Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11 5 2005 Nacional 17 Doña Letizia no acudió ayer, por primera vez desde que se anunció el embarazo, a dos actos oficiales y se quedó descansando en la residencia de Son Vent, mientras el Heredero de la Corona asistía solo al Parlamento de las Islas Baleares y a la Facultad de Derecho Las primeras ausencias de la Princesa TEXTO: ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS JAIME GARCÍA Los primeros regalos Una gorra y un polo de la Copa América. Ambos se los regaló al Rey el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. Un babero. Un periodista se lo obsequió a la Reina en Granada. Un pequeño banco de madera. Algunos habitantes de Mallorca se lo entregaron en persona a los Príncipes. PALMA DE MALLORCA. Por primera vez desde que se convirtió en Princesa de Asturias, Doña Letizia no acudió ayer a dos actos oficiales cuya presencia había sido anunciada. Una ausencias, sin embargo, completamente justificadas, ya que ahora lo más importante es que la esposa de Don Felipe se cuide y siga las recomendaciones de los médicos para que su embarazo se desarrolle de la mejor forma posible y quede garantizada la continuidad dinástica. Y la verdad es que la agenda de la visita oficial a Baleares, con más de 30 actos en cinco días, parece demasiado ajetreada para una mujer en estado. Así, Doña Letizia, tras el agotador programa de la víspera, se quedó ayer por la mañana descansando algo más de tiempo en la residencia de Son Vent, de Palma de Mallorca, mientras el Príncipe acudía a las diez de la mañana al Parlamento de las Islas Baleares y se reunía con la Mesa y los portavoces de los grupos parlamentarios. Con ellos conversó, entre otras cuestiones, de la reforma del estatuto autonómico de las islas, que debe ser prudente y fruto del consenso Fue después, a las doce del mediodía y en la localidad de Inca, cuando la Princesa se incorporó a la visita y lo hizo descansada y llena de vitalidad. Tanto, que permaneció mucho más tiempo del previsto saludando a las miles de personas, sobre todo niños, que bajo el ardiente sol salieron a las calles a saludar a la pareja. Allí, los Príncipes recibieron más regalos para la canastilla: una oveja de peluche, tres baberos, unos zapatitos... y, sobre todo, una avalancha de afecto y felicitaciones. Pero Don Felipe y Doña Letizia también mantuvieron una productiva reunión de trabajo con empresarios y sindicatos (UGT y CC. OO. en la que se llegó a la conclusión de que si no se adoptan medidas para frenar el declive empresarial de Mallorca, sobre todo en los sectores de la madera, las perlas y el calzado, la isla acabará convirtiéndose en una residencia para la Tercera Edad. Y es que hace apenas unos años había 70 empresas con 7.000 empleados en estos tres sectores y ahora sólo hay 20 compañías que dan trabajo a 2.000. Los Príncipes mantuvieron una reunión de trabajo con empresarios y sindicatos La esposa de Don Felipe acudió a cuatro de los seis actos previstos llena de entusiasmo y vitalidad Desde Inca los Príncipes se trasladaron a Sa Pobla, donde visitaron la cooperativa Esplet y un mercado de productos típicos en el que Doña Letizia probó unos frutos secos. A pesar de los más de 30 grados de temperatura, la pareja dedicó otros veinte minutos a saludar a los vecinos. La jornada continuó en el Hotel Formentor, al que los Príncipes se trasladaron en helicóptero. En este bello marco natural, almorzaron con un grupo de jóvenes empresarios, deportistas, diseñadores y músicos, entre los que estaba el ex jugador del Barça, Miguel Ángel Nadal. Tras la comida, la Princesa volvió a Son Vent y se quedó descansando, mientras el Príncipe visitó solo la Facultad de Derecho. En el campus, una treintena de estudiantes de tendencia republicana abucheó a Don Felipe, pero su protesta quedó anulada por los gritos, mucho más numerosos, de quienes aclamaron al Heredero de la Corona. Otros aprovecharon la presencia del Príncipe para protestar contra el proyecto del Gobierno de suprimir la carrera de Historia del Arte. La jornada terminó con una cena que se celebró en el Palacio de la Almudaina con personas del mundo de la cultura y la música, entre ellos, la cantante Chenoa, Camiló José Cela Conde, Pau Faner, Carmen Riera, Josep Coll Bardolet, Jaime Anglada, Valentí Puig y Miquel Segura. Hoy irán a Menorca.