Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 5 2005 Opinión 7 do manifiesto en la actuación de las administraciones públicas, especialmente en la adecuada asignación de recursos públicos para atender lo que estadísticamente se denomina el consumo público en especie que está referido fundamentalmente a los gastos públicos de enseñanza y sanidad; cuya asignación, de forma aproximada, se realiza a través de los acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera ubicado en el Senado. Cuando se analizan otros datos que, con retraso de dos años publica el INE al elaborar la cuenta de las familias en su Contabilidad Regional, es cierto que surgen diferencias relativas que los representantes en el Senado deberían corregir. En primer lugar, el error histórico que resulta de no computar en el cálculo del cupo de las Haciendas Forales (País Vasco y Navarra) el excedente resultante, por tratarse de economías más desarrolladas que deberían contribuir a la solidaridad básica respecto a las regiones atrasadas. En segundo lugar, deberían calcularse con rigor los efectos derivados de la inmigración extranjera, que están afectando notablemente al cómputo correcto de las cantidades asignadas al gasto de enseñanza y sanidad de las distintas autonomías españolas. Si la Administración y el Senado mostraran todos los años cómo se administran los recursos públicos en estos dos grandes grupos del gasto público y los fondos destinados a la inversión pública, podrían obviarse las causas que pueden justificar los agravios comparativos que exhiben algunos gobiernos autonómicos. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LA LOCOMOTORA S una locomotora sorprendente. Pongamos que hablamos de Madrid, con todas las consecuencias del crecimiento económico, con las contradicciones de una inmigración creciente y con la ciudad y el territorio de la Comunidad levantados en obras. Madrid ha crecido hasta transformarse en una locomotora económica ya insoslayable. Se cuenta con humor que al preguntarle a De Vito cuándo regresaría a Madrid, el actor contestó con ironía: ¡Cuando la terminen! Parafraseando a Vila- Matas, Madrid no se acaba nunca. Mejor, porque así no es de nadie en particular, ni siquiera de los J. J. ARMAS madrileños, sino de toMARCELO dos los que, nacidos en el foro o llegados de otras procedencias, hemos convertido Madrid en nuestra patria cotidiana: un cierto paisaje urbano, una sabrosa gastronomía, una biblioteca pública y cercana, una conversación, algunos amigos y todas esas cosas de la vida que hacen la patria de verdad y no la que, como negocio, articulan con torpeza los patrioteros de cada turno. A Muñoz Molina le preguntaron por qué vivía en Madrid. Porque es una ciudad que tiene la culpa de todo contestó con sarcasmo. Y en los primeros años de la democracia, cuando la fiebre autonómica llegó incluso a los más internacionalistas, alguien que anda por ahí escribió contra Madrid tildándola de gusanera. Más aceite da un ladrillo. Si además recordamos que en la detestable Guerra Civil fue Madrid el símbolo más nítido de la resistencia de la legalidad frente al asalto faccioso, que la bombardeó durante tres años con tanta saña, algunos llegamos a la consecuencia de que quienes abominan de Madrid y sus símbolos llevan en el pecado su penitencia: mientras menos comprenden Madrid, más tratan de despreciar cuanto ignoran y no entienden. Así juegan al paleto primario con necesidades psiquiátricas. Una cosa es que a determinadas gentes no les guste Madrid, y están en su derecho, y otra es el ametrallamiento moral que se comete con la ciudad, el territorio y la gente de un mundo, Madrid, que no tiene la culpa de nada de cuanto de malo le sucede a los que la detestan. No es un milagro que Madrid crezca, porque se trabaja a destajo, se proyecta, se produce y se vive con esfuerzo como en cualquier otra parte del país. En Madrid no se regala nada. Y es un poco irritante que quienes, desde lejos de Madrid, alardean de sus graves complejos de stajanovistas históricos no reparen en que esta tierra se mueve, crece y se desarrolla como cualquier otra. Sin pedir nada a cambio, sin llorar, sin quejarse de nada ni de nadie: abierta, democrática y casi siempre azul de cielo. En fin, Madrid, viendo pasar el tiempo de la libertad con ganas de vivir. E CARLOS KILLIAN Afortunadamente, la inmigración extranjera de personas jóvenes en edad de trabajar ha venido a cubrir el hueco de la zona intermedia de nuestra pirámide de población, restableciendo en los últimos cinco años el equilibrio inestable de la citada pirámide. Pero la emigración extranjera ha seguido, en cuanto a su asentamiento, las pautas de la población autóctona, situándose fundamentalmente en los archipiélagos, el arco mediterráneo y Madrid y tendiendo a una estabilización e incluso despoblación, en Asturias, Galicia, Castilla y León, Extremadura y País Vasco. El modelo de solidaridad interregional en España ha esta- Con lo expuesto, quiero dejar claro mi punto de vista de que es mejorable una más ajustada asignación de recursos públicos en aras de la solidaridad regional establecida en nuestra Constitución. Lo que, ciertamente, resulta opuesto a la formulación de modelos fiscales diferenciados en las autonomías españolas, a menos que el Consejo de Política Económica y Financiera encontrara la fórmula por la cual todas y cada una de las comunidades autónomas españolas aprobaran un modelo diversificado para la redistribución de los recursos públicos generados en el Estado, base de la convivencia y solidaridad que debiera existir entre todos los españoles. Los problemas que la economía española plantee con el tiempo, deben analizarse y resolverse en el ámbito de negociación y el entendimiento entre los dos grandes partidos. No por la vía del enfrentamiento entre autonomías y el gobierno central, ya que cualquier solución bilateral, puede crear nuevos conflictos en otras comunidades autónomas. PALABRAS CRUZADAS ¿Podrá Alonso desbancar a Schumacher? LO PRESAGIAN LOS TÓPICOS: ALONSO VA SOBRE RUEDAS i la ambición es, tal y como se dice, la carretera mejor asfaltada hacia el éxito, el piloto alemán Michael Schumacher ha de tener ya tantos baches en el pavimento de la suya como muescas en su estantería de premios. La ambición y las ganas de llegar son, en cambio, el pedal del acelerador de Fernando Alonso, quien tiene en la estantería unos cuantos huecos libres más que la de Schumacher. Ya se sabe que cualquier deporte pone en las manos de quien quiera usarlos un enorme racimo de tópicos. Y en el caso del automovilismo, tópicos sobre ruedas. Pues, Fernando Alonso relevará por fin este año a Michael Schumacher, entre otras OTI R. cosas porque las frases hechas lo anunMARCHANTE cian: el que va primero, llega antes... o la mejor salsa (gasolina, en este caso) es el hambre, y Alonso corre con el estómago vacío. Y también lo anuncia la suerte, que se ha puesto un traje azul. Michael Schumacher este año cuando no pincha, revienta, y lleva colgado ese lastre negro que se llama infortunio, y que sólo sirve para contar a los amigos. Y un último detalle revelador y que afila los mejores presagios para el español: es mucho más fácil decir y escribir alonsomanía que schumachermania Pero, sin prisas, que las prisas no son buenas pa ná SCHUMACHER Y EL REAL MADRID LONSO o Schumacher? ¿Barça o Madrid? La respuesta está en la sala de trofeos. Alonso, que tiene, como el Barça, el hambre del que nunca ha ganado nada, quiere ser como Schumacher, y es del Madrid. El resto es literatura. Marinetti, que era como Gala, pero contento, dijo: Un automóvil de carreras es más hermoso que la Victoria de Samotracia. Cierto. No hay más que ver juntos un Ferrari y la Victoria, que tiene una copia en Leganés. ¿A cuántos políticos de progreso han visto ustedes echando un domingo en Leganés para retratarse con la Victoria de Samotracia? En cambio, ayer, en la parrilla de Barcelona, dieciocho bólidos fueron pocos IGNACIO RUIZ para el baño de retratistas que se dio el QUINTANO ubicuo Maragall. Luego, el Ferrari de Schumacher- -máquina calzada de goma y viento en lenguaje gongorino- -pinchó dos veces, y el Renault de Alonso, con un neumático mordido, inundó de una angustia muy francesa la sobremesa en los hogares españoles: cansancio de las alas del hombre describió Sartre esa angustia contemporánea. ¿Son sartrianos los españoles? No. Sartriano ya sólo es Goytisolo. Los demás son siempre del que vaya ganando, y ahora mismo el que gana es Alonso, que es del Madrid porque quiere ser como Schumacher, quien, por cierto, igual que Ponce, hubiera querido ser futbolista. S ¿A ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate