Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MIÉRCOLES 11 5 2005 ABC Doña Letizia con un grupo de niños en las calles del municipio mallorquín de Inca durante su visita al interior de la isla de Mallorca El PP pide no mezclar la reforma de la sucesión con las otras reformas constitucionales Rubalcaba responde que la cuestión se planteará dentro del paquete de cambios en la Carta Magna título personal, solicitó encauzar el debate lo antes posible lo que algunos interepretaron como una contradicción con dirigentes de su partido J. L. LORENTE MADRID. Tres días después del anuncio oficial del embarazo de Su Alteza Real la Princesa de Asturias, los portavoces de los grupos mayoritarios en el Congreso, Eduardo Zaplana y Alfredo Pérez Rubalcaba, discrepan sobre la reforma constitucional para alcanzar la igualdad en la sucesión a la Corona. Zaplana apostó ayer- -a título personal- -por alejar la cuestión de cualquier tipo de polémica sobre el paquete de cambios constitucionales que propone el PSOE y encauzar el debate lo antes posible Por los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba se opuso y reiteró que se debe hacer al final de la legislatura y junto a más cambios de la Carta Magna. La reforma sobre la sucesión a la Corona supone disolver las Cortes, convocar elecciones y referéndum, no así el resto de modificaciones que plantea el PSOE: cambiar el Senado, introducir los nombres de las Comunidades autób Zaplana, a nomas y mencionar la pertenencia de España a la Unión Europea. Zaplana sostuvo en declaraciones a Telecinco que la reforma sobre la fórmula para la sucesión hay que afrontarla con consenso y con la menor polémica posible. Yo ahí tengo una opinión que es puramente personal: lo haría con un criterio de oportunidad más breve posible. Cuanto más pronto seamos capaces de acotar esos debates y de establecer los términos de la reforma (con independencia de que haya que buscar el momento de mayor oportunidad) será mejor. Yo no dejaría pasar demasiado tiempo ni dejarlo en la ambigüedad Rajoy elude el asunto en su discurso MADRID. El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, no tiene previsto incluir en el discurso preparado para el debate sobre el estado de la Nación referencia alguna a la reforma constitucional anunciada por el Gobierno de Zapatero para suprimir la preferencia del varón sobre la mujer en el acceso a la Corona. El jefe de la oposición considera que la iniciativa es del Ejecutivo y asume que Zapatero debe marcar los tiempos de esa reforma, según fuentes del PP. No obstante, también apuntan en los mismos medios que Rajoy advirtió en persona a Zapatero meses atrás de la inconveniencia de plantear una consulta específica sobre la reforma en la fórmula en la sucesión, cuestión en la que el presidente del Gobierno estuvo de acuerdo. En ese punto, según insisten en el PP, no cabe debate. A título personal Las declaraciones del portavoz del Grupo Popular a Telecinco causaron revuelo, ya que algunos medios de comunicación interpretaron que sus palabras contradecían las de los otros dirigentes populares. Zaplana sostuvo horas después en el Congreso que no hay discrepancias en el PP. No creo que ningún dirigente de mi partido esté en contra de que las cosas se hagan por consenso, con criterio de oportunidad y sin ningún tipo de polémica En la Cámara Baja, el portavoz de los populares ratificó sus declaracio- nes anteriores. Eso sí, al igual que hizo en la cadena de televisión, sostuvo en todo momento que se trataba de su posición personal. En Telecinco se me ha preguntado sobre una cuestión muy concreta: ¿si hubiera polémica en la cuestión constitucional, la sucesión de la Corona debería ir en todo el paquete o por separado. Y yo he dicho que debe alejarse de cualquier tipo de polémica. Como hay acuerdo en el fondo del asunto, corresponde al Gobierno en este caso marcar los tiempos. No se trata de imponer ritmos, no se trata de establecer plazos, pero cuanto antes se encauce, desde mi punto de vista personal, mejor Por su parte, Rubalcaba opinó que el proceso de reforma constitucional tiene que ir a su ritmo y sin necesidad de acelerarlo por el anuncio del nacimiento del primer hijo de los Príncipes de Asturias a finales de año. No hay ninguna razón para alterar el calendario. Si acaso, lo que hay es una razón más evidente para plantear esa reforma Asimismo, expresó la conveniencia de respetar el tiempo y los trámites que implican una revisión de estas características y de aprobar a la vez los otros cambios proyectados por el Ejecutivo para mejorar la Constitución.