Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 5 2005 87 Deportes SAMUEL ETO O Delantero del Barcelona y de la selección de Camerún López de Munain (Euskatel) sufre una grave caída en la segunda etapa del Giro, pero su vida no corre peligro Le dije a Butragueño que me fichara, me sentía tan importante y capacitado como Ronaldo En su primer año en el Barcelona, el camerunés está a un paso de proclamarse campeón de Liga y, con permiso de Ronaldo, ser máximo goleador del Campeonato. No guarda rencor al Real Madrid y cree que su equipo puede marcar una época TEXTO ENRIQUE ORTEGO BARCELONA. Tiene la frescura y la alegría de los 24 años, pero un poso mental de una persona mayor. Mira a la cara cuando habla y sus ojos dicen lo que por prudencia calla su boca. Dos horas a su lado, de esquina a esquina de Barcelona, me permiten atisbar que Samuel Eto o es un tipo legal. Rezuma bondad. Ternura. Verdad. Lucho por la verdad, por lo que creo, por mi verdad Está a punto de acabar la temporada más importante de su carrera deportiva. Y lo va a hacer, salvo hecatombe, como planeó fervientemente cuando en agosto se pasó del blanco al azulgrana. Comenzamos la conversación en el coche de su abogado y amigo, José María Mesalles. Después cambiamos al suyo, ya con él al volante, y terminamos en la cafetería del hotel en el que vive en Barcelona, aunque ahora ya se ha comprado una casa. -Acaba bien el año que ha vivido más peligrosamente. -Nos falta un último esfuerzo, pero Dios nos ayudará en el último momento. ¡No nos falles Dios, no nos falles ahora! El objetivo que el equipo y yo nos pusimos fue la Liga y la tenemos cerca. Llevamos todo el año currando para ganarla y no hacerlo sería decepcionante. No me imagino trabajar tanto para nada. (Salimos del estadio. Un niño se acerca y le pide un autógrafo) -Eres el mejor, eres el mejor... (Samuel baja la ventanilla y antes de firmar corrige al rubiales) -Somos, somos los mejores. No se te olvide... ¿Ha pensado mucho a lo largo de la temporada lo que le sucedió en verano? La incertidumbre de no saber dónde iba a jugar, la presión del Madrid, la insistencia del Barça... -Lo pasado, pasado está. Es lógico que no se acabe nunca el pique porque antes era del Madrid y ahora soy del Barça. Es algo que no olvidaré nunca. Lo pasé mal. Yo lo único que tenía claro es que después de fallar mi fichaje por el Chelsea, del interés del Atlético, aunque detrás estaba el Madrid, o me iba al Barça o me quedaba en el Mallorca. Así se lo dijo mi abogado a Florentino Pérez en una reunión que tuvieron en Madrid. Después, éste mandó a Butragueño a Palma. Llegó tarde. Vino a mi casa. Me emocioné al verle. El Buitre había sido mi ídolo. Le ratifiqué que no iría cedido a ningún sitio y me acuerdo que le dije que confiara en mí, que estaba preparado para jugar en el Madrid, para ser un jugador importante, como Ronaldo. Yo me sentía entonces capacitado para echarme el equipo a la espalda, para marcar los mismos goles que el brasileño, para responder, para no fallar a nadie... Me dijo que en ese momento no podía volver. Me ofreció quedarme un año más en el Mallorca y luego un contrato de cinco años ya con el Madrid y allí se acabó todo. En ese momento supe que jugaría en el Barça y que intentaría demostrar a Butragueño y a todos que lo que le dije no era un arrebato. -Parece que no va a perdonar nunca al Real Madrid... ¿cómo voy a tener resentimiento yo contra el Madrid? Todo lo contrario. Nunca olvidaré que ese club me sacó de Camerún y me sacó de la nada. Me dio de comer. A mí y a muchos familiares. Me dio la vida. Yo era madridista y aunque ahora sea barcelonista no me sale del corazón meterme con el Madrid. Nunca lo haré y siempre le estaré agradecido. -Pero en su libro, por ejemplo, dice que no le gustó el comportamiento del presidente. -Pero son personas, no el club. Yo comprendo que estábamos en plena negociación y él pensaba en defender sus intereses. Yo no puedo criticar al Florentino empresario. Todos dicen que es de los más importantes de España y se ve que sabe lo que se trae entre (Pasa a la página siguiente)