Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA NORMALIZACIÓN DE INMIGRANTES DOMINGO 8 5 2005 ABC ¿Y AHORA QUÉ? MAX ADAM ROMERO Asesor jurídico de Inmigración ANA PASTOR Secretaria ejecutiva de Política Social y Bienestar del PP caba de finalizar un proceso de regularización que no ha dejado indiferente a nadie. Hasta el último instante, ningún inmigrante perdía la esperanza de poder abandonar la clandestinidad bajo la supervisión de los empleadores deseosos de dar luz a una relación laboral constatada. El trámite ha contado con la colaboración de funcionarios de distintas administraciones, condenados a entenderse y aunar criterios para enderezar un procedimiento extraordinario que ni es el primero ni será el último en intentar aclarar el siempre complejo panorama de la inmigración. Se nos ha recordado de forma insistente durante estos tres meses que los inmigrantes que no hayan podido acogerse al proceso tienen otras alternativas para legalizarse, tales como el arraigo laboral, apenas viable en la práctica al partir de la denuncia al propio empleador; el arraigo social, condicionado al menos a tres años de supervivencia en la irregularidad, o las circunstancias excepcionales que, a tenor de la última reforma reglamentaria, han quedado reducidas a la mínima expresión. Si a todo ello le sumamos el hecho de que aún hay oficinas de Extranjería esperando el personal de refuerzo prometido para seguir adelante, y el consustancial retraso existente por falta de medios, tendremos que concluir que conseguir los ansiados papeles a través de este proceso extraordinario es una oportunidad única para poder obtener la ansiada documentación en el presente año. Ahora, la normalización de inmigrantes deja tras de sí nuevas incógnitas referentes a cuestiones ligadas al espectacular aumento de los miles de nuevos cotizantes a la Seguridad Social, tales como el control efectivo de que se produzcan dichas altas; su permanencia durante el tiempo mínimo establecido de compromiso; la subjetividad en la interpretación de las explicaciones dadas por las partes si esa relación laboral se rompiese o, incluso, la legitimidad de poder exigir el cumplimiento de la misma. Todo ello va a exigir un esfuerzo importante de la Administración, directamente proporcional al deber cívico que todos nosotros tenemos que cumplir con nuestros nuevos vecinos residentes, facilitando su integración efectiva de una manera real y cotidiana en nuestras vidas. A Los que no tengan papeles ni trabajo generarán conflictos El Partido Popular está convencido de que hoy hay más empleo sumergido que hace un año y que pronto veremos las consecuencias dañinas de una política, contraria a las estrategias de la Unión Europea, que ha puesto a España en el punto de mira de las mafias TEXTO: M. A. BARROSO FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. Días intensos también para Ana Pastor. Reuniones con sindicatos, con ONG, con asociaciones de inmigrantes... para intentar grabar la cara B de la canción del inmigrante que tararea Caldera, para reunir argumentos que den réplica al optimismo oficial. La gente ha interpretado este proceso como una amnistía general, y España es percibida como un chollo. La realidad es que hoy hay más empleo sumergido que hace un año asegura. ¿Qué opina de la normalización extraordinaria de inmigrantes que finalizó ayer? -Ha sido un fracaso por la acumulación de errores. Para empezar, el anuncio precipitado que se hizo en agosto pasado de una medida que no entraría en vigor hasta febrero provocó el efecto Caldera por un inmigrante irregular que había hace un año, ahora hay tres. Pero también se han generado unas expectativas falsas entre muchos ilegales que no podrán acceder a un empleo ni, por lo tanto, a un permiso de residencia. Esas personas sin trabajo y sin papeles generarán conflictos sociales en el futuro. -Sin embargo, el Gobierno esgrime unas cifras espectaculares: casi 700.000 solicitudes. -Sí, pero, ¿cuántos contratos de trabajo reales? Se ha dicho que, por primera vez, se asociaba el fenómeno de la inmigración al empleo, pero hasta ahora sólo se han producido unas decenas de miles de altas en la Seguridad Social. Esto es un fraude al inmigrante, porque no le sirve de nada tener un fardo de papeles si no puede ganarse la vida. Esos contratos son simples declaraciones de intenciones. Las incorporaciones a la Seguridad Social son como la máquina de la verdad de este proceso. Y que no me digan que van a sancionar al empresario que no cumpla este trámite. ¿Y si sus necesidades han cambiado en los meses de espera hasta que se resuelven los expedientes? ¿Le van a multar por eso? ¿Qué tipo de quejas han recogido a lo largo de estas semanas? -Fundamentalmente por parte de Comunidades autónomas y Ayuntamientos. El desbordamiento no tiene que ver sólo con las gestiones burocráticas- -por ejemplo, en el caso del empadronamiento por omisión- -que han tenido que asumir los Consistorios, sino por el colapso de los servicios sociales Por un inmigrante ilegal que había hace un año, ahora hay tres afirma Pastor que se avecina. Aún no se ha producido el reparto de las ayudas prometidas. Y hay asociaciones de inmigrantes que desconfían de tantas buenas palabras y tan pocos hechos. También hay que destacar las críticas que han realizado nuestros socios europeos. Es impensable hacer una política de inmigración al margen de la UE. ¿Qué propuestas hace el Partido Popular en contraste con las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno de Zapatero? -El Ejecutivo no ha fomentado los acuerdos bilaterales para la contratación en origen, que era una de las prioridades recogidas en nuestro proyecto de Reglamento. También proponíamos el fomento del trabajo de temporada, agilizando el proceso, y del empleo cualificado, con programas de integración. Es preciso incentivar seriamente los retornos a los países de origen, asegurarnos de que los menores repatriados reciben un trato digno y luchar con más medios contra la inmigración ilegal, haciendo efectivo el control de las fronteras. De cómo se lleven a cabo estas políticas depende gran parte de nuestro futuro. La gente ha interpretado este proceso como una amnistía general, como un auténtico chollo