Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 5 2005 Nacional 21 JUICIO A LA CÉLULA ESPAÑOLA DE AL QAIDA El procesado que denunció presiones de Garzón acusa ahora a la Policía Dice que su declaración fue un cuento que le obligaron a completar b El presunto entrenador de muy- Una joven pierde los pies arrollada por el tren de alta velocidad DOLORS MASSOT BARCELONA. Un tren Euromed, de alta velocidad, que circulaba en sentido Tarragona amputó ayer los dos pies a una joven que se disponía a cruzar la vía por una zona no autorizada, a unos dos kilómetros de la estación de Sant Vicenc de Calders, en el término municipal de El Vendrell. Según informaron los Bomberos de la Generalitat, el accidente se produjo a las 16.54 horas cuando la joven, Beatriz P. S. de 23 años y vecina de Huesca, estaba cruzando la vía por una zona prohibida y fue arrollada por el tren, un Euromed que había salido una media hora antes de Barcelona. El tren alcanza una velocidad de 220 kilómetros por hora. Las mismas fuentes señalaron que la joven, que perdió los dos pies en el accidente, fue trasladada en ambulancia al hospital Joan XXIII de Tarragona. Renfe informó de que la vía había permanecido cerrada alrededor de una hora, aunque dio paso alternativo por un segundo ramal, por lo que los convoyes tuvieron un retraso medio inferior a los quince minutos. ahidines en Bosnia, Khayata Khatan, insinúa que un agente de la UCIE cometió un delito de cohecho al aconsejarle a un letrado NATI VILLANUEVA MADRID. Abdulla Khayata Khatan, el mismo procesado que aseguró haber recibido presiones del juez Garzón para inculpar a Abu Dahdah aseguró ayer que pocos días después de que el juez decretara su ingreso en prisión preventiva, en febrero de 2004, dos policías españoles le fueron a visitar a la cárcel de Soto del Real, donde además de mostrarle unas fotografías para ver si reconocía a algunos de los procesados, le entregaron la tarjeta de un abogado que le sacaría a la calle El letrado, que según el testimonio de este acusado no es quien le representa ahora, fue dos o tres veces a la cárcel para hablar con él, pero acabó renunciando a su designación, porque no le gustaba la forma que tenía de interrogarle. Parecía un policía señaló ayer Khayata Khatan, el primero de los cinco procesados que declararon en el juicio contra los presuntos miembros de la célula española de Al Qaida. Este acusado añadió, además, que uno de los funcionarios, a quien acusó ayer (aunque sin mencionarlo) de un delito de cohecho, fue el mismo que viajó con él desde Aman- -cuando fue entregado a España por las autoridades jordanas- -y el que le acompañó en su declaración ante Baltasar Garzón los días 4 y 5 de ese mes. Con mandato judicial Horas después de que insinuara la posible ilegalidad de la visita de estos agentes a la cárcel, el tribunal informaba de que los agentes de la Unidad Central de Información Exterior de la Policía (UCIE) se trasladaron a la prisión de Soto con mandato judicial. Con esta confirmación, la credibilidad de este procesado- -a quien el fiscal acusa de preparar muyahidines en un campo de entrenamiento en Zenica (Bosnia) -volvía a quedar en entredicho, pues el primer día de su declaración ya había denunciado presiones del juez instructor para inculpar al resto de los presuntos miembros de la célula, algo que se demostró falso después de que se reprodujeran en la Sala las más de seis horas de la declaración que prestó en el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. Yo iba completando el cuento con ellos (con el juez y con los policías) llegó a decir ayer Khayata Khatan, quien el pasado año se acogió ante Garzón a la posibilidad de beneficiarse de una rebaja de la pena a cambio de colaborar con la Justicia. También calificó como un cuento chino el viaje que otro de los procesados, Osama Darra, realizó a Yemen y que el propio interesado ratificó ayer ante el tribunal que les juzga en la Casa de Campo. Precisamente, a propósito de Darra, Khayata manifestó ante Garzón que este acusado, a quien el fiscal también ubica en un campo de entrenamiento de Bosnia, mantenía una rivalidad manifiesta con Abu Dahdah lo se tradujo en divergencias entre los dos grupos: el del presunto jefe de la célula de Madrid y el de los seguidores de Darra. Además de Khayata y de Darra, quien reconoció haber estado en Bosnia por motivos humanitarios también declararon ayer los presuntos muyahidines Mahboule y Needl y el argelino Sid Ahmed Boudjella, quien confesó que robaba carteras.