Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 JUEVES 12 5 2005 ABC Toros FERIA DE SAN ISIDRO Gómez Escorial volvió a nacer a las 20.30 Monumental de Las Ventas. Miércoles, 11 de mayo de 2005. Primera corrida. Tres cuartos de entrada. Toros de José Escolar, de mala presentación y peor juego, sin casta ninguna y con peligro, flojos, gazapones y con peligro. José Pedro Prados El Fundi de canela y oro. Media estocada (silencio) En el cuarto, pinchazo y estocada (silencio) Domingo López Chaves, de azul turquesa y oro. Estocada tendida (saludos) En el quinto, estocada corta y atravesada y descabello (silencio) Ángel Gómez Escorial, de azul pavo y oro. Estocada pasada y tendida (silencio) En el sexto, estocada pasada (silencio) todo por un sueño. ¿Locura? Es posible. Las armas de Ángel Gómez Escorial son ésas, no otras. Y con ellas juega en una especie de ruleta rusa cada San Isidro para poder volver al siguiente San Isidro o para que le den la oportunidad de tirarse a matar un miura en Pamplona sin muleta. ¿De verdad merece la pena? El calzador del Consejo La corrida de José Escolar que algunos miembros del Consejo de Asuntos Taurinos metieron con calzador en la Feria no valía ni para jugársela. Sin poder, sin presentación para Madrid, floja, morucha perdida, peligrosa, indefinida hasta en lo malo: no había dos embestidas iguales. El sexto, el que casi mata a Gómez Escorial, encima era un churro por detrás que no tenía un pase. Gazapón como todos, deslucido, incómodo, una porquería desbravada. A Ángel G. E. le había salido por los pelos la primera larga cambiada a portagayola en el tercero, otro que buscó debajo de los capotes desde que apareció, otro de medio pelo y con guasa, sin opciones ningunas. A ambos les arreó espadazos contundentes, un poco pasados ambos, pero de efectividad incontestable. El otro protagonista de la tarde respondía al nombre de López Chaves. Y no por nombrarlo en segundo orden su posición corresponde a la de actor secundario. Fue quien más impactó por su valor firme y despejado en los medios con un toro que se salvaba por la cara, que se repuchó en el caballo, que se guardaba la retranca en sus entrañas. Al menos mientras se la reservó, Chaves le sacó, clavado en la arena, los naturales de la tarde, meritísimos por encima de una estética imposible. Y entre dos series algunas coladas silbaron cerca de la taleguilla como balas dirigidas con sentido; le aguantó parones so- ZABALA DE LA SERNA MADRID. A las 20.30 Gómez Escorial volvió a nacer. Literalmente. A portagayola, el toro no obedeció el camino marcado por la larga cambiada y siguió como un obús contra el pecho. El estrépito del choque, el grito de angustia de la plaza, la montera volando entre los ayes y un revuelo de capotes a lo lejos. La imagen de Gómez Escorial tendido en el ruedo, palpándose el cuello que había rasgado el pitón o la pezuña, sonado por el atronador atropello, como si lo hubiese arrollado un camión. Toda una pesadilla. Se levantó sin saber a dónde acudir, como si la cornada se ocultase tras la camisa, como si le faltase el oxígeno. Las manos de las asistencias en el callejón formaron una improvisada camilla. Prisas camino de la enfermería. La mirada perdida. Y a mitad de trayecto, el torero volvió en sí: ¡quería salir! Se retorció y se subió en la barrera. Los brazos le ataban. Todavía no se sabía la magnitud del golpazo. Agua, agua. Fuera el nudo del corbatín, que se lo aflojen. Aire, aire. Recobrada la consciencia, o medio recobrada, Gómez Escorial se hacía presente de nuevo, con la vida intacta, la cabeza en su sitio y un navajazo pendenciero bajo la mandíbula. Los toreros se visten por los pies. Grandes alardes se oyeron en las televisiones del fin de semana para Helguera porque siguió jugando con una brecha contra el Racing. Bien. ¿Y de esto qué decimos ahora? Todavía se escuchará que es una forma absurda de exponer la vida en lugar de ensalzar el heroísmo que supone que un tío lo apueste La corrida de Escolar, sin poder, sin presentación para Madrid, morucha perdida, peligrosa, indefinida hasta en lo malo (no había dos embestidas iguales) ENTREBARRERAS El cartel de hoy El toro me pudo arrancar la cabeza ROSARIO PÉREZ MADRID. El sexto toro me pudo arrancar la cabeza Así de rotundo se mostraba Gómez Escorial después del tremendo susto que se llevó a portagayola. A veces sale bien, y otras, no dijo. Mi idea- -continuó- -era pegar quince muletazos buenos; sin embargo, cuando una corrida no ayuda nada, no queda más remedio que jugarse la vida. Apostaba todo a una carta y tenía que arriesgar López Chaves abandonó la plaza con sabor agridulce: La gente ha reconocido mi esfuerzo con el segundo. Con el quinto, el ambiente se ha puesto en contra y era muy difícil remontar Tampoco tuvo opciones El Fundi: Ningún toro ha roto, aunque creí que el primero daría más de sí por el pitón derecho FERMÍN BOHÓRQUEZ Propietario: Fermín Bohórquez Escribano. Divisa: verde y encarnada. Antigüedad: 17 de mayo de 1951. Procedencia: MurubeUrquijo. LUIS F. ESPLÁ Nacimiento: Alicante, 19- 8- 57. Alternativa: Zaragoza, 23- 5- 76. Padrino: Paco Camino. Testigo: El Niño de la Capea. Toros de Manuel Benítez. FERNANDO CEPEDA Nacimiento: Gines (Sevilla) 29- 5- 64. Alternativa: Las Ventas, 25- 5- 87. Padrino: Rafael de Paula. Testigo: José María Manzanares. Toros de Torrealta. UCEDA LEAL Nacimiento: Madrid, 21- 1- 77. Alternativa: Las Ventas, 3- 10- 1996. Padrino: Curro Romero. Testigo: Julio Aparicio. Toros de Núñez del Cuvillo.