Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 5 2005 59 Los abuelos del norte de Europa son más ricos, pero los del sur viven más tiempo Benedicto XVI suprime la corona de su escudo pontificio La sustituye por una mitra de obispo que subraya su misión espiritual JUAN VICENTE BOO, CORRESPONSAL ROMA. Confirmando su línea de sencillez, Benedicto XVI ha suprimido de su escudo pontificio la tradicional corona, incorporada en 1130 como símbolo de autoridad sobre los Estados de la Iglesia y convertida sucesivamente en doble y triple corona en el siglo XIV para subrayar otras prerrogativas de los Pontífices. Pablo VI fue el último Papa que se ciñó en la ceremonia inaugural una triple corona que le habían regalado, pero después la vendió para obras de beneficencia. Desde Juan Pablo I, el rito de la coronación desapareció de las misas de Inicio del Pontificado. Después de haber utilizado varias veces y muy a gusto el escudo de Juan Pablo II, el nuevo Papa estrenó ayer en público el suyo al asomarse a la ventana para el rezo de la plegaria mariana y una simpática felicitación a las madres en el día de su fiesta. Como ya es habitual, Benedicto XVI saludó en español a un grupo de peregrinos de Madrid. Con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el Papa recordó que los medios de comunicación son un extraordinario recurso para promover la solidaridad y el entendimiento entre la familia humana Por eso, los periodistas tienen el deber de impulsar el conocimiento mutuo y el diálogo en lugar de alimentar el prejuicio y el desprecio entre individuos y pueblos que envenena los conflictos. Abandonando una tradición de nueve siglos, el Papa ha puesto en su escudo una mitra de obispo en lugar de la corona para subrayar su misión espiritual y la fraternidad con los demás obispos, idea que reitera la novedosa El Papa utilizó ayer por primera REUTERS vez el escudo en la plegaria mariana inclusión de un palio- -la estola de lana de los arzobispos metropolitanos- en la parte inferior. La cabeza de rey moro es un elemento heráldico frecuente en Baviera, mientras que el oso de San Corbiniano (680- 730) recuerda un milagro del primer obispo de la diócesis de FreisingMunich, que Joseph Ratzinger presidió desde 1977 hasta 1981. La concha- -clásica alegoría del bautismo y de la fe- -es el símbolo mas teológico porque Benedicto XVI la introduce para recordar una leyenda de San Agustín, quien se encontró un día en la playa un niño que utilizaba una concha para trasladar toda el agua del mar a un agujero cavado en la arena. Agustín comprendió entonces la imposibilidad de hacer entrar la infinita sabiduría de Dios en los límites de la inteligencia humana, y Joseph Ratzinger ha recordado muchas veces esa anécdota para invitar a los teólogos a la humildad en su esfuerzo por conocer a Dios. Al mismo tiempo, la concha de Santiago simboliza el espíritu de Papa peregrino, que Benedicto XVI hereda de su predecesor. El escudo se completa con dos llaves, símbolo papal que recuerda las palabras de Jesucristo a Pedro de Betsaida: a ti te daré las llaves del reino de los cielos El reino de los cielos, no el de la tierra italiana, que tanto enturbió la misión espiritual de los Papas durante casi mil años.