiones productivas, a investigación, a creación de empleo lo que se gastan en chutipingos, esto sería Suecia. Eso, el dinero privado. ¿Y el público? ¿Cuánto dinero público nos cuesta el Rocío a todos, vayamos o no vayamos? ¿Cuánto nos gastamos en montar dispositivos de Protección Civil, hospitales de campaña, servicios de emergencia? De ese dinero, ¿cuánto paga Almonte? Con nuestro dinero le ponemos de dulce la romería al Ayuntamiento de Almonte, para que saque ANTONIO la morterá del Rocío, su gran negocio BURGOS junto con Matalascañas. Y lo que le pasa a Andalucía con respecto a Almonte le ocurre a Sevilla con el Aljarafe. Sevilla es la criada de los ayuntamientos del Aljarafe. Sevilla ofrece todos los servicios, aparcamientos, limpieza, transportes públicos, centros comerciales, sanidad, enseñanza media y superior a ese otro millón aún no aforado de quienes tienen a los pueblos del Aljarafe como dormitorio, ante la carestía de la vivienda en la capital. ¿Qué población tiene el Aljarafe? A juzgar por las colas y tapones en la SE- 30, por lo menos un millón, como el Rocío. ¿Cuántos puestos de trabajo se han creado allí tras esta explosión demográfica? Pues quitando Ikea y quitando Mercadona y los dos carrefures, media docena. El Aljarafe vive de Sevilla. Echa el día en Sevilla. Los nuevos matrimonios se han tenido que ir al Aljarafe. Donde los ayuntamientos sólo se preocupan de cobrar el IBI y los porcenta- Y jes presupuestarios que les corresponden por una población en aumento. Peseta que el Estado da a los Ayuntamientos del Aljarafe es peseta que le quita al de Sevilla, que tiene que mantener la ciudad en perfecto estado de revista para que pasen aquí el día todos los que viven y duermen en esos pueblos. Como la gran metáfora de Almensilla. Almensilla tiene 4.244 habitantes. Una barbaridad, si pensamos que en 1996 eran 2.232. En menos de diez años ha doblado su población. Más dinero para Almensilla y más problemas para que los resuelva Sevilla. El alcalde, como sabe que Sevilla le saca las castañas del fuego, quiere seguir con esa política suicida de ladrillo caiga quien caiga y más miles de habitantes Y se ha hecho el mocito un PGOU donde no queda por urbanizar palmo alguno de los 14 kilómetros cuadrados del término. La población, en ocho años, a base de adosados, pareados y bloques, llegará a los 60.000 habitantes. ¿Dónde trabajarán, dónde estudiarán, dónde irán al hospital? ¡En Sevilla! Los alcaldes del Aljarafe se dedican a recalificar, a dar licencias de obras a peluz, a cobrar el IBI y a poner la mano en el presupuesto estatal por los miles de habitantes. ¿Que se colapsan las carreteras? Que se colapsen. ¿Que faltan transportes públicos? Que los ponga Sevilla. Como medio Aljarafe, Almensilla no tiene más planificación que convertir el término entero en edificable, ¡y a trincar la tela! El terror del milenio lo tenemos ahí, con esta política almensillera que se anuncia para toda la llamada segunda corona metropolitana: Almensilla, Albaida, Benacazón, Bollullos, Coria, Espartinas, Olivares, La Puebla, Sanlúcar, Salteras, Umbrete y Villanueva del Ariscal. Estos pueblos han tenido un aumento de población del 23 por ciento entre 1991 y 2003. ¿Cuánto ha dejado de cobrar el Ayuntamiento de Sevilla, con este éxodo? Han convertido a Sevilla en criada del Aljarafe, que encima les debe tener la casa de dulce cuando llegan todos aquí cada mañana.