Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura MARTES 10 5 2005 ABC JAZZ Larry Coryell Power Trio Lugar: San Juan Evangelista. Fecha: 8 de mayo. PLATO PRECOCINADO LUIS MARTÍN on un baterista que lleva en su haber más proyectos competentes que mediocres, Paul Wertico; con un bajista como Mark Egan que formó en una de las mejores bandas de Pat Metheny, y con uno de los mejores guitarristas en activo del jazz como titular, Larry Coryell, este Power Trio promete mucho sobre el papel. Coryell pone en juego todos los elementos rítmicos del jazz contemporáneo, trasladándolos del disco a la escena. Todo está en la convocatoria: un disco reciente que no tiene mal aspecto, y, cómo no, el virtuosismo comprobado de cada uno de los componentes del grupo. Y, sin embargo, se pierde el sabor de otras presentaciones anteriores de Coryell. El Power Trio parece una imitación de los últimos grupos de John Scofield- -bastante aburridos- -y no una continuación de las aventuras vividas durante los últimos treinta años por Larry Coryell. Hay un repertorio desarrollado con rutina, el consabido turno de C solos y un discretito Coryell- -en las formas, que no en la vestimenta- -al que oculta el ruidoso rumbón formado por el bajo eléctrico y la batería. Del responsable de este último instrumento, confieso que siento especial predilección por sus formas. Paul Wertico es un hombre de pegada dura y precisa, todo un campeón de los pesos pesados. Pero le he visto manejarse con mucha mayor sutileza de la que el otro día exhibía. Así las cosas, parece lógico que a este grupo no le salga la salsa. El plato ofrecido no sabe más que a otros platos, por cierto mejor cocinados. No todo es como para desanimarse no obstante. Cuando se queda solo en la escena con su guitarra acústica, Larry Coryell también sabe mecer la noble corpulencia de sus elaboraciones al compás de She s leaving home una de las melodías más emblemáticas del dúo Lennon y McCartney. Y también hacer labor de derribo con el ideario de las fronteras, desplegando en Orfeo negro un aluvión de improvisaciones, tan fecundas como acertadas. El resultado, incluido el espacio en solitario que levantó Paul Wertico en Spaces revisited es puritito relleno. Y Mark Egan, apenas otra cosa que el bajista que sofoca cualquier iniciativa instrumental que pasee a su lado. Personalmente, le considero más eficaz junto a los Elements, banda que, por cierto, pisó hace años este mismo escenario. Larry Coryell, en el consabido turno de solos VALERIO MERINO