Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11 5 2005 Nacional 13 EL DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN Rajoy ofrecerá al Gobierno ayuda a la lucha contra ETA con la exigencia de respeto al Pacto Antiterrorista Pedirá aclaraciones sobre tanteos con la banda del PP denunciará el cuestionamiento de la unidad de España y avisará sobre las consecuencias de la regularización propagandística de inmigrantes ÁNGEL COLLADO MADRID. Mariano Rajoy llega a su primer debate sobre el estado de la Nación como jefe de la oposición decidido a centrar su discurso en la defensa de la unidad de España frente al lío organizado por Zapatero con el llamado debate territorial pero con una nueva oferta de colaboración al Gobierno en asuntos de Estado como la lucha contra ETA si se compromete a respetar el Pacto Antiterrorista. Por el contrario, según fuentes del PP, a cualquier cuestionamiento del jefe del Ejecutivo a la lucha antiterrorista o confirmación de sus intentos de pacto con ETA, Rajoy responderá con la advertencia de que no cuente con el Partido Popular. En la dirección del PP esperarán a escuchar el discurso de Zapatero para acabar de perfilar la intervención de Rajoy en esa parte fundamental del debate como es intentar averiguar, dicen, si el Gobierno ha pasado de la política antiterrorista destinada a derrotar a ETA al objetivo de negociar con la banda. En medios del PP advierten que la denuncia general sobre la situación a la que Zapatero lleva a España con su oferta de barra libre en la reforma de los estatutos de autonomía, sus compromisos con el tripartito catalán, su acercamiento a Ibarretxe y la renuncia a aplicar la ley de partidos a la segunda marca electoral de ETA- Batasuna, no empaña su oferta permanente de colaborar en los intereses generales de España. b El presidente Rajoy cerró anoche a solas el grueso de su discurso tras trabajar toda la tarde en su contenido con los principales dirigentes del partido y sus colaboradores más directos como Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Soraya Sáenz de Santamaría, Francisco Villar o José María Lassalle. Al margen de la cuestión nacional y el terrorismo, Rajoy tiene previsto introducir la cuestión de la pérdida de peso de España en la política exterior, el caos creado en la carrera propagandística por legalizar inmigrantes en contra la propia política comunitaria europea o la advertencia sobre los primeros síntomas de deterioro de la situación económica como la inflación o en el descenso en la inversión exterior. En política social, el presidente del PP hará hincapié en las agresiones a la Iglesia o las muestras de radicalismo como considerar matrimonio las uniones de homosexuales. El presidente del Congreso, en una imagen de archivo CHEMA BARROSO Marín pide que no haya bronca tras prometer que tendrá cintura política El presidente del Congreso, Manuel Marín, se comprometió ayer a dirigir con cintura política su primer debate sobre el estado de la Nación como máximo responsable de la Cámara Baja y mostró su confianza en que la sesión se desarrolle en un ambiente de respeto y sin mala educación pese a que dio por hecho que hoy el hemiciclo albergará un debate difícil desde el punto de vista político. Aunque subrayó que no pretende que el Palacio de la Carrera de San Jerónimo se convierta en una casa de retiros espirituales explicó que había rogado a la Junta de Portavoces que fomente un desarrollo correcto del Pleno, así como que tenga en cuenta la imagen que transmite la Cámara cuando reina la bronca. Sus expectativas son buenas: Estamos en el camino de abandonar ciertos ejercicios de falta de urbanismo dijo tras reiterar su deseo de asistir a un debate político de altura El PSOE cambia el formato del debate para tener más apoyos J. L. L. MADRID. Los socialistas, con el apoyo de sus socios, han impuesto un cambio radical en el formato del debate sobre el estado de la Nación. El hecho de trasladar las votaciones sobre las propuestas de resolución cuatro días después de que finalicen los discursos de los portavoces dará más margen de maniobra al PSOE para pactar las mociones con sus aliados. Hasta ahora las iniciativas se presen- taban y debatían el segundo día del debate, tras las intervenciones de los líderes políticos. La segunda novedad consiste en que las propuestas de cada grupo parlamentario- -que se reducen de 25 a 15- -se votarán en bloque. Es decir, las fuerzas políticas sólo podrán pedir votación separada de alguna de ellas, pero no de párrafos sueltos de un mismo texto. El argumento del PSOE es evitar lo que considera mo- Proceso de paz El problema, agregan en las citadas fuentes, es saber en qué medida el jefe del Ejecutivo está dispuesto a mantener el espíritu y la letra del Pacto por las Libertades después de ver lo sucedido con EHAK- -admitidos en el Parlamento vasco y recibidos por Patxi López- -y los anuncios que hace el PNV sobre proceso de paz y normalización política después de la entrevista de Ibarretxe y Zapatero. En el debate, el jefe del Ejecutivo se encontrará de hecho con la petición de sus socios parlamentarios de ERC e IU, más el PNV, de liquidar el Pacto Antiterrorista que impide pagar un precio político a ETA por dejar de matar e incluye el compromiso de no pactar con partidos que den oxígeno político a la banda. ciones racimo es decir aquéllas en las que los grupos introducen variedad de asuntos, conscientes de que luego se pueden votar por separado. Fuentes de los populares criticaron la postura del PSOE, ya que consideran que con ella los socialistas intentan evitar que los grupos minoritarios les dejen solos, no perder ninguna votación y, por consiguiente, aislar aún más al principal grupo de la oposición. Durante la reunión de la Junta de Portavoces, el número dos del Grupo Popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, planteó la posibilidad de que se puedan apoyar párrafos de mociones si los grupos lo acuerdan por unanimidad. El portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, se opuso y sostuvo que su grupo no facilitará, en ningún caso, el consenso en las votaciones de párrafos sueltos. No obstante, Rubalcaba señaló en una rueda de prensa posterior que las metas del PSOE ante el debate son acabar con la crispación en la vida política, reforzar los apoyos de los grupos que sustentan al Gobierno y lograr la unidad de las fuerzas políticas en los temas de Estado. Por su parte, Zaplana aseguró que la situación en España es peor que hace un año, porque el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero- -al que, a su juicio, aburría la normalidad democrática -ha decidido abrir un proceso constituyente sin consultar con el principal partido de la oposición.