Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional JUEVES 12 5 2005 ABC CONMEMORACIÓN VERGONZOSA uchos años después, los desfiles del Ejército ruso en la Plaza Roja de Moscú han vuelto a las portadas de los diarios. Y esta vez- -el pasado lunes- -estaban todos allí para aplaudir, de Putin a Bush, pasando por Rodríguez Zapatero, Chirac et alii. Que la libertad de Europa se conmemore en la capital que encabezó una tiranía opresora mucho más perdurable que el nazismo- -y, por ello, más mortífera- -es una ironía nauseabunda. No por casualidad, el presidente polaco asistió con notables reticencias- -buena parte de su opinión pública exigía que se ausentase- Y es que conviene recorRAMÓN dar que sólo cuatro paíPÉREZ- MAURA ses estuvieron involucrados en la Segunda Guerra Mundial de principio a fin: Alemania, la Unión Soviética, el Reino Unido y Polonia. Y los polacos recuerdan muy bien cuándo empezó esa guerra: cuando Hitler y Stalin se repartieron Polonia en septiembre de 1939 y los ejércitos de ambos la invadieron. No en vano, el Putin que el lunes recibía parabienes encabeza un Estado que hasta hoy habla de la Guerra Mundial como la Gran Guerra Patriótica y fecha su arranque en 1941. Es decir, cuando Hitler desató la Operación Barbarroja contra su aliado ruso. Porque hasta entonces todo iba bien para Moscú, que, aliado con los nazis, ocupaba la mitad de Polonia, los estados bálticos y buena parte de Finlandia. ¿Es que nadie quiere pararse a pensar por qué el irascible Stalin sólo fue capaz a lo largo de su vida política de fiarse del paranoico Adolfo Hitler? Al menos, un cierto grado de honor ha sido preservado por el presidente Bush, quien, consciente de la humillación que la conmemoración representaba para los bálticos, hizo escala en Riga, camino de Moscú, para mostrar su solidaridad. El presidente norteamericano dejó claro que 1945 no fue una liberación para Estonia, Letonia y Lituania, sino el comienzo de una forma distinta de esclavitud. Los presidentes de Letonia y Lituania se abstuvieron de asistir a la conmemoración moscovita. Pero ni en Moscú se hizo mención alguna de cómo empezó la guerra ni mucho menos hubo ocasión para mencionar, siquiera indirectamente, el despotismo al que dio pie, desde Sttetin en el Báltico, hasta Trieste en el Adriático por citar la huella del Telón de Acero anunciada por Winston Churchill. Las guerras se ganan con los aliados posibles, que no siempre son los aliados deseables. Pero ésta ya no es la Europa ni es el mundo que debían postrarse ante el poder de Moscú. Ya no hay que seguir callando los crímenes soviéticos ni las violaciones de los Derechos Humanos que allí se dan hoy. Si Putin quiere ensalzar a Stalin, que otros lo loen. Pero si hace medio siglo había que temer a las divisiones soviéticas, hoy son más fuertes aquellas de las que el tirano se mofó cuando preguntó: ¿Y cuántas divisiones tiene el Papa? ABÚ HAFS Líder del salafismo combatiente encarcelado en Marruecos M Los servicios secretos están tras los atentados de Casablanca Ha sido condenado a treinta años de prisión y tuvo que contestar por escrito desde su celda para esta entrevista. Tan sólo algunas horas después, su miedo a las represalias cobró cuerpo y fue víctima de una paliza y un cambio de cárcel LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL CASABLANCA. Abdelwahed Rafiki, alias Abú Hafs, tras prestarse a esta entrevista- -según ha sabido ABC- recibió el sábado una paliza en la cárcel de Kenitra, en presencia del director de la prisión, y ha sido trasladado a la de Fez. ¿Por qué está en la cárcel? -Fui detenido a causa de mi opinión. He condenado las matanzas que hace Estados Unidos con los pueblos oprimidos en general y con los pueblos musulmanes en especial. Condené la política gubernamental que apoya la integración en el régimen estadounidense. Tenían que ofrecer chivos expiatorios y fui uno de los sacrificados. ¿Por qué cree que hubo tantos arrestos tras los atentados de mayo de 2003 en Casablanca? -Se trata de justificar la adhesión a EE. UU. para gozar de sus privilegios políticos y económicos. Existe otro objetivo, que es el de sembrar el terror entre los islamistas. Las detenciones tras el 16 de mayo alcanzaron a todas las corrientes islamistas incluyendo las que participan en política, como el Partido Justicia y Desarrollo. -Se le acusa de ser uno de los pilares del salafismo combatiente y de instigar esos atentados. -No soy ideólogo del movimiento salafista yihadista, soy un ulema jurisconsulto y predico la defensa de las causas de los pueblos islámicos oprimidos. Nuestra religión es orgullo y dignidad, no hay lugar para la sumisión y el servilismo. A diario se mata a los hijos de nuestra nación. Nuestro mensaje es claro: combatir esa invasión con todas las armas de que disponemos. Nuestra arma es la palabra. ¿Qué piensa de los ataques de Casablanca? -Creo firmemente que los servicios secretos están detrás de estos sucesos. ¿Quién se ha beneficiado más de este crimen? El Estado, que ha justificado con estos sucesos la detención de todas las voces que le molestaban. Gracias a estos sucesos pudo aprobar la ley antiterrorista y la reestructuración del campo religioso para amordazar a los ulemas. También pudo aprobar un código de familia que contradice muchos de los principios del Islam y controlar la elecciones municipales, en las que se esperaba una victoria aplastante del partido islamis- Abú Hafs ABC Devoto de Bin Laden Mohamed Abdelwahed Rafiki (Abú Hafs) es hijo de un veterano de la guerra de Afganistán que está también encarcelado en Marruecos. En sus sermones anti- occidentales en una mezquita de Fez, el joven imán hablaba de Osama bin Laden como de un héroe y aseguraba que la muerte de infieles no está castigada por la sharia, la ley islámica que desea imponer en Marruecos. Su discurso radical defiende el yihad (guerra santa) y tiene numerosos seguidores entre los islamistas del Reino alauí. Fue detenido poco antes de los atentados del 16 de mayo de 2003 en Casablanca. ta Justicia y Desarrollo. ¿Y los atentados de Madrid? ¿Los condena? -Me llega el olor de una conspiración para inculpar a los islamistas en España. Si analizase el suceso, descubriría que los que más se han beneficiado fueron los enemigos de Aznar. Lo derrotaron en el último momento cuando las predicciones apuntaban que vencería. ¿Qué piensa de los marroquíes acusados del 11- M? -Aquí siempre comparamos el comportamiento de los españoles con el marroquí. En Marruecos, las víctimas no superan las 34, mientras que en Madrid fueron cerca de 200. Sin embargo, en Marruecos se detuvo a 8.000 personas, de las cuales 2.000 fueron juzgadas, y en Espa- ña se detuvo aproximadamente a 43, de las cuales sólo siguen detenidas 23. Eso demuestra que las detenciones y los juicios en Marruecos no fueron en absoluto justos. ¿Le han torturado en prisión? -El 16 de mayo fui secuestrado de una cárcel a otra, en Salé, con los ojos vendados y las manos atadas a la espalda. Me aislaron del mundo y de mi familia. Permanecí en una celda sin luz ni aire. Me despojaron de mis libros, incluido el Corán. La comida era lo más repugnante que puede comer un ser humano. Platos llenos de cucarachas y piedras. La celda estaba llena de ratas e insectos venenosos. Luego, fuimos trasladados a la cárcel de Ain Al Borja, en Casablanca, allí las condiciones eran aún peores. ¿Está sometido a un control especial? ¿Respetan sus derechos humanos y religiosos? -Carecemos incluso de los derechos de los presos comunes, no digamos de los derechos de los presos políticos y de opinión. También se nos ha prohibido toda aparición en los medios, por eso ignoro cual será la reacción de la dirección de la cárcel después de esta entrevista con su periódico. En cuanto a los derechos religiosos, los más importantes, estamos totalmente despojados. En lo que se refiere a centros de detención secretos como el de Temara, el caso es mucho más escandaloso. Los presos son golpeados, colgados, se les introducen botellas en el trasero, se les aplican descargas eléctricas, les rompen huesos y se les impide dormir durante días. -Le acusan de respaldar a Bin Laden. ¿Qué piensa de él? -Al Qaida, junto con otras organizaciones, reivindicó el derecho legítimo a la resistencia y la lucha contra la ocupación estadounidense. Tengo derecho a apoyar a cualquier movimiento de liberación musulmán que luche contra la ocupación de un país islámico. Evidentemente, sé que el nombre de Osama bin Laden está relacionado para los españoles con los sucesos del 11 de marzo, la desgracia y las víctimas, y por lo tanto tienen muy mala opinión de este hombre, pero yo no hablo ni del 16 de mayo ni del 11 de marzo, hablo de la organización Al Qaida como movimiento de resistencia contra la ocupación estadounidense de Afganistán.