Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 8 5 2005 ABC LO QUE VA DE JOSÉ BONO... J OSÉ Bono no deja lugar a dudas- -en la entrevista que hoy publica ABC- -de lo que piensa sobre el diseño territorial de España que recoge la Constitución. Y por ello dice que le preocupa, mirando seguramente a Maragall, cualquier intento de desvertebrar España o que favorezca la desigualdad de los españoles El ministro basa su juicio en la Carta Magna y no admite demasidas discusiones sobre el concepto nación española Con ello deja en evidencia al presidente del Gobierno, quien parece que no lo tiene claro tan claro: El concepto nación es discutible y discutido afirmó el presidente del Gobierno en el Senado. Pese a ello, Bono se muestra optimista y cree que el Zapatero no va a dejar menos España de la que recibió Veremos. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EFECTO LLAMADA Y COLADERO T Pasqual Maragall ABC A PASQUAL MARAGALL AMBIÉN Pasqual Maragall citó ayer a Zapatero. Pero lo hizo para asegurar que con él pasaremos de la España plural a la España federal Al parecer, el proyecto territorial del jefe del Ejecutivo vale lo mismo para las ideas de Bono que para las que llevan al presidente de la Generalitat a dar por hecha una nueva configuración del Estado. Esta condición de comodín ha de llevar al líder del PSOE a reflexionar sobre qué mensaje está transmitiendo y qué idea de España le ronda la cabeza, pues resulta muy difícil, si no imposible, casar discursos tan divergentes. Con lo que tiene en casa, ahora a ver qué dirigente socialista critica el desencuentro entre Gallardón y Aguirre. T RAS la finalización del proceso de normalización de inmigrantes contratados ilegalmente, iniciado el 7 de febrero pasado, el Gobierno ha mostrado su satisfacción por unas cifras finales de solicitudes presentadas que, a su juicio, se acercan a las que pronosticó el pasado año. Entonces, el Gobierno anunció que el proceso permitiría la legalización de entre 800.000 y un millón de inmigrantes que estaban trabajando de forma irregular. El problema del Ejecutivo en este asunto es que tiene poco crédito, porque desde el principio ha manejado cifras sin rigor, tanto las de inmigrantes en situación irregular como las de inmigrantes que quedarían regularizados. Cada vez que el INE ofrece datos de la población inmigrante empadronada y ésta se compara con la de inmigrantes con los permisos en regla, quedan desmentidas las cifras del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales sobre la herencia dejada por el PP y empiezan a perfilar un cierto efecto llamada perfectamente posible si se corre la voz de que enEspaña danpapeles, que es el reduccionismo con el que funcionan los traficantes de trabajadores. En el inventario de la herencia del PP, el Gobierno socialista nodebería olvidar que laúltima reforma de la Ley deExtranjería- -diciembre de 2003- -la hizo el Ejecutivo de Aznar con el apoyo del PSOE. Entodocaso, espronto parahacer unaevaluacióndefinitiva de los resultados, porque sólo se conoce el número de solicitudes de regularización presentadas y no el de las resueltas favorablemente. Por eso, la satisfacción de Caldera debería ser más prudente, salvo que, al final, este proceso de normalización vaya a convertirse en un proceso de puertas abiertas. En un coladero. Y no es una hipótesis descabellada, porque cabría decir que, chapuzas administrativas aparte, ha habido dos procesos de regularización en un mismo plazo. En el primero se exigió como documento imprescindible- -junto al contrato de trabajo y el certificado de penales- -la certificación de empadronamiento, lo queestaba poniendoelnúmero de solicitudes admitidas por debajo de las expectativas del Gobierno y amenazaba con un fracaso. En el segundo, el certificado del padrón fue reemplazado por la mera solicitud de alta en él. Así seexplica que en lasúltimas semanas sehaya disparado elnúmerode solicitudes, que eraloque buscabaelGobier- no. Otra cosa será lo que decidan los Ayuntamientos sobre los empadronamientos por omisión solicitados con documentos que ni son públicos ni son fehacientes, como los calificó Caldera. Incluso se están utilizando documentos que, como las órdenes de expulsión, pretenden el fraude de ley, es decir, lograr la legalización de quien debería estar fuera. Lo que importa no es el número de solicitudes presentadas, sino el de las resueltas favorablemente y esto dependerá de que los Ayuntamientos actúen con responsabilidad al decidir el empadronamiento por omisión instado por decenas de miles de inmigrantes- -con todos los efectos jurídicos y sociales que esto conlleva- -y de que el Gobierno aplique el rigor prometido. Hay que recordar que este proceso se impulsó para que aflorara la economía sumergida que se había formado en torno a la inmigración ilegal. Este propósito era, así planteado, plenamente positivo. Por eso lo apoyaron sindicatos y empresarios, aunque entre éstos hubiera quienes encontraron en este proceso una amnistía barata para la explotación de inmigrantes ilegales y el fraude a la Seguridad Social. El proceso de normalización acabó ayer, pero no el problema de la inmigración ilegal. Es preciso conocer con absoluta transparencia y fiabilidad qué criterios se han seguido para resolver los empadronamientos por omisión y qué va a pasar con aquellos inmigrantes que han presentado a tiempo su solicitud y no son finalmente empadronados. Es necesario conocer el número de inmigrantes que, desde hoy mismo, van a seguir en la ilegalidad y cómo va a afrontar el Gobierno los nuevos flujos de inmigración irregular. Y tambiénurge conocer quémedidas va a tomar elEjecutivo para que la incorporación de los inmigrantes regularizados a la plenitud de derechos sociales se acomode a los recursos financieros, asistenciales, sanitarios, educativos y de vivienda de las Comunidades y de los Ayuntamientos, porque ahora se abre otro proceso de regularización no anunciado, pero legalmente posible, que es el de la reagrupación de las familiasde los inmigrantes, lo que suponeun efecto multiplicador de la legalización individual de cada uno de ellos. El efecto llamada no es el único motivo para observar con preocupación el curso que está tomando la política inmigratoria. SEQUÍA Y TRASVASES UE el último Consejo de Ministros haya tenido que improvisar la aprobación de veinte medidas urgentes para paliar la sequía, por valor de 20 millones de euros, nos devuelve a la realidad uno de los más graves problemas del país, la falta de agua en buena parte de su territorio y la amenaza que pende sobre el bienestar y el desarrollo de los habitantes de la España seca. A estas alturas parece evidente que los trasvases son necesarios y que la paralización de los contenidos en el Plan Hidrológico Nacional (que el nuevo Gobierno hizo fosfatina nada más llegar al poder) fue una decisión equivocada, irreflexiva, caprichosa y de una cortedad de miras que ahora, con la ausencia de precipitaciones, queda en evidencia. Sobre todo porque la alternativa aportada por el Ministerio de Medio Ambiente, centrada en la instalación de una red de desaladoras en el litoral levantino, no parece probable que vaya a solventar el problema. Más inquietante aún es que, pese a haber sido presentada hace meses, a estas alturas apenas se haya hecho prácti- MENSAJES CRUZADOS E N vísperas de su llegada a Moscú, George Bush, que ayer visitó Letonia, recordó la dolorosa historia vivida por las repúblicas bálticas que padecieron la opresión y la ocupación de la tiranía soviética Probablemente, el mensaje no habrá caído demasiado bien en el Kremlin, donde tampoco se ha visto con buenos ojos que la gira europea del presidente de Estados Unidos incluya una parada en Georgia. Para mitigar el desencuentro en su entrevista de hoy con Putin, Bush reconoció la responsabilidad de EE. UU. en la división de Europa durante la Guerra Fría No es previsible que el presidente ruso entone algún día un mea culpa similar. Q camente nada, lo que ofrece un panorama muy ilustrativo de la confianza que el Ejecutivo de Zapatero tiene en su propia idea y del grado de seriedad con el que afronta asunto tan trascendental. Paralelamente a las obras extraordinarias, y acogiéndose a la máxima de a grandes problemas, sólo un parche que con tanto profusión utiliza el Gobierno como procedimiento a seguir, el Ministerio de Cristina Narbona anunció restricciones en el trasvase Tajo- Segura a partir del mes de agosto. De un día para otro, Medio Ambiente quiere que los regadíos de Levante (la mayor parte del consumo de agua en España va destinada a la agricultura) reduzcan su volumen a la mitad. ¿Y así se arregla el problema? Quizá el suyo como gestora del abastecimiento, sí; pero no el de miles de personas que viven de esas aportaciones y que veían en el trasvase del Ebro, muchas de cuyas obras ya estaban licitadas, la solución a buena parte de sus problemas. Ahora tienen poco más que el plano de unas desaladoras y una mano que, cuando no llueve, les cierra el grifo.