Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 La sucesión a la Corona LUNES 9 5 2005 ABC OTROS NACIMIENTOS EN LA FAMILIA REAL La tradicional fotografía tras la misa de Domingo de Resurrección en la Catedral de Palma contará pronto con el primer hijo de Doña Letizia y el cuarto de Doña Cristina La exagerada atención a posibles indicios de un estado de buena esperanza de la Princesa de Asturias ha dado al fin fruto. La Reina y la Infanta Cristina tardaron un espacio de tiempo similar en quedar embarazadas de sus primogénitos En tiempo y forma a línea de la Reina y de Doña Cristina. Doña Elena tardó más. El embarazo de Doña Letizia no se ha hecho esperar en exceso, pues en la historia reciente de la Dinastía Borbón en España sólo Doña María de las Mercedes, la esposa de Don Juan, dio a luz a su primogénita, la Infanta Doña Pilar, en un plazo muy breve, a poco más de nueve meses de la boda, el 30 de julio de 1936. La Reina Victoria Eugenia, abuela de Don Juan Carlos y esposa de Alfonso XIII, tuvo a su primer hijo, Alfonso, también de forma temprana, cuando apenas se cumplía un año del enlace real, en mayo de Enl TEXTO: BLANCA TORQUEMADA FOTO: EFE 1907. El paréntesis en este caso ha sido corto aunque haya generado exagerada presión, en un atosigamiento constante a los Príncipes de Asturias, quienes al fin podrán disfrutar de estos meses de espera con la tranquilidad de las expectativas cumplidas. Aunque ni siquiera para los representantes de la Monarquía los hijos sean condición sine qua non de felicidad, pues Fernando VI y Bárbara de Braganza fueron dichosos sin hijos, lo mismo que lo han sido Balduino y Fabiola de Bélgica. No se ha alterado pese a ello la expectación reproducti- va generada en torno a los matrimonios de las Infantas y del Príncipe, como corresponde a una Institución de carácter hereditario, por lo que esta noticia cumple un guión ya escrito desde hace siglos y rubrica lo que algunos juristas denominan (siguiendo las tesis de Karl Friedrich) la ventaja de la sucesión automática sin incertidumbres sobre quién ocupará la Jefatura del Estado, se evitan tensiones y periodos dilatados o convulsos de transición que pueden darse en una república. Un presupuesto asumible en el caso de las Monarquías parlamentarias como la española, en las que el Rey tiene una función representativa y no ejerce el poder. Según los manuales de ginecología, una mujer que desea quedar embarazada tarda una media de cinco meses en conseguirlo, por lo que esperar La Reina tardó 19 meses en ser madre, desde su boda. La Infanta Elena tuvo a Froilán a los tres años de casarse un anuncio de descendencia inmediato es un apremio poco realista también para una Princesa. Por eso en este caso los hechos han desmentido en varias ocasiones la avidez de los noticieros rosas. Su Majestad la Reina dio a luz a su primogénita, la Infanta Doña Elena, diecinueve meses después de su boda en Atenas, celebrada en mayo de 1962. Del mismo modo, ni Doña Elena ni Doña Cristina propiciaron anuncios de maternidad excesivamente tempranos: la hija mayor de los Reyes tuvo a Felipe Juan Froilán tres años y tres meses después de su boda en Sevilla, el 17 de julio de 1998, y