Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MIÉRCOLES 11 5 2005 ABC Una exposición celebra en el Reina Sofía el centenario de Caneja b El Museo reúne 70 obras del Recrean la cara de Tutankamon a partir de radiografías y escáneres de su momia A los expertos no les han convencido ni la nariz ni las orejas del molde b Partiendo de radiografías obteni- artista palentino, un pintor secreto aunque recibió en vida grandes reconocimientos, y que situó el paisaje de Castilla en el siglo XX T. DEMICHELI MADRID. Ana Martínez de Aguilar, directora del Reina Sofía, y Enrique Andrés Ruiz, comisario de la muestra, presentaron ayer la retrospectiva dedicada al pintor palentino Juan Manuel Díaz- Caneja (1905- 1988) que, con motivo de su centenario, reúne en el Reina Sofía 70 de sus obras más representativas, que han sido cedidas por el IVAM, el Museo Municipal de Madrid, el Instituto Leonés de Cultura, la fundación J. M. Díaz- Caneja y que se suman a los fondos del propio CARS. Para Martínez de Aguilar, la obra de Caneja- -que fue pintor y poeta- -es una obra secreta, no conocida, que renueva el paisaje- -un paisaje íntimo, interior- -de Castilla. Es una obra secreta porque no es espectacular, sino de silencio, y por eso cuesta más que cale Enrique Andrés Ruiz insistió en la paradoja de que Caneja fuera un pintor secreto y que a la vez expusiera incontables veces y recibiera en vida reconocimientos como el premio Nacional de Artes y el de las Artes de Castilla León. Señaló tres hitos de su filiación pictórica: Él primero, Daniel Vázquez Díaz y su pintura tardocubista y postcezanniana; el segundo, su contacto con el grupo de pintores y escritores ibéricos como Benjamín Palencia, Alberto Sánchez, Maruja Mallo, Luis Castellanos, Gil Bel, Herrera Petere, Miguel Hernández y Luis Felipe Vivanco, con quienes hacía excursiones por el sur de Madrid, lo que daría origen a la Escuela de Vallecas; y el tercero, su visita a París en 1929, donde pudo ver a Picasso, Matisse y Braque. Caneja estuvo- -concluyó- -en el nódulo central del arte del siglo XX das por escáner, se elaboró un molde de plastilina y silicona sobre el que se aplicó el color de la tez, los ojos, los labios y el cabello ABC EL CAIRO. El misterio entorno al verdadero rostro que se esconde bajo la máscara mortuoria del faraón egipcio más famoso del siglo XX acaba de ser revelado. Un equipo de peritos del país norteafricano, en colaboración con otros de diversas nacionalidades, ha logrado determinar las facciones del legendario faraón Tutankamon, según hizo público ayer el ministro egipcio de Cultura, Faruk Hosni. El comunicado elaborado por el responsable del proyecto, el secretario del Consejo Supremo de Antigüedades (CSA) de Egipto, Zahi Hawas, precisaba que el grupo de peritos egipcios, franceses y estadounidenses que han hecho posible la reconstrucción, partieron para su estudio de radiografías tomadas con escáner a la cabeza momificada del joven faraón, con objeto de determinar la forma y características principales de la cara de Tutankamon. Arqueólogos y escultores Con posterioridad, señala la nota, los peritos procedieron a elaborar un modelo de plástico de la cabeza del gobernante egipcio que les permitiera continuar sus exámenes. En esta segunda fase, se sumaron al proyecto escultores egipcios que procedieron a rellenar los huecos de dicho molde con plastilina. Finalmente, el equipo creyó conveniente añadir una capa de silicona al modelo de plástico, sobre la cual se aplicó el color del cutis, los ojos, el cabello y los labios, de acuerdo con las antiguas estatuas y pinturas que se conservan del faraón. El resultado ha sido acogido con disparidad de criterio por parte de los expertos que lo han examinado. Si bien Recreación del busto de Tutankamon (arriba) rostro de Nefertem (abajo) AP Y AFP ha encontrado notables coincidencias en la forma de la calavera, el rostro y los ojos, han discrepado con respecto a la configuración original que tenían la nariz y las orejas del niño que subió al trono de Egipto a la edad de ocho años. Él faraón Tutankamon apenas reinó en las tierras del Nilo durante diez años- -1333- 1323 a. C. por lo que los principales registros conservados no presentan hito alguno de su mandato. La fama del joven soberano se debe a las espléndidas joyas y el fabuloso mobiliario hallados por el arqueólogo Howard Carter en 1922 en su cripta de Luxor.