Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 7 5 2005 ABC Salud CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA TABAQUISMO LA SALUD EN LOS MAYORES P or encima de la situación económica, la salud es lo que más preocupa a los mayores y no sólo por los datos que arrojan estudios realizados en la década pasada en España, sino porque son el colectivo que es visto como una carga que pesa sobre los sistemas sanitarios y amenaza su sostenibilidad financiera. Esto es un hecho probado, que no aceptado por muchos. Los criterios economicistas priman cada vez más entre una gran mayoría de los responsables de la política sanitaria, que podrían ser definidos como activistas de la gerontofobia. Pero los mayores tienen, afortunadamente, gran fuerza en la sociedad y portavoces capaces de hacer lo imposible por combatir estas actitudes. Así, Eduardo Rodríguez Rovira, ahora al frente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma) y durante muchos años buen gestor de industrias farmacéuticas multinacionales, se puede hablar también de una discriminación institucional; esto es, cuando el sistema sanitario es incapaz de adaptarse a las necesidades cambiantes de una población también cambiante, como sucede cuando los hospitales están pensados para atender a personas adultas con enfermedades agudas y no a mayores con enfermedades crónicas. Se plantea entonces el problema- -argumenta Rodríguez Rovira- -de pacientes mayores frágiles con pluripatologías, con alta tasa de reingresos, a los que hay que dar de alta con sus enfermedades crónicas porque se necesitan sus camas para otros enfermos, sin tener resuelto el lugar de destino. Y esto es así porque no hay centros públicos de larga estancia, ni tienen recursos para acudir a un centro privado y, en muchos casos, no puede ser en su propio domicilio El convenio suscrito entre los Ministerios de Sanidad y Trabajo, para paliar las desigualdades en el ámbito de la salud, existentes entre hombres y mujeres, promoviendo la salud, previniendo enfermedades y proponiendo estilos de vida más saludables para paliar desigualdades, es criticado razonablemente por el presidente de Ceoma. Rodríguez Rovira no ha encontrado respuesta a preguntas como ¿por qué se da prioridad a las mujeres sobre los hombres en las desigualdades sobre salud? o ¿por qué no se ha dado prioridad a las personas mayores? Y expresa su temor de que la edad se está convirtiendo en un filtro a la hora de someter a los pacientes a determinadas intervenciones. A la decisión de dejar el tabaco debe sumarse un mayor control del peso corporal REUTERS Engordar reduce hasta en un 38 %lo s beneficios pulmonares de dejar de fumar Las ventajas de abandonar el tabaco siguen siendo muy superiores b Impedir que aumente el peso tras dejar el tabaco es clave en los tratamientos de deshabituación. Los expertos reclaman también una mayor actividad física G. Z. MADRID. Dejar el tabaco sigue siendo la mejor elección. Pero habría que añadirle otra necesidad: impedir que nuestro peso aumente. Esta es una de las conclusiones de una investigación de carácter europeo que publica hoy The Lancet y en la que han participado dos clínicos españoles, Josep M. Antó y Jordi Suñé, del Instituto Municipal de Investigaciones Médicas- Hospital del Mar de Barcelona. Engordar puede ser una de las consecuencias de dejar de fumar. Lo que se desconocía es que ese hecho redujese los beneficios en el funcionamiento pulmonar que se derivan de la acertada decisión de abandonar el consumo de tabaco. Y lo hace de una forma intensa. Hasta en un 38 en el caso de los hombres y hasta un 17 para las mujeres. Toda una paradoja- -ya que las mujeres son más proclives a incrementar su peso que los hombres- -que tiene respuesta: la diferencia está en dónde se acumulan las grases, en la zona abdominal en el caso de ellos, en caderas y muslos en ellas. Josep M. Antó insiste en que pese a estos datos dejar de fumar sigue siendo la mejor opción para recuperar un óptimo funcionamiento pulmonar. No en vano, el envejecimiento disminuye estas funciones, pero el tabaco acelera este retroceso. Pero añade una cuestión más, como es la necesidad de incorporar estrategias sanitarias que dificulten que quienes deciden dejar el tabaco incrementen su peso, en aras de una mejor recuperación de la capacidad pulmonar. En similares términos se manifiesta un editorial de The Lancet que acompaña a la investigación y que incide en lo importante que es la promoción de la actividad física y el control del peso durante el periodo que sigue a la decisión de abandonar el tabaco. El estudio analiza a 6.600 personas de 27 centros europeos que participan desde 1991 en un estudio europeo sobre salud respiratoria. En esos momentos tenían edades comprendidas entre los 20 y los 44 años y casi ninguna enfermedad manifiesta. Este mismo grupo volvió a ser analizado entre 1998 y 2002, con lo que se pudo determinar a través de espirometrías su capacidad pulmonar. PSICOLOGÍA Quince de cada cien menores de edad sufren trastornos de conducta VÍCTOR M. OSORIO MADRID. ¿Ha robado? ¿ridiculiza a otros? ¿discute por todo? Estas son algunas de las preguntas que utiliza la técnica de diagnóstico precoz Esperi para prescribir perturbaciones en los menores. Este modelo de test ha dado lugar a un estudio en el que se afirma que el 15 por ciento de los menores de edad padecen trastornos de conducta y, de ellos, un 80 por ciento son casos sin diagnosticar. Los problemas más frecuentes que sufren los jóvenes son los comportamientos desafiantes y la hiperactivi- dad, con una prevalencia del 10 aunque según Javier San Sebastián, jefe de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Ramon y Cajal, estos trastornos con frecuencia se solapan En cuanto a las causas, afirmó que son múltiples y tienen una base biológica, psicológica y social Problemas como el mobbing el fracaso escolar o la violencia juvenil están íntimamente relacionados con este tipo de trastornos que afectan no sólo a los menores, sino también a los padres y a la sociedad en su conjunto