Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 5 2005 Economía 91 Las tarifas no cubren costes y propician el derroche energético, según las eléctricas Los precios de la luz en España son de los más bajos de Europa b Las compañías han aumentado la capacidad del sistema, pero creen que no es suficiente y piden a la Administración medidas que penalicen el despilfarro energético ABC MADRID. Los precios de la electricidad en España se encuentran entre los más bajos de Europa, tanto para consumidores domésticos como industriales, según datos de un informe de la Comisión Nacional de Energía (CNE) El estudio analiza los datos publicados por Eurostat (2003) y los de la Agencia Internacional de la Energía (2001) y llega a diversas conclusiones, como que, en las tarifas doméstico residencial de Eurostat 2003, España es el sexto país más barato en tarifas de bajo consumo anual y el quinto en tarifas de alto consumo y discriminación horaria. En tarifas industriales, los precios españoles son los novenos y los cuartos más bajos, respectivamente, en los dos segmentos de bajo consumo, y los sextos y los novenos en los dos segmentos de alto consumo. En cuanto Variación del consumo en los hogares en la UE (1993- 2001) Total Energía Electricidad Grecia ESPAÑA Portugal UE Alemania Bélgica Italia Francia Reino Unido Holanda Dinamarca Fuente: UNESA 64 62 60 15 14 11 11 8 8- 1- 5 11 33 67 18 9 0 0 20 11 33 0 Infografía ABC a precios eléctricos según AIE 2001, España se sitúa en el puesto noveno para el segmento doméstico residencial y en cuarto para el segmento industrial. Estos datos se confirman en un estudio realizado por Unesa en julio de 2004 sobre datos Eurostat, cuyas principales conclusiones son que, en el precio de la electricidad para uso doméstico, nuestro país se sitúa en la media de la Unión Europea ampliada (EU 25) pero registra los más bajos de la UE 15 y que, en cuanto a los precios para uso industrial, los españoles son los quintos más bajos para todas las categorías, excepto los muy grandes clientes. Las eléctricas subrayan que esta situación se produce en un contexto en el que el diferencial de precios entre España y Europa se ha ampliado de forma notable en los últimos años. Según los datos del informe de la CNE, los precios españoles para consumidores domésticos son los terceros que más bajan en el periodo 1997- 2003 -11 En los precios eléctricos para usos industriales, la situación es parecida a la de los domésticos. Las caídas medias entre 1997 y 2003 superan el 10 Las sucesivas bajadas de las tarifas durante los últimos años han hecho imposible cubrir los costes del sistema en un país dependiente del exterior en términos energéticos, según las eléctricas. Además, los incrementos tarifarios aprobados no son reales si se comparan con la evolución del IPC. Por ejemplo, el real decreto 2392 2004 fija un aumento del 1,71 en la tarifa media de 2005 que realmente es una reducción de casi un 1,5 si se descuenta el incremento del IPC en términos constantes afirman las compañías. Este contexto de precios relativamente benigno ha coincidido con un aumento muy significativo del consumo energético de las familias, que creció un 62 entre 1993 y 2001, según datos de Unesa, situándose casi en cabeza de los incrementos registrados en los países de la UE, al registrar un incremento medio del 15 El aumento del consumo eléctrico español es el segundo más alto de la UE (después de Portugal) y se equipara al de Holanda en tasa de crecimiento. En el periodo de enero a abril de 2005 ya acumula una subida del 8,9 De todo ello se deriva que, aunque España ha mantenido un crecimiento económico superior a la media de la UE, este entorno benigno de precios ha incidido en el fortísimo incremento registrado por la demanda de energía de las familias, ya que las tarifas no han inducido a una actitud de consumo responsable por parte de los hogares españoles según las eléctricas. Por ello, la situación de los precios de la luz en España propicia el derroche de energía, ya que al consumidor no se traslada el coste verdadero y que año tras año va generando déficit. Las compañías eléctricas subrayan que han realizado un importante esfuerzo inversor para instalar nueva capacidad en el sistema que permita cubrir el consumo, pero eso no es suficiente, ya que se requieren medidas que penalicen el despilfarro El primer paso debería ser fijar una tarifa que recoja los costes reales