Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 5 2005 Sociedad 51 Salud El doble de enfermos El asma se ha convertido en una de las enfermedades crónicas más importantes en España, aunque existen diferencias de cronicidad entre Comunidades. En 1993 afectaba al 2,6 en 2001 al 4,8 Sólo en Madrid hay aproximadamente 500.000 afectados. Las tasas de prevalencia del asma varían entre el 14,5 de la población de Huelva, al 10 en Albacete, el 9,4 en Oviedo o el 6,5 en Barcelona. No existen causas claras para justificar estas diferencias. El factor ambiental de más riesgo son los alergenos. El momento de la vida en que se produce la exposición alergénica, así como la dosis a la que se ha estado expuesto, tienen su importancia. Una mayor exposición a los ácaros del polvo se relaciona con una mayor prevalencia de asma posterior. Tabaco y contaminación. El hábito de fumar materno incrementa el riesgo de asma hasta un 37 a los 6 años y hasta un 13 después. Las partículas de combustión pueden transportar alergenos, lo que hace de la contaminación un factor desencadenante. que existe un infradiagnóstico por falta de sospecha. Quizá haga falta lograr una mayor accesibilidad del enfermo al especialista Desde el Servicio de Neumología del Hospital Clínico de Barcelona, César Picado, alerta de que en ocasiones los facultativos no hacen un diagnóstico preciso de la gravedad de la enfermedad, por lo que no se da un tratamiento adecuado Una niña con asma utiliza un broncodilatador para superar una crisis El asma se ha convertido en una de las enfermedades crónicas más importantes a lo largo de la última década. Casi un 5 de españoles la padecen, pero su escaso diagnóstico, la poca accesibilidad a los especialistas y la falta de seguimiento de los tratamientos dificultan su control Vivir sin aire TEXTO: GONZALO ZANZA FOTO: ENRIQUE DEL RÍO Atención especializada Picado no cree que sea posible siempre derivar a los enfermos a los especialistas: La carga asistencial en muchas Comunidades Autónomas es muy grande. La atención a los asmáticos, como a todos los enfermos crónicos, es un problema de equipo, por lo que es importante una buena enfermería, y tampoco hay muchas Por todo ello cree muy importante la comunicación con el enfermo, tanto que los médicos no deben imponer su condición, sino entender y negociar con el paciente, hasta lograr que entienda su enfermedad Si no es así, los pacientes no afrontarán adecuadamente el tratamiento de su dolencia crónica Desde la Sociedad Catalana de Pneumología, Ferran Morell, jefe de Neumología del Hospital Vall d Hebron de Barcelona, asegura que uno de los retos de la enfermedad es el diagnóstico porque se estima que solo se detectan la mitad de los casos. Morell opina que es necesario que exista una buena coordinación entre los profesionales sanitarios, dado que se trata de una enfermedad que actualmente controlan diversas especialidades Un estudio de este neumólogo reveló que el control de los pacientes es deficiente y que del conjunto de enfermos moderados y graves a los que se administra tratamiento con corticoesteroides inhalados- -el 70 solo la mitad seguían el tratamiento MADRID. El asma es una de las enfermedades crónicas cuyo curso se extiende a todas las etapas de la vida. Su sintomatología, muchas veces leve, dificulta su diagnóstico y tratamiento. Pero los problemas para su adecuado control recaen no sólo sobre el colectivo médico, sino también sobre el paciente. El asma afecta en estos momentos a un 4,8 de los españoles, aunque otros estudios lo elevan hasta un 12 Su prevalencia se ha elevado desde un 2,6 en 1993 al actual del 4,8 Pero no solo preocupa el progresivo aumento de las cifras que se registran de esta enfermedad; también el de los enfermos que no siguen el tratamiento correcto. Esos suponen tres cuartas partes de los diagnosticados. Lo dice Julio Ancochea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital La Princesa de Madrid: Más del 75 de los enfermos no están bien controlados, tal y como lo definen las guías de la Organización Mundial de la Salud y otros de consenso para el control del asma En las terapias del asma se produce una paradoja porque se conoce muy bien su patogenia y los tratamientos son bastante eficaces, pero sin embargo, las terapias no son todo lo efectivas que debieran. Ancochea da varias razones, entre las que destacan las decisio- nes de los propios enfermos: Hay pacientes que infravaloran su sintomatología, que se aconstumbran a vivir con limitaciones pero también médicos y enfermos conformistas, que no buscan que los afectados tengan vida plena ya que se habituan a vivir con limitaciones. A estas cuestiones se sumarían hechos como que muchos pacientes no saben utilizar adecuada- mente instrumentos para la inhalación de fármacos y que otros muchos, más del 60 abandonan los tratamientos en cuanto notan una mejora para después recaer. Pero también existen otros problemas que radican en la falta de acceso a los especialistas y en la congestión de los centros de atención primaria. Para Ancoechea el problema es claro, por- El mal control del asma provoca el 70 de los gastos que origina Un 4 de las consultas en atención primaria tienen como causa el asma. Su cada vez mayor prevalencia está haciendo del asma una de las enfermedades con mayor incidencia en los gastos de la sanidad pública. El problema no reside tanto en este hecho sino en como se aplica. Según la Sociedad Española de Medicina General, el 70 de los costes sanitarios del asma está provocado por el mal control de la enfermedad. Estos gastos están ocasionados por los costes directos, como son la compra de fármacos o las visitas a los servicios sanitarios (urgencias, ingresos... y los indirectos. Estos últimos, que son los recursos perdidos, incluyen los gastos por bajas laborales, incapacidades, jubilaciones anticipadas y muertes prematuras. Un dato que recalca la falta de control de la enfermedad son las cifras que proporciona la Organización Mundial de la Salud. Según la agencia de Naciones Unidas, el 43 de los afectados incumple los tratamientos agudos y un 28 añadido las terapias de mantenimiento para controlar esta enfermedad crónica.