Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 5 2005 Nacional 17 LA NORMALIZACIÓN DE INMIGRANTES Los disturbios por la muerte de un menor desatan la violencia racista en Madrid Doscientos jóvenes se lanzan a la caza del negro en Villaverde y el funeral del chico muerto, que fue asesinado por un dominicano, cientos de jóvenes han agredido a varios inmigrantes y causado destrozos CARLOS HIDALGO MADRID. El distrito madrileño de Villaverde, al sur del sur de la capital, está viviendo su particular semana trágica desde el asesinato, el pasado día 2, de Manuel G. C. de 17 años. Una disputa por el uso de una fuente se trocó en tragedia cuando un dominicano de 19 años asestó a Manuel dos puñaladas. Desde ese momento, el barrio obrero de Oroquieta se ha convertido en una bomba a punto de estallar. Momentos después del entierro de Manuel, 400 personas se manifestaron espontáneamente en la zona. Pero lo que empezó de manera pacífica terminó con una cadena de altercados en los que resultaron heridas tres personas de raza negra y se destrozó la luna de un locutorio regentado por inmigrantes. Tras la misa funeral, el pasado viernes, en el cercano barrio de la Ciudad de los Ángeles, también en Villaverde, los exaltados volvieron a hacer de las suyas. Doscientos chavales peinaron medio distrito- -Villaverde tiene la misma población que Huelva capital- -a la caza del negro para blanquear el barrio Pedradas a ecuatorianos, palizas a inmigrantes y un periodista colombiano con la cabeza abierta es el retrato resumido de lo que ocurrió en menos de dos horas. De los 145.000 habitantes de Villaverde, casi 25.000 proceden de países extranjeros. ¿Cuál es la razón? Quizá la principal sea la económica. Villaverde es el único distrito de Madrid en el que el metro cuadrado de vivienda no alcanza los 2.000 euros; razón de peso para atraer a bolsas de población de escaso poder adquisitivo, como lo suele ser la de inmigrantes. Además, su distribución territorial- -fuera de la M- 30 y b Tras el entierro El delegado del Gobierno: No hay detenciones porque no hay tensión MADRID. Pese a que el barrio está tomado por la Policía- -furgones, quads coches Z y camuflados o agentes de paisano- el delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez, aseguró que la del viernes fue una noche normal en Villaverde y que no se ha producido ninguna detención porque no se han dado ninguna de las circunstancias de alarma y de tensión que lo justificaran. Méndez señaló que el Cuerpo Nacional de Policía tiene instrucciones clarísimas de proceder contra cualquier brote de xenofobia o de racismo que se produzca en la zona y aseguró que la Delegación del Gobierno ampliará y mejorará el dispositivo de seguridad en la zona, en colaboración con la Policía Municipal, para evitar brotes racistas en la manifestación vecinal que tendrá lugar el próximo martes. Con el objetivo de coordinar todas las fuerzas, Méndez ha convocado para el lunes al edil de Seguridad, a la Policía Nacional y Municipal y a entidades vecinales de Villaverde. El cadáver de Manuel G. C. yace en el suelo con dos puñaladas JULIÁN DE DOMINGO Villaverde, una Torre de Babel El distrito cuenta con una población total de 144.683 vecinos, de los que 26.322 son extranjeros, lo que supone un 18,19 por ciento del total de sus habitantes. La distribución de sus ciudadanos según su país de origen es la siguiente: España, 118.361; Ecuador, 7.763; Marruecos, 3.221; Colombia, 2.965; Perú, 1.709; República Dominicana, 1.448; Rumanía, 1.439; Ucrania, 1.018; Polonia, 690; Nigeria, 638; Bolivia, 683; Bulgaria, 518; Brasil, 404; Guinea Ecuatorial, 360; Portugal, 223; Chile, 252; Argentina, 222; resto del mundo, 2.669. sin conexión con las líneas de Metro- -ha conseguido que vecinos del barrio- -que hasta los años 50 fue un municipio independiente- -digan que van a Madrid cuando se refieren al centro. A diferencia de algunos barrios marginales de España, como las Tres Mil Viviendas, en Sevilla, y La Mina, en Barcelona, no es la droga el principal acicate de los problemas de Villaverde. Es más irracional. Tanto como el tiroteo, hace dos semanas a una extranjera en el barrio. Días después, unos compatriotas le cortaron la oreja a una dominicana en pleno Oroquieta. ¿Pero qué está ocurriendo en este barrio obrero? Hay bandas de skinheads -asegura una vecina- -que están aprovechando la crispación para chulear. Esto va a estallar de un momento a otro... Queremos más seguridad y menos inmigrantes. ¿Es que hay derecho a que una niña negra de 2 años me dijera ¡Blanca, hija de puta! Otro vecino: Yo no era racista... Hasta ahora Dueños de bares que no permiten la entrada a extranjeros, vecinos que piden que no se compre en tiendas de extranjeros, los dominicanos que no se atreven a salir a la calle, recogidas de firmas... Un polvorín que debe hacer reflexionar tanto a una parte como a la otra de que lo que está ocurriendo no es lo más idóneo para la recuperación de la convivencia en el barrio.