Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 5 2005 Cultura 65 CRITICA DE ROCK The lamp lies down... Concierto de Musical Box. Lugar: Palacio de Congresos. Fecha: 7 de mayo. Madrid Ganó el premio Goncourt Fallece el escritor francés Jean Carriére El escritor francés Jean Carriére murió la noche del sábado a los 76 años de edad en la localidad de Nimes, informa Efe. Carriére había ganado el Goncourt gracias a su obra L épervier de Maheux de la que vendió dos millones de ejemplares y fue traducida a 14 lenguas. Autor de una veintena de obras, en su mayor parte novelas, Carriére escribió también varios ensayos, sobre todo sobre las figuras de Julien Gracq y Jean Giono, para el que trabajó unos años como secretario personal. LA CARA B DE GENESIS LUIS MARTÍN e va a ver este espectáculo con algo de recelo. La clonación de las composiciones y del ideario escenográfico de una banda que, como Genesis, reinó hace treinta años, plantean una duda más que razonable. Lo peor es que se sale del concierto con la certeza de que lo que se había barruntado, se confirma. Cabía esperar algo mejor de este función por la leyenda que se forjó el material musical que la inspira. The lamp lies down on Broadway es, probablemente, el disco más importante que jamás publicó Genesis; una obra conceptual en extremo ambiciosa, tras cuya gira de conciertos, por si esto fuera poco, Peter Gabriel abandonó el grupo, propiciando que éste iniciase una nueva etapa repleta de éxitos comerciales. Treinta años después, Musical Box- -una formación creo que canadiense- -han recreado el espectáculo de entonces, con ayuda de una tecnología claramente mejorada, aunque tampoco haya nada que yo viera que fuese especialmente innovador. Una pantalla en forma de tríptico sobre la que se proyectan diapositivas, preside un escenario bastante austero sobre el que S El emperador y el lobo Un libro relata la relación entre Kurosawa y Mifune Un monento del concierto de Musical Box en el Palacio de Congresos trabajan los músicos. Y no es precisamente gran cosa comprobar cómo éstos se saben al dedillo las intervenciones originales. Está en los manuales y en las partituras. Y en los vídeos también. Todo queda bajo el control del cantante, un tipo que se disfraza en ocasiones, posa más rígido que Frankenstein y brama sus cosas con un timbre idéntico al de Gabriel. Hay tanta espontaneidad, sin embargo, en él y en todos sus acompañantes, como en los preparativos de una boda real. El espectáculo toca techo por la condición de aficionados que tienen los protagonistas. De tan implacable juicio, apenas se salva el baterista. DesABC de la distancia, guarda un parecido notable con Phil Collins y es el único que consigue un rendimiento aceptable en su labor de defender, en última instancia, una sección rítmica a la que, durante todo el concierto, ocultó un sonido verdaderamente enemigo. Quienes vieran esta función en la temporada del 75, en el antiguo Pabellón de Deportes del Real Madrid, sin los actuales aditamentos visuales, pudieron comprobar que, de no haber acudido a la cita, no se hubiesen perdido nada. Una vez más, un ejercicio de nostalgia queda lastrado por los tópicos, sin ideas ni norte que le libren de la rutina. La colaboración del director Akiro Kurosawa y el actor Toshiro Mifune dieron al cine dieciséis de los mejores clásicos del siglo pasado, ahora el libro La vida y películas de Kurosawa y Mifune. El emperador y el lobo da una visión conjunta de estos dos grandes artistas. La biografía desvela detalles inéditos hasta ahora, como fueron las tormentosas relaciones con los estudios y entre ellos, la crisis nerviosa del director en Tora! Tora! Tora! de la que fue guionista, y su intento de suicidio en 1971. Según el autor, Stuart Galbraith, Akiro Kurosawa, el emperador, abrió, de la mano del magnético Toshiro Mifune, el lobo, la puertas del cine japonés a occidente. CLÁSICA Ciclo Complutense DE MAYORES ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Uno tras otro, todos los estudiosos de Beethoven han señalado que la dificultad de la Missa solemnis es de orden superior. Y aún así, Philippe Herreweghe ha vuelto a Madrid, en compañía de sus instrumentistas y cantantes, hasta 35 años a su lado, para de- mostrarnos que el Everest también requiere de material bien engrasado. Es obvio que no es lo mismo tocar juntos que hacerlo a la vez, que siempre es desconcertante escuchar ataques faltos de simultaneidad, al viento retardado, una afinación perezosa en la cuerda o arribar al momento de dar la paz final en medio de un desorden impropio de tan elevado propósito. Y ya es pena porque en manos de Herreweghe, sus instrumentos antiguos y sus voces afrancesadas, tan prudentes ante el nervio del genio desdibujando el papel con su arrebatada y convul- sa grafía, cabe siempre esperar refinamiento y serena amabilidad, mirar a lo alto. Incluso arcaísmo, o sea fidelidad, como la de ese esperanzador y tan distinto principio en el que todo fue esencialmente vertical. Pero el todo, y todavía algún quiebro del cuarteto solista, acabaron por demostrar que Beethoven y su Missa también pisaron la tierra. Festival Dansa Valéncia Martin Blaze, premio LLadró al mejor intérprete Ayer se hizo entrega a Martin Blazer del VII premio Lladró al Intérprete del festival Dansa Valéncia. Blazer, de 21 años, bailó en la coreografía firmada por Samuel Delvaux Sense Interdit ofrecida en el programa de piezas cortas del festival. El jurado ha concedido dos menciones especiales: Jonhatan Lande y el grupo Supremos. Beethoven: Missa solemnis Cl. Barainsky, Chr. Stotijn, B. Hulett, M. Volle, L Orchestre des Champs Elysées, Collegium Vocale Gent, Herreweghe. Auditorio Nacional. 5- V