Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid SÁBADO 7 5 2005 ABC Trescientos menores de 35 años recibieron ayer las llaves de su vivienda- -pública y en alquiler- -en Sanchinarro. Tras cada uno se esconde una historia de necesidades, decepciones y mucha, mucha tenacidad Joven con pocos ingresos y cargado de paciencia busca piso TEXTO: SARA MEDIALDEA FOTOS: SIGEFREDO María y José Ángel quemaban el móvil a los pocos minutos de recibir las llaves de su vivienda: ¡Ya las tenemos! confirmaban a padres y amigos. Tras años viviendo en un piso de 39 metros cuadrados en General Oraá, sin baño al principio, y tan oscuro que había que estar todo el día con la luz encendida ayer se asomaban a los ventanales de su nuevo salón gozando de un baño del sol de mediodía y con la sierra como paisaje de fondo. Su odisea comenzó años atrás: apenas 10 metros cuadrados para cada miembro de su familia- -matrimonio y dos chavales- -eran poco, muy poco. La primera vez que me presenté, quedamos en lista de espera. Lo intenté de nuevo y ¡mira! María optó por el alquiler porque no me quedó otro remedio; habría preferido comprarlo El climalit de las ventanas le encanta: Es muy bueno; se ha portado el Ayuntamiento Su vivienda es una de las 300 que ayer entregó el alcalde, Al- berto Ruiz- Gallardón, en el barrio de Sanchinarro, dentro de la segunda promoción de pisos de alquiler para jóvenes que promueve la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) Lo que menos le gustó a María fue el asfixiante papeleo previo a la adjudicación. Yo qué sé las veces que fui a ver las listas. Y el mismo papel, te lo pedían cuarenta veces... Asienten Pilar y Nuria, ahora vecinas de rellano. Todas jóvenes, todas con años de experiencia en la búsqueda de un sitio donde vivir a precios compatibles con los salarios reales. Nuria probó primero con cooperati- vas de vivienda pero no me salió; esto del alquiler público ha resultado mucho más rápido y mejor A la vista está: sostiene las llaves de su vivienda, 79 metros cuadrados y tres habitaciones, a la que sólo le pone una pega: Le falta una terraza; a mí me gustan tanto... El alquiler no termina de convencerla: Es como tirar el dinero En su caso, la mensualidad a pagar no llega a 450 euros. De ahí que esperen con la ilusión puesta en esa posibilidad de optar a la compra de su casa cuando pasen diez años. Experiencia en la búsqueda Las condiciones del contrato se revisan a los dos años; no podré casarme o superaré los ingresos José Antonio no llega a los 30, pese a lo cual reune un abultado currículum como cazapisos se presentó a dos convocatorias anteriores de viviendas en propiedad y a la primera de pisos de alquiler municipales, además de a varias cooperativas. El mercado libre le resulta totalmente inaccesible: Debí haberme metido antes, cuando empecé a trabajar, y los pisos aún no estaban tan caros. Pero con 18 años no piensas en eso Se enteró de esta segunda convocato-