Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 11 5 2005 ABC Internacional Rusia y la Unión Europea acuerdan avanzar hacia una gran asociación estratégica Vladímir Putin arremete contra las pretensiones territoriales de los países bálticos b El Kremlin quiere que los rusos puedan viajar a los países de la UE sin visado, pero la Unión pone como condición que Rusia readmita a los inmigrantes ilegales ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL MOSCU. Europa y Rusia quieren emprender lo que el primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, dice que ha de ser más que la luna de miel, un gran amor pero deberán encontrar antes una solución que resuelva las asperezas que todavía arrastran las espinosas relaciones con Moscú de dos de los tres países bálticos- -Estonia y Letonia- -y que no permiten que los acuerdos que se alcanzaron ayer en Moscú puedan ser celebrados. El presidente ruso, Vladímir Putin, mostró ayer su rostro más firme y aunque no llegó a dar un puñetazo sobre la mesa, lanzó un mensaje rudo y seco hacia los dirigentes bálticos: Rusia no les pedirá excusas por lo que ellos consideran un periodo de ocupación y no firmará los acuerdos básicos sobre límites de fronteras hasta que no abandonen sus estúpidas pretensiones La cumbre celebrada en el Kremlin por el presidente ruso con el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; el primer ministro de Luxemburgo, Jean Claude Juncker, y el encargado de la Política Exterior común, Javier Solana, ha marcado el inicio de lo que pretende ser una asociación estratégica en toda regla. Después de dos años de negociaciones, que se prolongaron literalmente hasta el último minuto, ayer a mediodía se anunció en Moscú que se había completado el acuerdo para empezar a poner en marcha los medios de cooperación en cuatro campos fundamentales: economía, educación, seguridad exterior, y las cuestiones de libertad, seguridad y justicia. Tras este último capítulo se escondía el principal escollo: la pretensión de Rusia de que sus ciudadanos entren algún día sin visado en Europa, y la de la UE de que antes de ello, los rusos se hayan comprometido a readmitir a todos los inmigrantes ilegales llegados a Europa desde este país. Putin saluda a Javier Solana en presencia de los líderes europeos Jean Claude Juncker (a la izquierda) y Durao Barroso Por el momento, en esta y en todas las demás cuestiones, lo que se acordó ayer fueron los mecanismos para seguir construyendo puentes de cooperación. Y aun así, no parece gran cosa, pero ha debido ser un regateo intenso, porque hasta Putin dijo que no había sido fácil, porque nuestros amigos europeos son buenos negociadores y Juncker le respondió que él tampoco es un interlocutor sencillo cuando defiende sus intereses Para la UE ha quedado claro que existe la voluntad de construir una asociación estratégica con Rusia, país del que depende en energía y que es su cuarto socio comercial. Para Rusia, Europa es la mitad de su comercio exterior. Pero el camino está todavía plagado de problemas que no dejarán de afectar al funcionamiento de las cuatro hojas de ruta que se fijaron ayer. El más importante sin duda vendrá de las reticencias de los países bálti- AFP cos, que ahora son miembros de la UE, y que de hecho vinieron a Europa para afianzar su independencia de Rusia. Pero ayer ya se vio que, por ahora, en Bruselas no se comparte la misma sensibilidad hacia el problema. Juncker aprovechó la ocasión para felicitar a Putin por las celebraciones del aniversario de la victoria. También sacó a relucir sus nostalgias de la época, aunque se cuidó mucho de confundirse y habló siempre del valor, el heroísmo y La lucha por la influencia en Ucrania E. S. MOSCU. Ucrania no ha estado ausente en esta cumbre. Oficialmente, nadie representaba a este país, pero sobre la mesa se ha puso claramente el hecho de que Ucrania va a seguir siendo causa de fricción con Rusia. Juncker aseguró que Rusia acepta que ya no hay áreas de influencia y que todos los países tienen derecho a escoger sus alianzas. Pero la que está eligiendo el nuevo presi- Solución de compromiso Al final, la UE se considera satisfecha porque Rusia ha aceptado por primera vez que existe una vinculación entre ambas cuestiones y que no se aceptará una cosa sin la otra. Y Rusia se da por satisfecha porque se admite que el objetivo final (aunque nadie sepa cuándo llegará) es que los rusos puedan entrar en Europa sin visado. Víktor Yúshenko dente ucraniano, Víctor Yúshenko, va directa hacia Europa y está claro que no es lo que más le puede gustar a Rusia. Fuentes comunitarias reconocieron que se había hablado del trayecto que queda para que Rusia forme parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y en la rueda de Prensa se dijo claramente que Europa aprueba esta pretensión. Lo que inquieta a Moscú es que Ucrania pueda entrar antes, porque sería interpretado como una humillación, mientras que para Europa el riesgo sería que, si es Rusia la que ingresa primero, pudiera poner muchas trabas técnicas al ingreso de Ucrania, cuya economía es técnicamente dependiente de la de Rusia. Ucrania camina hacia Europa, Rusia ancla su cooperación estratégica con Europa, pero todos se siguen mirando con considerable recelo.