Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 5 2005 47 Farmaindustria advierte que si Sanidad no atiende sus alegaciones, los laboratorios irán a los tribunales Jordi Casas Senador de Unió Democrática José María Mur Senador del PAR Estados Unidos prohibirá a los homosexuales la donación de esperma La normativa entrará en vigor el 25 de mayo y afectará también a otras células y tejidos la medida con el argumento de que la posibilidad de que los homosexuales sean portadores del virus del sida es mucho mayor que la media ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Esperma maldito. Aunque el argumento viene adobado con las corcheas de la necesidad de evitar la infección de sida, la pretensión de las autoridades sanitarias de Estados Unidos de prohibir que cualquier hombre que haya mantenido una relación homosexual durante los últimos años pueda donar esperma de manera anónima ha sido interpretado como una forma de estigmatizar a este colectivo. El nuevo reglamento sobre donación de esperma de la Oficina de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (cuyo acrónimo anglosajón se lee como FDA) va camino de convertirse en ley pese a las protestas que ha suscitado la idea en algunos sectores. Según la FDA, las posibilidades de que los homosexuales tengan el virus del sida es mucho mayor que la media, de ahí la necesidad de extremar las medidas de protección. Leland Traiman, directora de una clínica que atiende problemas de fecundidad y recibe a donantes de esperma en la localidad californiana de Alab Se justifica El proyecto de ley parte de una confusión grave. La cuestión es reconocer los derechos y efectos de las uniones homosexuales, no eliminar otros derechos de ampliar derechos de personas que hasta ahora no lo tenían, hemos legislado una iniciativa que amplía el matrimonio civil; es una buena medida de ampliación de derechos que no perjudica a nadie y beneficia a muchas personas, y como tal ley obliga a los funcionarios públicos a llevar a cabo los trámites No creemos que la terminología sea la adecuada. Hay que regular la objeción de conciencia sin perjuicio a los derechos de las personas Proceso en la Cámara Alta El pasado jueves se inició la admisión de enmiendas (parciales y totales) al proyecto de ley sobre el matrimonio gay en el Senado, que en principio se prolongará hasta el 17 de mayo, aunque el PP anunció que intentará dilatar el proceso. Jordi Casas, senador de UDC, ya ha presentado un veto en la Cámara Alta. El Grupo Parlamentario Popular en el Senado también planteará esta posibilidad, excepto si el PSOE accede a negociar el cambio de la denominación, la cuestión de la adopción y la inclusión de la objeción de conciencia. Y que se nos garantice que, a la vuelta en el Congreso, se aprueben las modificaciones apuntó Pío García Escudero. El PP cuenta con 126 senadores, a sólo cuatro de la mayoría absoluta. Además del voto de Casas, PNV y Convergencia han anunciado que darán libertad de voto a sus senadores. El alcalde de La Coruña, y senador socialista, Francisco Vázquez anunció en su día que no apoyará la ley. Si se vetase el proyecto, pasaría de nuevo al Congreso, que habría de ratificarlo por mayoría absoluta. meda, declaró a la misma agencia que en función de ese reglamento, un hombre heterosexual que practicó el sexo sin ningún tipo de protección con prostitutas seropositivas sería un buen donante un año después, pero un homosexual monógamo comprometido en una relación sexual segura no sería un buen donante de esperma, a menos que haya permanecido célibe durante cinco años Evitar la discriminación Traiman, como otras voces críticas, acusa a la agencia federal de estigmatizar a los homosexuales en vez de establecer un proceso de descarte de posibles donantes en función de sus costumbres sexuales, al margen de que el candidato sea homosexual o heterosexual. La clínica californiana sugiere que para evitar riesgos innecesarios y no propiciar la discriminación se congele una muestra de la donación durante seis meses y al cabo de ese período se analice una nueva partida de esperma del mismo individuo para estar seguros de que no hay indicios de VIH (el virus de inmunodefiencia adquirida) o de otras enfermedades infecciosas. Está previsto que la nueva normativa entre en vigor el próximo 25 de mayo y afecte tanto a la donación de esperma como de células y tejidos. Mientras, la FDA insiste en que sus planes no pretenden discriminar a nadie. Posible veto en el Senado Por contra, el portavoz del Partido Popular en el Senado, Pío García Escudero, consideró lógica y absolutamente respetable la posición de la Iglesia, y mostró la disposición de su grupo parlamentario a interponer un veto, que tiene muchas posibilidades de prosperar contra el proyecto de ley aprobado en el Congreso. Un veto que el jueves presentó el senador de Unió Democrática de Catalunya, Jordi Casas. No obstante, indicó que estaríamos dispuestos a negociar con el PSOE sobre tres cuestiones: cambiar la denominación, porque matrimonio es otra cosa no permitir la adopción; y negociar la inclusión de la cláusula de conciencia, para que se aplique sobre todo a los funcionarios rromper la institución del matrimonio. Esa unión es en realidad una falsificación legal del matrimonio, tan dañina para el bien común, como lo es la moneda falsa para la economía de un país. Pensamos con dolor en el perjuicio que se causará a los niños entregados en adopción a esos falsos matrimonios y en los jóvenes a quienes se dificultará o impedirá una educación adecuada para el verdadero matrimonio. Pensamos también en las escuelas y en los educadores a quienes, de un modo u otro, se les exigirá explicar a sus alumnos que, en España, el matrimonio no será ya la unión de un hombre y de una mujer. Ante esta triste situación, recordamos, pues, dos cosas. Primero, que la ley que se pre- tende aprobar carecería propiamente del carácter de una verdadera ley, puesto que se hallaría en contradicción con la recta razón y con la norma moral. La función de la ley civil es ciertamente más limitada que la de la ley moral, pero no puede entrar en contradicción con la recta razón sin perder la fuerza de obligar en conciencia. En segundo lugar, y como consecuencia de lo anterior, recordamos que los católicos, como todas las personas de recta formación moral, no pueden mostrarse indecisos ni complacientes con esta normativa, sino que han de oponerse a ella de forma clara e incisiva. En concreto, no podrán votar a favor de esta norma y, en la aplicación de una ley que no tiene fuerza de obligar moralmente a nadie, cada cual podrá reivindicar el derecho a la objeción de conciencia. El ordenamiento democrático deberá respetar este derecho fundamental de la libertad de conciencia y garantizar su ejercicio. Es nuestro deber hablar con claridad cuando en España se pretende liderar un retroceso en el camino de la civilización con una disposición legal sin precedentes y gravemente lesiva de derechos fundamentales del matrimonio y de la familia, de los jóvenes y de los educadores. Oponerse a disposiciones inmorales, contrarias a la razón, no es ir en contra de nadie, sino a favor del amor a la verdad y del bien de cada persona. Madrid, 5 de mayo de 2005 Una pareja de homosexuales tras casarse en San Francisco a finales de 2004 AP