Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura MIÉRCOLES 11 5 2005 ABC La literatura no se hace con ideas; se hace con palabras asegura Lobo Antunes El autor portugués presentó en Madrid su última y más personal obra: Yo he de amar una piedra b Construida en torno a una historia de amor vivido en la clandestinidad durante medio siglo, lo lírico y lo narrativo se funden en un texto plagado de ensoñaciones ABC publicó esta imagen donde se ve el pissarro colgado en el salón de Cassirer Demanda contra el Estado español por no devolver un pisarro del Thyssen La familia Cassirer, propietaria original del cuadro, aduce que fue expoliado por los nazis b El reclamante, de más de 80 años, escribió una carta a Zapatero después de llegar el PSOE al poder para pedir la restitución de la obra, que le fue denegada BLANCA TORQUEMADA MADRID. Claude Cassirer tiene más de ochenta años y, según sus abogados, no puede permitirse esperar más Como ya adelantó ABC en diciembre, este ciudadano norteamericano de origen judío- alemán viene librando desde hace cinco años una batalla legal para recuperar el óleo Rue Saint Honoré après midi. Effet de pluie un pisarro de la colección permanente del Museo Thyssen- Bornemisza de Madrid. Hasta ahora había intentado un acuerdo amistoso a través del bufete Squire Sanders, pero todas las reclamaciones fueron desestimadas por el anterior Gobierno español, por lo que Cassirer reanudó su ofensiva después de la llegada de los socialistas al poder. Explican sus abogados que escribió una carta al presidente Zapatero y, aunque en un primer momento no hubo reacción, hacia marzo se nos convocó a una entrevista con Luis Lafuente, subdirector general de Patrimonio, quien nos auguró una larga espera En vista de lo cual Cassirer ha puesto el caso en manos de un bufete norteamericano especializado en litigios, Davis Wright Tremaine, que ha interpuesto una demanda contra el Estado español alentado por el hecho de que en 2004 el Tribunal Supremo de Estados Unidos falló a favor de María Altmann, una ciudadana que, por circunstancias pare- cidas, reclamaba al Gobierno austriaco seis cuadros de Gustav Klimt. El lienzo de Pissarro fue adquirido por el bisabuelo del demandante, Julius Cassirer, y perteneció a su familia durante más de cuarenta años, hasta que en 1939 su abuela Lily se vio obligada a entregarlo a un perito designado por los nazis. El cuadro, según los Cassirer, siguió la clásica trayectoria de blanqueo de obras de arte expoliadas a través de una cadena de marchantes hasta que el barón Thyssen lo adquirió en los años setenta por cauces transparentes y legales, que no ponen en duda. Sí cuestionan lo sucedido antes, por lo que quieren acogerse a los tratados internacionales que instan a la devolución del patrimonio expoliado por el Tercer Reich y aducen también que los delitos de genocidio (en este caso cultural) no prescriben en la legislación española. GABRIELA GIMÉNEZ MADRID. Atrapado por una historia de amor clandestino que habría de durar cincuenta años y que le fue referida por un colega psiquiatra del hospital de Lisboa, Antonio Lobo Antunes ha convertido la emoción que el relato le produjo en una nueva novela que ayer presentó en el Círculo de Lectores, sello coeditor, junto a Mondadori, Yo he de amar una piedra Me senté a escribir sin estructura ni ideas, pero estas no son necesarias. Los libros no se hacen con ellas sino con palabras justificó el autor portugués. Palabras- -y objetos- -que, entendidas como fundamento de la literatura, son el nutriente de la extensa obra de Lobo Antunes, donde se ponen en juego ensoñaciones, imágenes y un inmenso caudal verbal como precisó el crítico Ignacio Echeverría en la introducción del acto. Cada nueva obra de Lobo debe ser considerada como un prodigio de la literatura universal, un milagro periódico Calificado ya como el texto más autobiográfico del escritor, por cuanto entronca con su propia experiencia como psiquiatra y la difícil relación mantenida con sus padres, Lobo Antunes atribuyó a la escritura la capacidad para sacarnos de esas dos o tres pequeñas habitaciones de una gran casa en las que, como las viudas pobres, vivimos todos En ese sentido, confesó que los libros con los que más disfruta son aquellos que funcionan como ventanas que le hacen ir más allá de sí mismo, que pueden volverse peligrosos porque Lobo Antunes, ayer en Madrid EFE te descubren tus tinieblas Los bestsellers, por el contrario, son espejos que te dan tu medida se lamentó. La dificultad inherente a la lectura de las obras de Lobo Antunes se muestra como consecuencia de estas apreciaciones, señaló Echeverría, que atribuyó al autor de Tratado de las pasiones del alma el mérito de crear, más que una nueva forma de contar, una forma insólita de leer En Yo he de amar una piedra título rescatado de una canción lusa, se acentúan las características del estilo que ha encumbrado a Antunes a la cima de las letras portuguesas y de la narrativa actual: la polifonía en las voces, la fragmentación que hace fluir al texto durante páginas y páginas sin más hilo argumental que las referencias a retazos de la memoria y, por encima del resto, ese vagar por las costuras entre la lírica y la narración. Tengo dificultad para calificar lo que escribo como novela. En una ocasión propuse llamarlo visión pero me dijeron que eso no era un género literario ironizó Antunes. No dudó, sin embargo, en referirse a este nuevo trabajo como especial Cuando lo acabé sentí un placer casi carnal que sólo he experimentado una o dos veces explicó, al tiempo que confesaba que suele dejar reposar sus obras un año antes de publicarlas, como si tuviera la impresión y esperara que las palabras se reprodujeran entre ellas Considerado año tras año por críticos de todo el mundo como serio candidato al Nobel de Literatura, Antonio Lobo Antunes apreció ayer que los premios no tienen nada que ver con la literatura No hacen mejores a los libros dijo, pero siempre son una alegría, sobre todo si vienen con mucho dinero