Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura SÁBADO 7 5 2005 ABC CLÁSICA Concierto extraordinario José Luis Turina: D. Q. (Don Quijote en Barcelona) (selección) Jules Massenet: Don Quichotte (selección) Int. P. Jurado, M. J. Suárez, F. Oliver, F. Garrigosa, A. García, J. Marín López, A. Häsler, E. Baquerizo, D. Henry. Orq. y Coro Nacionales de España. Dir. J. R. Encinar. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid DON QUIJOTE A PIE ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Joan Manuel Serrat, ayer en Valladolid en el primer concierto de su gira F. HERAS La nueva gira de Serrat presenta sus canciones en paños menores Valladolid acogió anoche el concierto de su primera gira tras superar un cáncer b Ofrecerá en los próximos meses recitales con un repertorio depurado durante meses con el pianista Ricard Miralles y que ha cuajado versiones esenciales FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. Seguramente nunca una pregunta tan tópica como saber su valoración sobre la renovación generacional de su público había adquirido tanto significado para Joan Manuel Serrat como en el día de ayer. Horas antes de ofrecer en Valladolid el primer concierto de su gira 100 x 100 que supone su vuelta al ruedo ibérico tras capear un cáncer, respondía, inevitablemente a esta cuestión con un sonriente por narices Además- -el tiempo es inexorable- -Serrat cayó en la cuenta, mientras contestaba a la dichosa pregunta, de que también en un mes de mayo como éste, pero de 1965, ofrecí mi primer concierto público Para la ocasión, que le llevará por numerosas ciudades de la geografía nacional en los próximos meses de la mano de Caja Duero, el cantautor catalán se presenta en formato íntimo con Ricard Miralles al piano. Van a ser conciertos minimalistas, pero con un concepto a largo plazo señaló Serrat, quien advirtió que no nos hemos juntado los dos (por Miralles) para hacer una parrilla de canciones sin más De hecho, según confesó, los dos músicos se han pasado meses buscando un nuevo formato de las canciones hasta dejarlas en paños menores, que no desnudas lo que supone un reto para el autor de canciones tan universales como Mediterráneo o Tu nombre me sabe a hierba Ese proceso de despojamiento deja a las canciones muy a la vista, lo que nos ha supuesto mucho más trabajo para ofrecer buenos resultados El acabado del proceso de redefinición del cancionero ha sido unas versiones esenciales Y es que serán recitales muy próximos al público De hecho, contrario a los nervios que preceden a las actuaciones, Serrat no podrá notar el gusano de la vuelta. Aunque la mayor parte de la gira será en teatros y recintos con un aforo medio, el cantautor catalán también ofrecerá recitales con su habitual grupo de músicos y más esporádicamente en formato sinfónico. Sin escurrir el bulto Requerido por los periodistas para opinar sobre cuestiones de actualidad, especialmente vinculadas con su Cataluña y con la tierra de su primer concierto de la gira, Castilla y León, donde des- Defendió las demandas económicas de la Generalitat de Cataluña desde la lealtad, aunque advirtió al Ejecutivo de Maragall que la solidaridad no tiene cupo de hace meses se vive un enfrentamiento mediático por asuntos como el Archivo de Salamanca, y ahora ampliado el cruce de acusaciones a todo el país por la demanda catalana de una nueva financiación, Serrat no escurrió el bulto y se erigió en un sosegado defensor de las demandas de su tierra natal. Comenzó centrando estas polémicas en un ámbito en el que median muchos intereses y no todo lo transparentes y colectivos que deberían ser aunque se preguntó si en el resto de España se sabe que las inversiones en infraestructuras en Cataluña están por debajo de la media nacional además de la crisis profunda de toda la industria textil catalana, a lo que unió la llegada masiva de inmigrantes a Cataluña Aún así, Serrat reconoció que fuera la propuesta que fuera la que hiciese la Generalitat hubiese provocado el mismo cristo, pues al fin al cabo supone la ruptura de un stato quo Serrat se mostró convencido de que el Gobierno catalán es leal con el resto de España, y que no plantea un divorcio aunque hay que acabar, en opinión de Serrat, con el agravio financiero que está viviendo Cataluña. Sin embargo, también mostró su desacuerdo con el Gobierno de Maragall en cuestiones como el cupo, ya que la solidaridad no tiene cupo ni sobre la distribución fiscal; opinión que Serrat cree que comparte buena parte de los catalanes Siempre optimista apuntó al diálogo para solucionar cualquier tipo de conflicto, siempre desde la valentía y la lealtad asi doscientas obras se han escrito en España a partir del Quijote: desde Las bodas de Camacho de Pablo Esteve, que descubre el valor musical de Cervantes en el tardío año de 1784, hasta las más recientes partituras de Igoa, Marco, Zárate, De la Cruz, Fernández Guerra, Sotelo o Yagüe, entre otros, que en aluvión se están añadiendo a la conmemoración del 400 aniversario de la primera edición de la obra. Al hilo de esta misma celebración, la Orquesta Nacional ha organizado dos conciertos extraordinarios que se amplían con otras incursiones quijotescas incluidas en temporada. Plato fuerte de estos programas han sido las selecciones sobre las óperas de Cristóbal Halffter y José Luis Turina, interpretadas respectivamente en cada una de las jornadas del ciclo. Don Quijote ha salido del foso, de manera que al D. Q. (Don Quijote en Barcelona) de Turina se ha querido unir un resumen del famoso Don Quichotte de Massenet. Pero, claro, no todo es poner voluntad para juntar, por mucho que sea entre iguales. El programa resultó largo y grueso, demasiado brillante y tenaz, quizá elevado de volumen por acción del dinámico ejercicio de nerviosa inquietud demostrada por el maestro José Ramón Encinar, capaz, eso sí, de mantener a la Orquesta Nacional despierta durante las dos horas en las que, pletórica, se desenvolvió entusiasta cual desfacedor de entuertos. Porque el interés del concierto había de centrarse en la obra de Turina, pues era la primera vez que se escuchaba en Madrid algo de esta partitura estrenada en el Liceo de Barcelona con realización visual de La Fura dels Baus. Y, así, se adivinó la bondad de una obra que juguetea con la realización de Cervantes; que parodia género, argumento y acción con una música de inquebrantable solidez, y que puesta en concierto abruma por su dimensión orquestal. Pero, ¿es deseo del autor que las voces se subsuman en la vorágine instrumental como si de un remedo del gran Strauss se tratase? El caso es que, tal y como se ha presentado, D. Q. clama por volver al foso, librarse de innecesarios compañeros, y hacerse entender con el solo alarde de su ingeniosa inteligencia. C