Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 5 2005 41 Estados Unidos despilfarró 4.500 millones de dólares después del 11- S en sistemas de seguridad ineficaces El nuevo gobierno iraquí es víctima de las divisiones interétnicas y de la imparable ola de violencia Berlín conmemora su liberación y castigo Los neonazis desconvocan su desfile ante el despliegue policial y de ultraizquierdistas R. VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLÍN. Liberación y castigo, ruinas y reparación, son recuerdos que se emparejan en la memoria de algunos alemanes que, no obstante, volvieron a agradecer ayer a los aliados el fin de la tiranía nazi en el día de la toma de Berlín por el Ejército Rojo. El presidente pidió a los alemanes la exigencia de no bajar nunca la guardia ante las lecciones de un pasado brutal. El jubiloso spasiba de algunos carteles daba ayer las gracias en ruso a la ciega determinación de las tropas bielorrusas del general Zhukov para la liberación de Berlín; se alternaban con variantes espontáneas del tenor de ¡Cuánto mejor sin nazis! y el ¡Nunca más! en las pancartas y camisetas vistas ante la Puerta de Brandeburgo. Frente a estos se oponían unos pocos carteles de crítica contra 60 años de culto a la culpa así como a las represalias que siguieron a la liberación; pero el que estas ideas fueran blandidas por una concentración de la extrema derecha convertía el acto en disuasorio e insultante para la mayoría. Al revisionismo de éstos iban dedicadas las palabras del presidente Köhler, quien remarcó que no hay un punto final en las obligaciones emanadas de la perversión nazi: Tenemos la responsabilidad de mantener viva la memoria La cuestión de hasta cuándo debería durar el mea culpa ha resurgido desde el debate abierto por el escritor Martin Walser sobre el posible empleo abusivo por algunos del holocausto como cachiporra para mantener a raya a los alemanes. El sufrimiento del pueblo alemán entonces, tabú largamente inexpresable, ha dado pie tanto a saludables interrogantes como a intentos de comparaciones odiosas. Gobierno y líderes políticos dedicaron ayer un acto ecuménico, en la catedral católica, a todas las víctimas co- Manifestantes neonazis, con la pancarta 1945. Nosotros no lo celebramos mo dijo el presidente, porque queremos hacer justicia a todos los pueblos que padecieron, incluído el nuestro Pero el arzobispo Lehmann insistió en subrayar la fecha como la de la liberación de un terrible reino de terror Unos 5.000 radicales de izquierda se habían pertrechado para dar la batalla a los más de 3.000 neonazis, convocados por el NPD; 6.000 policías se interpusieron y lograron la desconvocatoria de la ultraderecha. El líder neonazi, Udo Voigt, manifes- REUTERS tó que este fue un día de derrota para Alemania y no hay nada que celebrar agregando que casi cada familia alemana tiene muertos y deportados El nacionalismo alemán condujo a una guerra que mató a 50 millones de personas y exterminó a la población judía de Europa. Más de 10 millones de alemanes fueron luego víctimas de su violenta erradicación y deportación a manos de las tropas libertadoras, entre cientos de miles de ejecuciones sumarias y violaciones de mujeres.