Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 8 5 2005 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES LOS AMORES REÑIDOS la representación política de la derecha le sobran funcionarios y le faltan lo que antes conocíamos como hombres de provecho profesionales en ejercicio libre, comerciantes, pequeños y grandes industriales. De ahí buena parte, no toda, de la confusión instalada entre nosotros. El caso de Madrid, ciudad y Autonomía, resulta paradigmático de lo que apunto. Son dos feudos electorales del PP; pero, ¿de qué PP? ¿Es el mismo partido el que viven y representan Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón? Los dos, para empezar, son funcionarios y carecen de la siempre ilustradora experiencia de tener que ganarse la vida. La pertenencia a los M. MARTÍN cuerpos del Estado, en FERRAND activo o en excedencia, tiende a marcar a sus beneficiarios con un entendimiento más claro de las obligaciones del ciudadano que de sus derechos. La tensión que ahora escenifican Aguirre y Gallardón es un síntoma de la situación popular que, como en un decágono, experimenta la presión de sus diez lados: 1. -Ambos son personas inteligentes, capaces, honradas y volcadas en el ejercicio de su tarea. 2. -El partido que les es común, y en el que los dos son figuras estelares, carece de liderazgo efectivo y autoridad real y eso descoyunta la deseable buena articulación de los dos poderes. 3. -El PSOE no pierde oportunidad de poner en evidencia, con vistas a una futura rentabilidad electoral, todos los desencuentros que se generan entre ellos. 4. Gallardón ha sido cocinero antes que fraile- -presidente antes que alcalde- -y, en ese tiempo vació, en perjuicio de José María Álvarez del Manzano, muchos de los epígrafes de las competencias municipales. 5. -Aguirre viene aureolada con un currículum espectacular que la convierte en posibilidad para el futuro popular. 6. -Gallardón es, además de un notable veterano del partido, el más joven de los grandes y, en consecuencia, tiene cuerda para un mayor recorrido. 7. -La máquina propagandista de Gallardón, aun con muchas y discutibles concesiones y ramificaciones, es más hábil y eficaz que la de Aguirre. 8. -Los dos, como es común en nuestra vida política, andan flojos de equipo; pero él lo compensa mejor que ella con ayudas externas. 9. -A pesar de todo, los dos son los mejores en sus respectivos cargos desde el final del franquismo y 10. -Ambos tienen el privilegio de enfrentarse a una oposición inane. Conclusión: como enseña la experiencia, las cuñas de la misma madera son malas para fijar el marco y tanto Aguirre como Gallardón carecen de la experiencia vital del sufrimiento, de la gran dificultad que es la única escuela en la que se aprende a entenderse con los distintos y a quererse con los iguales. Claro que pudiera ser que Gallardón no sea ni igual ni distinto y se trate, si le juzgamos por sus obras, de un topo taladrador y evolucionado. CRUZADAS AS Cruzadas ya no son lo que eran. Qué habría dicho Unamuno, sin ir más lejos, de la palinodia de Ridley Scott, de su noble Saladino, de la codicia de los francos, de la tolerancia musulmana. Hace justamente un siglo, don Miguel llamaba a los españoles a una última cruzada nacional: Si consiguiéramos hacer creer que un día dado, sea el 2 de mayo de 1908, el centenario del grito de la independencia, se acababa para siempre España; que en este día nos repartían como a borregos, creo que el día 3 de mayo de 1908 sería el más grande de nuestra historia, el amanecer de una nueva vida (El sepulcro de don Quijote) El gran día se retrasó veintiocho años y setenta y seis días. A los tres meses de comenzar la supuesta y deseable cruzada, Unamuno ya lo estaba lamentando. Con lo bien que quedan las Cruzadas en la literatura: Gesta Dei per francos. La Gran Fazienda de Ultramar. Gerusalemme liberata. Pero, luego, Cruzada de los Pobres: Pedro el Ermitaño y sus Pastorzuelos exterminan a los judíos de Europa al grito de Hep, Hep. JON Hyerosolimma est perdita. Jerusalén esJUARISTI tá perdida. Cuarta Cruzada: matanza general de bizantinos. Y eso antes de los correspondientes choques de civilizaciones con el islam. Siempre que Europa se pone en marcha hacia un ideal sublime, miedo me da. ¿Cómo conciliar el rechazo de las guerras santas con la defensa de la libertad? Empezando por distinguir entre guerra como misión divina y guerra como continuación de la política. Volviendo a Clausewitz, europeo insigne, uno de nuestros pensadores políticos imprescindibles. Los europeos no han entendido nada desde que lo olvidaron, hace sesenta años. No entendieron nada de la guerra fría. Cuando la América de Reagan se disponía a liberar definitivamente del comunismo a los europeos orientales, los intelectuales de la Europa occidental- -los que no habían sucumbido a la tentación del terrorismo- -preparaban a sus conciudadanos para convertirse en Taiwán, para un futuro de subordinación a la Unión Soviética que A L nos permitiría sobrevivir en Estados inofensivos, con sistemas democráticos limitados y economías dependientes de las demandas del bloque del Este. La suerte de las poblaciones aherrojadas por el socialismo realmente espeluznante nos era tan ajena e indiferente como la de los iraquíes del presente. Mientras Israel sacaba judíos del paraíso de los trabajadores, le bailábamos el agua a Arafat, arguyendo que cada nuevo ciudadano israelí recién llegado de Ucrania (o directamente de Siberia) impedía el regreso de un palestino a su patria ancestral. El humanitarismo iba sustituyendo gradual y solapadamente a la política. Hasta el punto de que nuestras guerras de los noventa en el desdichado espacio balcánico nada tuvieron ya que ver con esta última. Fueron la estúpida continuación del humanitarismo por otros medios, y así dejamos como dejamos a agresores y agredidos, ya fueran croatas, serbios, bosnios o albaneses. Como siguen todavía, vaya. Nadie necesita hoy persuadirnos, como quería Unamuno, de que España puede acabarse. Quizá, en cierto modo, hemos asistido ya a su acabar e consumir. La nación fue deshecha por un solo acto de guerra, por una agresión exterior, inesperada y brutal, y ninguna cruzada podrá restaurarla. Habría que recurrir a la política, pero no se ve ésta por parte alguna. Ni en el gobierno, expresión del humanitarismo triunfante sobre la política, ni en la oposición, añorante de una política que no pudo resistir el embate humanitario. Ni siquiera en los nacionalismos, miméticos de la nación terminal o acaso cancelada. El País Vasco y Cataluña fotocopian la situación del Estado: coaliciones humanitarias en mayoría (la vasca en proceso ritual de formación, con resultado predecible) frente a una oposición inoperante por melancólica. Urge reinventar la política, pero no hay motivos suficientes para pensar que será fácil. De fuera no va a llegarnos ninguna ayuda. Ni de una Europa que ya no concibe más política que la filantropía universal ni de unos Estados Unidos cada día más lejanos. La nostalgia de la oposición por la antigua alianza es comprensible, pero ilusoria. Va pareciéndose peligrosamente al americanismo testimonial del liberalismo venezolano, por poner sólo un ejemplo. PALABRAS CRUZADAS ¿Puede sobrevivir este Gobierno iraquí? LOS TERRORISTAS NO DERRIBAN GOBIERNOS EMOS vivido una semana especialmente sangrienta, pero en modo alguno contribuirá a cambiar el régimen iraquí. Nunca en la Historia, en ningún lugar del mundo, ha logrado el terrorismo derribar un gobierno sin la mediación de las urnas. Y eso es lo que vemos en Irak. Allí no actúa una guerrilla ni una resistencia paramilitar con respaldo popular. Lo que allí sucede es puro terrorismo en el que están muriendo iraquíes, no sólo los supuestamente odiados soldados norteamericanos, que siguen en Irak con un mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y a petición del gobierno salido el pasado enero de las urnas. En esas elecciones participó RAMÓN el 60 por ciento del electorado jugándose la PÉREZ- MAURA vida, literalmente. Este Gobierno iraquí es boicoteado por la minoría suní porque encarna el fin de sus injustificados privilegios. Y será boicoteado por muchos de los vecinos de la región porque representa el mayor avance de la democracia jamás visto en el mundo árabe. Y por eso será objeto de muchos más ataques terroristas. Porque es una cabeza de puente del sistema democrático en un mundo de tinieblas totalitarias. Pero este gobierno sobrevivirá porque es vital para los iraquíes y para lograr un mundo más pacífico. Ése era el gran objetivo de Bush y sus denostados neocons. Anatema. DEJÉMONOS YA DE BROMAS AGAMOS un esfuerzo, rechacemos los peores tópicos, las peligrosas manipulaciones. Un poco de claridad. Nosotros sostenemos, con razón, que ETA es una organización terrorista, fundada en el terror más despreciable. Pero hay que distinguir: la Resistencia francesa (y británica y alemana) eran otra cosa. En Irak hay terrorismo, hay insurgencia y hay guerra. Irak es un país invadido por la única superpotencia. Abusivamente. Los atentados ¿son obra de Al Qaeda? Muy pocos sí, la mayoría no. ¿Hay soldados norteamericanos muertos? Casi dos millares, y seguirán. Los iraquíes han demostrado su valor al votar en unas elecciones semidemoDARÍO cráticas. Pero de ellos el 90 por ciento voVALCÁRCEL tó por programas que exigían la inmediata retirada americana. Quienes vuelan comisarías y oleoductos ¿son grupúsculos? Sí, si llamamos así a una minoría de ocho millones de suníes. Aunque la mayoría chií es constitutivamente más antiamericana. Hagamos un esfuerzo por huir de los lugares comunes. Es indispensable para evitar las bombas. América es una formidable sociedad, pero nadie está libre de un mal presidente. Los neoconservadores invadieron Irak y se han encontrado una horma de hierro en su zapato. La perversión del lenguaje, advertía Montaigne, pervierte la realidad. H H ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate