Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 LUNES 9 5 2005 ABC Madrid Emilio González y María José Carmona son un matrimonio desolado desde que su hijo Manuel, de sólo 17 años, murió acuchillado en Villaverde. Tras los altercados que han reventado la paz en el barrio piden calma a sus vecinos y que no se criminalice a los inmigrantes Está surgiendo el racismo y no deben pagar justos por pecadores TEXTO: CARLOS HIDALGO MADRID. Emilio y María José aún no se explican cómo han podido perder, de un zarpazo, todo lo que tenían: su hijo Manuel, de tan sólo 17 años. Cuando se produce esta conversación, el padre está arreglando la habitación del chaval para dejarlo todo como estaba antes de que un chico dominicano de 19 años se lo arrebatara de dos cuchilladas. La madre, dolorida, asegura que está pasando el peor momento desde el día en que mataron al pequeño Hoy no he podido salir de la cama dice, no sin reprimir las lágrimas, mientras que asegura que quiere aclarar que su hijo era rubio, alto y de ojos azules, pero no un alemán, como se está diciendo en internet como queriéndole ligar con grupos de extrema derecha. Nada más lejos de la realidad. Su niño, Manu, no entendía de política e, incluso, como veía que se acercaba su mayoría de edad, preguntaba a sus padres a quién debía votar. Manu era un chico deportista, practicaba kick- boxing, iba a correr con su padre, no bebía y estaba dejando de fumar. Su reciente gran ilusión era Laura, su novia desde hacía unos meses, cuando comenzó el nuevo curso. Manu, tras aprobar la ESO, decidió hacer un módulo de Electrónica de Consumo en el Instituto Tierno Galván, donde sólo sacaba dieces y notables; sus profesores estaban muy contentos Emilio recuerda aquella tarde, cuando salieron a la misa de La Almudena. Llegamos a casa a las diez menos cuarto de la noche; antes de meternos en la cama, nos llamó la Policía, desde Jefatura, pero mi móvil no funciona muy bien, y se cortó la comunicación. Más tarde volvieron a llamar, y ya nos dijeron que eran de Homicidios. No podía entender nada... Los padres del joven asesinado, durante el funeral del pasado viernes do como nunca pensé que harían afirma Emilio, aunque reonoció que los altercados de tintes xenófobos se están saliendo de madre Está surgiendo el racismo, y eso es algo que yo no querría- -asegura- No deseo que paguen justos por pecadores. Hay muchos inmigrantes que son trabajadores; pero también existen bandas que han tomado zonas del barrio, como algunos parques. A Manuel siempre le inculqué que no fuera racista. No nos consuela más que el que ha hecho esto sea portorriqueño, dominicano, chino o del barrio de Salamanca. Yo voy a ir contra el asesino, pero por lo que hizo, no por su nacionalidad. Quiero dejar superclaro que no voy contra los inmigrantes, por lo que hago un llamamiento a quienes protagonizan los altercados para que no se metan en temas de racismo, que ya son cosas exaltadas Sobre el relato de lo que pudo ocu- DANIEL G. LÓPEZ Nunca imaginé tanto apoyo Manu, el joven asesinado Emilio está sereno. Se ve, a la legua, que es un hombre sabio. Con su sueldo de ordenanza de los Nuevos Ministerios y el de su mujer, de auxiliar, quisieron darle lo mejor a su hijo, y le pagaron un buen colegio. Ella salió de Badajoz buscando un futuro mejor y acordándose mucho de sus padres. A los 40 años conoció a Emilio, se enamoraron y nació Manuel. Esa es la razón por la que lo tuvo un poco mayor, porque hasta que no le llegó el amor de verdad no nació su hijo. Durante la misa funeral celebrada el pasado viernes por el chico, sus padres agradecieron el apoyo de los vecinos de Villaverde en estos momentos tan tristes. Han respondi- Manu era deportista, practicaba kick- boxing, iba a correr con su padre, no bebía y estaba dejando de fumar Estos días nos acordamos mucho de la familia de Sandra Palo afirma el padre del joven asesinado rrir aquella tarde del 2 de mayo, cuenta que los jóvenes que estaban junto a la fuente de un parque comenzaron a meterse con Manuel, por el uso del agua. El otro chico le amenazó con que llamaría al hermano a lo que el fallecido le espetó: Llama a toda tu familia Un rato después fue cuando apareció el asesino con ocho o nueve chavales más, y le increpó Mi hijo dijo: Con navajas, no, con navajas no recuerda Emilio. Pero la petición no sirvió de nada. Cuando Manuel se vio herido sólo acertó gritarle a su oponente: ¡Me has pinchado! Emilio y María José se han quedado solos, pero se tienen el uno al otro, como el recuerdo de su hijo y el apoyo de familiares, vecinos y amigos. Estos días nos acordamos mucho de la familia de Sandra Palo concluye Emilio. Ahora será la Justicia y la Policía quienes tengan que hablar.