Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 5 2005 49 Los domingos El marroquí Brahim Benchecrún cuenta la historia de los dos años y medio que pasó en Guantánamo El popular Gordon Brown, ministro de Hacienda, es el artífice de la estabilidad británica; sucederá a Blair de Los españoles en el Berlín de la capitulación fueron un reflejo de la peste de las ideologías Sequía Alarma arrojadiza Ni gota de condescendencia. La escasez de lluvias no es por ahora preocupante para el abastecimiento de los ciudadanos, pero el Gobierno y el Partido Popular ya se culpan mutuamente de las primeras secuelas de la falta de agua. POR BLANCA TORQUEMADA España se agrieta en una primavera rácana en agua, aunque en materia de prevención de la sequía (y ya es paradoja) llueva siempre sobre mojado. La sed de la tierra forma parte de nuestro equipaje nacional, sin que nadie haya sido capaz de ponerle un remedio definitivo. Avanza mayo y, tras las fallidas expectativas de una estación lluviosa, la realidad salta como un pez boqueante sobre la mesa de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Los recuentos del actual año hidrológico son hasta ahora desalentadores. El Instituto Nacional de Meteorología no tiene dudas en el diagnóstico y lo rubrica con dos palabras: extrema sequía, con el matiz de que el análisis se refiere a un periodo aún muy corto y las preocupaciones fundadas sólo se plantean a partir de doce meses de escasez de precipitaciones. Según Antonio Labajo, subdirector de este organismo público, Madrid, Extremadura, Castilla- La Mancha, parte de Andalucía, Cataluña y ciertas zonas de Aragón y sur de Castilla y León están por debajo del 50 por ciento de precipitación acumulada. La titular de Medio Ambiente, después de certificar que el abastecimiento urbano está garantizado por un año, ya anuncia actuaciones en varios frentes, en medio de un rifirrafe previsible: ¿efectividad del Ejecutivo o mero despliegue propagandístico? Quizá no fue casual que el pasado viernes el director general del Agua de su Ministerio, Jaime Palop, aprovechara la rueda de prensa en la que detalló las obras de emergencia previstas para tirar de las orejas a Comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular como Madrid y Murcia, a las que acusó veladamente de no sujetar una demanda desbordada. El campo sí sufre ya las secuelas. Sindicatos del sector como Asaja, COAG o UPA han puesto cifras a las pérdidas. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos calcula que ya suman 875 millones de euros y la Unión de Pequeños Agricultores habla de 700. Asaja cree que superarán los mil millones. Disparidad notable que en todo caso revela una grieta real y cuantiosa. Dos políticas del agua La clásica frase que hizo fortuna en época de Felipe González, cuando los escándalos de corrupción No, si el Gobierno tendrá la culpa hasta de la sequía... rebrota ahora cuando se vuelve a cuestionar hasta qué punto es posible la prevención, por encima del hecho de que nuestro país sufre este azote cada cierto (o incierto) tiempo. La política de agua del Partido Popular apostó por el largo plazo (con el trasvase Ebro- Levante como eje central y posible solución definitiva de las carencias estructurales del sureste) en tanto que la del PSOE se sumerge más en la llamada nueva cultura del agua fundada en un pretendido uso racional de un bien escaso y (Pasa a la página siguiente) Los suelos sufren, pero las reservas de los embalses son aún abundantes ABC