Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 5 2005 Cultura 67 Los Guthrie. El abuelo Woody, con el arma en bandolera, y su nieta, Sarah Lee Mi abuelo Hank- -dice Holly- -era algo muy remoto. Pero no olvidaré la primera vez que oí su nombre en una canción de Cohen. Y empecé a leer cosas sobre el amor de Dylan y Bruce por él Sarah Lee no sólo es nieta del inolvidable Woody; también es hija de otro grande del folk estadounidense: Arlo abuelo ni a su padre durante sus primeras actuaciones. Sencillamente, prefería que la gente fuera conociéndola como artista y que luego se enterara de lo demás. No obstante, la relación con su padre ha sido escasa (se separó de la madre de Holly cuando ella era una cría) y, por supuesto, no conoció a su abuelo. Incluso, en casa de su madre se escuchaba música que poco o nada tenía que ver con el abuelo Hank, ya que su madre era pianista clásica. Pero allá por los diecisiete años le dio fuerte por autores como Beatles, los Rolling, Dylan, Tom Waits, Radiohead, Joni Mitchell, Neil Young, Jackson Browne. Más recientemente, Holly, que este lunes visita Madrid, realizó una gira por Europa acompañando a Ron Sexsmiths, aunque ella viajaba en su propio coche quizá debido a su amor por la generación beat y, en especial, por Jack Kerouac. Hace un par de temporadas acompañó al actor y ocasionalmente músico Billy Bob Thornton en sus bolos por América. Holly, en España Curiosamente, Holly- -que mañana actúa en Madrid y el martes en Barcelona- -descubrió el legado de su abuelo a través de sus propios admiradores. Hank siempre estuvo muy lejos mientras crecía ha declarado. Pero nunca olvidaré- continúa- la primera vez que oí su nombre en una canción de Leonard Cohen. Luego me sucedió igual con Van Morrison. Y empecé a leer cosas sobre el amor de Dylan y Springsteen por él Pero otra nietísima llama a nuestra puerta: Sarah Lee Guthrie, descendiente del gran Woody, cuyo legado, según la Prensa especializada americana, está en buenas, muy buenas manos. Realmente ya lo estaba en el trabajo del padre de Sarah, Arlo Guthrie. No obstante, la nieta no está sola, pues forma dúo artístico y sentimental con Johnny Irion, un guitarrista y compositor bien fogueado en la escena alternativa. El resultado de la unión ha sido un álbum, Exploration recibido con entusiasmo por todos los amantes de la música americana. El disco ha sido producido por Gary Louris (de los Jayhawks) y en él figuran también Dave Boquist and Eric Heywood (Son Volt) y Tao Rodríguez Seeger, otro nietísimo. Tom Rothrock (Beck) se ha encargado de las mezclas. Durante bastante tiempo Sarah no se decidió a lanzarse como cantante y compositora. No estaba segura, pero se fue curtiendo en las giras de su padre hasta que se trasladó a Los Ángeles y conoció a Johnny. De momento, se puede asegurar sin exageraciones que el disco de la pareja es una de las más grandes y gratas sorpresas de lo que va de año. Intensidad, belleza, emoción; vamos, que queda claro que por las venas de Sarah corre buena parte de la genial cosecha de su abuelo. No cabe la menor duda de que estas dos artistas sí que tienen abuela. Pero sobre todo, abuelo. Y es que ya saben, lo que no es tradición es plagio.