Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 12 5 2005 57 Francisco Rodríguez Adrados recibió ayer el premio González- Ruano de periodismo por una Tercera de ABC La película francesa Lemming quiso poner un pellizco de suspense a la inauguración del Festival de Cannes El cántico espiritual de Chillida resuena en Silos Una exposición condensa, en 43 obras, el homenaje del escultor a San Juan de la Cruz b Desde Tàpies han sido quince las muestras de arte contemporáneo que han recalado en Silos, pero ninguna como ésta se ha mimetizado tanto con el entorno NATIVIDAD PULIDO SANTO DOMINGO DE SILOS (BURGOS) Para Eduardo Chillida, la fe era esa hermosa e inexplicable locura La razón- -confesó el genial y añorado escultor- -quiso quitarme la fe en Dios en muchas ocasiones, pero no lo consiguió Hermosas palabras que recordaba ayer su hijo Ignacio, comisario de una exposición que desnuda al Chillida más íntimo en un lugar muy especial, donde su obra cobra aún más intimidad y emoción, el monasterio de Santo Domingo de Silos. Un lugar que solía visitar a menudo con su mujer, Pilar Belzunce, como ésta recordaba ayer con toda la melancolía agazapada en sus ojos: Esta exposición me ha emocionado como ninguna. El sentir auténtico de Eduardo está aquí Añora día a día a este hombre espiritual, auténtico a este adicto a San Juan de la Cruz cuyos versos se aprendieron ambos de memoria y ayer nos recitaba su viuda. Evoca también el Molino de los Vados, en Burgos, donde el artista solía pasar los veranos con la familia y que a punto ha estado de desaparecer por culpa de una presa. Ignacio Chillida conoce como pocos el trabajo de su padre. Para esta muestra, organizada por el Museo Reina Sofía, ha seleccionado 43 piezas (todas proceden de Chillida- Leku) entre gravitaciones, lurras (tierras cocidas) alabastros y, muy especialmente, unos maravillosos dibujos de sus sueños espirituales, cuyos trazos parecen a punto de desvanecerse en un papel El sueño de Tindaya, más real que utópico Eduardo Chillida soñó un día con vaciar una montaña para crear un monumento a la tolerancia. Esa montaña estaba en Tindaya (Fuerteventura) Un sueño que compartió con el arquitecto José Antonio Fernández- Ordóñez. Ambos murieron sin ver hecha realidad esta utopía, pero sus hijos siguen soñando hoy por ellos. Ayer, Lorenzo Fernández- Ordóñez, director del proyecto junto con Daniel Díaz, entregaba en Silos a Ignacio Chillida algunas de las catas que se han sacado de la montaña en esta segunda fase del estudio técnico para sondeos y pruebas de laboratorio. A finales de junio se sabrá si el proyecto- -sobre el que se ha debatido mucho y ha contado con la oposición ecologista- es viable o no. Hay optimismo y esperanza. Creo en el proyecto. No quiero ser el culpable de que no se haga advierte Fernández- Ordóñez. que podría resquebrajarse con sólo mirarlo. Entre estas obras, algunas de las 30 que dedicó desde 1991 a San Juan de la Cruz. Además, una vitrina encierra medallas en oro y recordatorios que hizo para la Primera Comunión de sus nietos. Toda su obra estuvo impregnada de espiritualidad- -comenta el comisario- siempre tuvo una gran fe en Dios y en el ser humano El abad del monasterio, Clemente Serna, añade que esta exposición va a dejar huella, porque su visita nos reconforta Soriano, fotografiado ayer en el taller de su casa en París encontré en Europa con amigos y artistas mexicanos. En Europa también comencé a trabajar con la obra de dramaturgos como Elliot, Jean Genet o Ionesco. No sé si mis cosas eran escenografías, exactamente. Algunos amigos me decían que yo concebía espacios artísticos, escénicos, con vida propia. -Usted sigue siendo como un niño fiel a sus primeros sueños infantiles. -Quizá. De niño hubo momentos difíciles. Es cierto que me gustaría seguir siendo fiel a los sueños infantiles. ¿Qué cosa mejor puede hacer un hombre? ¿Se atrevería a enumerarme los nombres de su museo ideal? ¿Quiénes fueron sus maestros? -Nadie y todos. Quizá ni yo mismo lo sé. Ni yo los conozco. -Usted incluso fue maestro de dibujo, hace muchos años. -Tuve muchos disgustos en mis comienzos. Si me pusiera a reconocer maestros tendría que decir que casi todos mis amigos, mayores que yo de aque- EFE lla época, fueron mis maestros. Eran poetas, pintores, escultores y todos me enseñaban muchas cosas. Porque yo no había ido nunca a la escuela. Bueno, sí, sólo a la primaria. Toda mi educación la hicieron ellos prestándome libros, dándome consejos. Y, entre otros, Villaurrutia, Pellicer, Alfonso Reyes, Nova, Octavio Paz, Elena Garro, Lola Álvarez Bravo, Maria Izquierdo. Y Cernuda, León Felipe, Rafael Alfonso Gaos, Gaya. -Hoy, una cantidad asombrosa de artistas llega precedida de las teorías con las que explicar sus cosas. -Para mí, la pintura es otra cosa. No se trata de ninguna perfección Ni de copia. Se trata de expresión: expresar sentimientos, estados de ánimo; y siempre distintos, para no aburrirte. El arte te permite amueblar la vida. Imaginarla de otra manera. Si no, vivir sería aburridísimo. Hay mucho de teoría y de retórica en la pintura moderna, de frases hechas que se repiten y se repiten. Y se vende. Que quiere. ¿No es un horror? Aula de Cultura La Fundación Vocento presenta: Señor, ¿es usted feminista? Intervendrá: D. Ramón Irigoyen Escritor Martes 17 de mayo de 2005 20.00 horas ABC Centro Cultural de Círculo de Lectores C O Donnell, 10- Madrid Metro: Príncipe de Vergara (Entrada libre- Aforo limitado) Los textos de las anteriores conferencias del Aula de Cultura se podrán encontrar en: www. abc. es auladecultura