Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11 5 2005 Sociedad 53 Tecnología luta del servicio, una clave personal de cuatro dígitos: 1234, pongamos por caso. El sistema registra la clave y notifica, con el primer SMS a Julia, la confirmación de la operación. Por sí solo, el servicio envía un nuevo SMS al destinatario- -Julio- -que recibe, en este caso, una clave que genera automáticamente el sistema (ahora sería, por ejemplo, la 5678) ¿Qué necesita ahora Julio para tener dinero en mano? Primero, que su madre le llame y le diga verbalmente (otro punto de confidencialidad) qué clave personal introdujo (1234) y cuál es el importe con el que ha decidido obsequiarle segundo, el SMS que recibió del sistema con la segunda clave (5678) y su propio número de móvil (que esperemos recuerde) Tres datos y hasta 600 euros salen por la ranura del cajero en el que se encuentra. Él no necesita ser cliente de ningún banco ni tener fondos. Su madre recibe entonces el último mensaje de texto que genera Hal Cash y que atestigua que Julio, mal que le pese, está en disposición de coger el autobús o un taxi. Remesas por SMS, una solución para los inmigrantes Más de un año de trabajo conjunto entre las tres entidades financieras para alumbrar a Hal Cash Nació, comentan en Caixa Galicia, como un proyecto de indudable valor social para jóvenes e inmigrantes, que hacen un uso frecuente de las transferencias y las remesas de dinero a sus países de origen (en 2003, este último concepto alcanzó los seis millones de envíos de los que el 90 por ciento eran por un importe inferior a los 1.000 euros y el 85 por ciento de ellos se produjo fuera de los circuitos bancarios corrientes) Para los nuevos ciudadanos en España y en vista del interés suscitado en muchos bancos, la transferencia se haría siempre en divisa local, con el tipo de cambio establecido por las instituciones bancarias, siempre menores que los de otro tipos de empresas (y sin ser penalizado por comisiones) Se tejería una red bancaria de enormes dimensiones augura el director de Operaciones de Bancaja, Pedro Gómez. Los pronósticos de los creadores del sistema se disparan, a tenor de la gran cantidad de personas que desde que se estrenase el servicio el pasado jueves se han volcado con él (Bancaja estima en rebasar el número de operaciones entre 8.000 y 10.000 al mes, mientras Bankinter cuantifica 500 por semana) y consideran que podría propagarse como la pólvora a supermercados, grandes almacenes y gasolineras, pues permitiría recibir el dinero, contante y sonante, en los lugares donde exista un terminal punto de venta (TPV) Cuatro cauces y un destino Disponible las 24 horas del día, Elisa podría haber optado por cuatro cauces diferentes para hacer efectiva esta transferencia tradicional, aunque sin la ordinaria demora de unos días: por el servicio de banca electrónica, en una sucursal con la libreta de la caja, en el link habilitado en las web o, como hizo en este caso, con su tarjeta en un cajero. El servicio será gratuito hasta el próximo mes de septiembre, cuando según el canal utilizado costará entre 1 y 2 euros. Tan útil ha debido parecerles la iniciativa a las madres de todo el mundo (y a los particulares para pagar sus alquileres o para no extender un cheque al fontanero; al fontanero para que no dude de si el cheque tendrá fondos... que Hal Cash podría implementarse, en breve, en bancos de diez países lationamericanos, y en cajas de Marruecos, Turquía, Irlanda, Italia y China. Dinero sin fronteras. Una mujer compra en una máquina expendedora con el móvil Málaga estrenará este mes la compra del abono transporte con el celular Los billetes serán validados pasando el teléfono por una pantalla situada en los autobuses b El móvil se pueder utilizar ya para la compra de comida y bebida en máquinas expendedoras, hacer la primitiva por internet o efectuar donativos a ONG VÍCTOR M. OSORIO MADRID. Ya no hace falta llevar dinero suelto para pagar el billete del autobús o para obtener una bebida de una máquina expendedora. Los usuarios del servicio Mobipay pueden realizar todas estas operaciones a través de su teléfono móvil de una forma rápida y segura. El funcionamiento es tan sencillo como acudir al banco para relacionar un número de móvil a una tarjeta de crédito y seguir los pasos que se van pidiendo en función de los diferentes lugares donde realicemos las compras. La técnica, que ya se utilizaba para pagos en taxis, comercios o aparcamientos urbanos, se ha extendido a usos tan diversos como hacer la primitiva por internet, realizar suscripciones a revistas o efectuar donativos a más de veinte ONG gracias al móvil. Pero las innovaciones del servicio no acaban aquí. A la izquierda, una joven saca dinero de su cajero habitual, ayer, en Santiago de Compostela Al lado, imagen del SMS que la entidad bancaria envía al emisor para informarle de que su deseo de hacer llegar dinero a una segunda persona está efectuándose MIGUEL MUÑIZ A finales de este mes, el Ayuntamiento de Málaga va a presentar el último uso que se le puede dar al terminal telefónico para efectuar pagos. Los usuarios de Mobipay podrán comprar su abono mensual de transportes a través del móvil y su obtención será tan fácil como acercar la tarjeta a una de las validadoras para que la actualice automáticamente. No sólo esto, sino que el propio billete sencillo podrá ser adquirido mediante el envío de una referencia disponible en las paradas de autobús. Una vez efectuado el pago, los usuarios recibiran un código en dos dimensiones que servirá como billete para un único desplazamiento al pasar el móvil por una pantalla que tendrán instalados todos los autobuses explica Javier Díaz, director de desarrollo de la compañía. Otro de los usos innovadores es la posibilidad de realizar compras en máquinas expendedoras de cómida y bebida a través de pagos por el móvil que se cargarán en la factura telefónica del usuario. De esta manera, para pequeños pagos inferiores a seis euros se da la posibilidad al usuario de ni siquiera utilizar su tarjeta de crédito bancaria.