Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Deportes MARTES 10 5 2005 ABC Fernando Hierro dice adiós a los 37 años, en el momento justo Tenía una oferta del Bolton para seguir una temporada y ayudar al equipo en su primera experiencia en la Copa de la UEFA, pero el gran capitán cuelga las botas E. ORTEGO MADRID. Tal y como adelantó a ABC en una entrevista hace tres meses, Fernando Hierro colgará las botas el 14 de mayo, fecha en la que concluye la Premier inglesa. En las últimas semanas su actual club, el Bolton, le ofreció continuar un año y la oferta se ratificó el pasado sábado, cuando matemáticamente el equipo se clasificó por primera vez en su historia para la Copa de la UEFA. Pero tenía decidido dejarlo desde el mes de enero. Ni siquiera el hecho de haber sido titular indiscutible en los dos últimos meses le ha hecho cambiar de opinión. Es duro, muy duro, -decía ayer a ABC desde su casa de Bolton- pero es el momento oportuno. Además lo tenía decidido y se lo había prometido a mi familia. Ahora me siento útil, muy bien físicamente y con ganas, pero no sé cómo estaré dentro de tres meses. Tengo que pensar en mi familia. Es duro vivir fuera de casa y comenzar otra temporada, con sus seis semanas de pretemporada, los viajes. Lo mejor es dejarlo ahora (Viene de la página anterior) manos. Pero como presidente yo creo que a Florentino le falta algo, le falta tacto humano, se le escapan detalles como que lo más importante es fichar jugadores que jueguen al fútbol, que metan goles, no que vendan camisetas. -También tuvo su polémica con algunos jugadores del Real Madrid después del partido del Bernabéu, en el que les ganaron (4- 2) y usted dijo que habían jugado andando. -Lo que ese día quise decir es que si el Barça hubiera jugado como sabe, como lo ha hecho gran parte de la temporada, no habríamos perdido. Creo que somos superiores en juego y como equipo al Madrid. Lo hemos demostrado sobradamente. ¿Le ha sorprendido que el Madrid, más allá de los puntos de diferencia, haya jugado tan mal en muchos momentos de la temporada? -No estoy allí y no sé las razones de su juego o por qué juegan de una u otra forma. No quiero entrar en valoraciones. La gente puede creer que han jugado mal y ellos pueden pensar que han jugado bien. Es cuestión de conceptos. Por tener muchas estrellas no tienes siempre un buen equipo. Puedes tenerlo, claro, pero no te lo asegura el hecho de tener cinco o seis Balones de Oro Además, por ganar un Balón de Oro no eres el mejor. Es relativo. A lo mejor lo eres en el momento en que te lo dan. Pero antes y después hay otros jugadores mejores que se juntan y hacen un buen equipo. Hay jugadores que han merecido ser Balón de Oro y no lo han sido y no dejan de ser buenos jugadores por eso. El ejemplo es el Inter. Ha fichado a más de cien jugadores en los últimos años y no ha ganado nada. Y ha tenido hasta a Ronaldo. -Jugar bien y ganar es un binomio que casi siempre acaba en título. -Sí, es lo que se le tiene que pedir a un equipo como el nuestro. Es lo que la afición exige. Lo que sí sé es que en España, y posiblemente en Europa, nadie ha jugado este año como el Barça. El Chelsea nos eliminó no porque fuera mejor, sino porque fallamos en detalles de concentración y aprendimos de ello. En partidos aislados el fútbol te quita lo que te tiene que dar. Además de ganar la Liga, cuando la ganemos, nadie nos podrá quitar que hemos juga- En el verano me sentía capacitado para jugar en el Madrid, para echarme el equipo a la espalda, para responder y no fallarles si hubieran confiado en mí Nunca olvidaré que el Madrid me dio la vida, me sacó de Camerún y dio de comer a mí y mi familia. Siempre le estaré agradecido y aunque ahora soy barcelonista no me sale del corazón meterme con ellos En España, y posiblemente en Europa, nadie ha jugado este año como el Barça. Si mantenemos este espíritu ganador y esta forma de jugar podemos marcar una época Es más difícil marcar 17 goles en el Mallorca que 23 en el Barça. Tengo a Giuly a la derecha, a Ronaldinho a la izquierda, a Xavi, que no se la quitan nunca do al fútbol, al ataque. No a pelotazos, sino sabiendo lo que queríamos, siendo consecuentes con un estilo que es el que quiere la afición. Sus respuestas son amplias, llenas de matices, de explicaciones. No habla desde el resentimiento. Todo lo contrario, intenta justificar sus comentarios. -Se dice que el Madrid ha estado mal porque el Barça ha estado muy bien. Tampoco es verdad. Lo que tenemos que comprender es que los jugadores no son robots. Son personas. Los del Madrid han ganado mucho, han jugado a un gran nivel. Pero para otros a lo mejor no son los mejores. ¿Le ha cambiado mucho la vida en el Barça? -El fútbol es fútbol en todos los equipos. El Barça tiene cosas que no te pueden dar otros. Pero yo he disfrutado lo mismo que los años en el Mallorca. Aquí hay que jugar para ser campeón. Aquí juegas solo para ganar. En el Mallorca puedes empatar. Por supuesto que es el mejor equipo en el que yo he jugado. Pero también creo que es más difícil marcar 17 goles en el Mallorca que veintitantos en el Barça. Aquí levanto la cabeza y veo a Giuly a la derecha, a Ronaldinho a la izquierda, a Deco que viene a dármela... ¡y cómo me la da! A Xavi no se la quitan nunca. -Pero no es normal que se acoplara como lo hizo desde el primer día. -Sí, era normal, llevo desde los 16 años jugando al fútbol con presión. Si le digo la verdad el único día que he estado nervioso- nervioso fue el día de mi debut con el Madrid contra el Español en Montjuic. Después me he dado cuenta de que el fútbol es para disfrutarlo. Si yo disfruto, la gente disfruta. ¿Y cómo explica que el equipo se conjuntara tan rápido, que hiciera una primera vuelta excepcional? -Lo explico con el trabajo. Que nadie crea que este año ha sido fácil para el Barça. Nos lo hemos currado. Somos un equipo joven, con unos jugadores que tenemos una ambición sin límites. Es un tópico, pero somos una piña. Yo nos veo en el vestuario y digo, no podemos perder, no podemos perder Solo le pido a Dios que nos permita jugar como sabemos. Este equipo puede marcar una época. Estamos ante una oportunidad única. Si apretamos los dientes, con nuestra calidad podemos hacer cosas importantes. Hemos superado una plaga de lesiones que a cualquier otro equipo le hubiera destrozado y, sin embargo, ahí estamos. ¿Con qué se queda de su Barça? -Con que siempre damos la cara. Que aún perdiendo algún partido hemos ido para arriba. Tenemos un estilo definido. No damos pelotazos, tenemos una intensidad tremenda, jugamos como lo entendemos. Lo más importante es que no perdamos este espíritu ganador. Cuando ganas se superan los baches que puedan llegar, se olvida lo malo. Lo único que vale es la victoria, pero importa el cómo se consiga. -Creo que si gana la Liga va a tener una dedicación especial para Luis, el seleccionador, y su amigo. -Sí, porque más allá de que como entrenador me ha enseñado mucho, como persona me ha enseñado a ser hombre, me ha dado vida. Capitán de capitanes Se va el capitán de capitanes como ayer le definió su íntimo amigo Raúl, o el mejor de España cuando yo jugaba en este país como dijo Maradona cuando se le preguntó al respecto. Atrás quedan 18 temporadas de profesional- -14 en el Real Madrid- -y en la hora de la despedida Hierro no ha podido disimular que mi equipo siempre ha sido y será el Real Madrid. Mi salida fue la que nunca hubiera esperado, pero no guardo rencor a nadie. El Bernabéu siempre será mi casa Tres Champions cinco Ligas, una Copa del Rey, dos Copas Intercontinentales, cuatro Supercopas de España y una Supercopa de Europa son los títulos que presenta en su tarjeta de visita. Y mención especial para los 89 partidos (29 goles) con la selección española- -que le permiten continuar siendo el jugador de campo con más internacionalidades- -desde que debutara con Javier Clemente, uno de sus grandes valedores, el 20- IX- 89 en La Coruña contra Polonia. Trece años en el equipo nacional hasta su retirada en el Mundial de Corea con su última gran desilusión, el partido de cuartos contra el anfitrión (18- VI- 02) En su haber, tres Mundiales (94, 98 y 2002) -estuvo, pero no jugó, en Italia 90- -y dos Eurocopas (96 y 2000)