Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 5 2005 Internacional 29 ELECCIONES EN EL REINO UNIDO Zapatero traslada a Blair su deseo de afrontar unidos los retos de la UE El Gobierno español dice que compartimos más que discrepamos b La necesidad de colaboración NADA QUE VER CON IRAK Tony Blair ha sufrido un correctivo. Un serio correctivo que muchos intentarán ahora achacar a la política de su Gobierno en la guerra de Irak. Convendría también que quienes eso creen explicasen entonces por qué el Partido Conservador no ha sido igualmente castigado y no ha perdido votos ni escaños frente a los candidatos del Partido Liberal- Demócrata, los únicos abiertamente opuestos a esa guerra. No hay nada más peligroso que intentar adaptar la realidad a ideas preconcebidas y son muchos los que intentan hacer eso desde que empezaron a conocerse los resultados en la madrugada del viernes. El retroceso del laboRAMÓN rismo encabezado por PÉREZ- MAURA Blair se debe al desafecto del ala izquierda del electorado, la que nunca se creyó la milonga del Nuevo Laborismo y la Tercera Vía. La que no cree en las reformas liberales que Blair ha puesto en marcha. La que se siente hoy cómoda votando a un Partido Liberal- Demócrata que no puede estar más alejado de lo que ya está de las tesis que sostenía cuando Winston Churchill engrosaba las filas liberales. Quizá también la que es crítica con Blair por su actuación en Irak, pero la que lo hubiera sido igualmente si se hubiera atacado a Sadam después de ocupar Tel Aviv. El rebelde ex laborista y vencedor en esta elección contra su antiguo partido, George Galloway, era partidario de negociar y no atacar a Sadam incluso cuando sus tanques paseaban por Kuwait City. Como quedó dicho en estas páginas el pasado jueves, este resultado anticipa una legislatura breve para Blair. Es probable que en el plazo de un año, coincidiendo con la resolución que den los británicos a la Constitución Europea, que él defiende, el primer ministro ceda los trastos a su segundo y figura clave de esta campaña, el canciller del Exchequer Gordon Brown. La cuestión ahora es qué futuro aguarda a los conservadores. Michael Howard anunció ayer que dimitirá tras ver cómo su partido seguía virtualmente estancado en porcentaje de votos, aunque con avances significativos en escaños. Y lo que es más importante, durante las dos últimas legislaturas, los conservadores no eran un partido británico, sino inglés. Ahora han recuperado posiciones en Gales y Escocia, algo vital si se quiere ser un partido de gobierno. Howard dirigirá una transición pausada, sin el dramatismo que engendró a sus predecesores William Hague e Ian Duncan- Smith. Pero la clave está en que el nuevo jefe conservador sea capaz de devolver a sus filas el ansia de liderar el país como lo hizo Thatcher y no de plegarse a los vientos que soplen en cada momento. Eso es lo que hacen los dirigentes con verdadera vocación histórica. No lo ha hecho Blair y no será fácil que los conservadores encuentren uno entre los suyos. Pero tienen la base de un sólido partido. Hoy más fuerte que ayer. con el futuro Ejecutivo de Blair fue el principal mensaje de los dirigentes europeos, que evitaron hacer referencias a Irak G. L. A. MADRID. El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, felicitó personalmente a Tony Blair por su victoria electoral- -primero por telegrama y después en conversación telefónica- y le manifestó su voluntad de que nuestras dos naciones trabajen unidas y en plena coordinación ante los retos que la sociedad internacional y, en particular, la Unión Europea, tienen ante sí El Gobierno español está dispuesto a continuar y profundizar las relaciones bilaterales que ambos consideramos de suma importancia para nuestros dos países prosigue el telegrama, que concluye prometiendo que la próxima presidencia británica de la UE contará con el apoyo decidido de España para cumplir sus objetivos, en beneficio de toda la Unión La vicepresidenta primera y portavoz, María Teresa Fernández de la Vega, que comenzó su comparecencia tras la reunión del Consejo de Ministros trasladando la enhorabuena del Ejecutivo español a Blair, aseguró que la satisfacción de Zapatero por la victoria de su correligionario de la Internacional Socialista no tiene ningún pero a pesar de los contenciosos entre ambos gobiernos. Las relaciones entre España y el Reino Unido son las propias entre dos países aliados y amigos, que tienen contenciosos en algunas cuestiones, pero son más las cosas que compartimos que aquellas en las que hay discrepancias dijo, para concluir que seguiremos trabajando, como hasta ahora, desde la lealtad Rodríguez Zapatero y Blair, el año pasado en Londres Por su parte, los dirigentes europeos felicitaron también a Tony Blair por su tercera victoria consecutiva. La necesidad de unidad y de colaboración en el futuro fue el mensaje principal de los telegramas y fax enviados a Londres por los gobernantes europeos, ansiosos por superar las divisiones ocasionadas hace dos años por la guerra de Irak, informa Ap. REUTERS G- 8 y UE, presidencia británica El presidente francés, Jacques Chirac, dijo sentirse encantado de poder continuar la colaboración con Blair en cuestiones críticas como la integración de Europa. Chirac y otros líderes europeos prometieron trabajar con Blair durante el año de presidencia rotativa del Reino Unido en el grupo G 8 y sus seis me- ses al frente de la Unión Europea. Con gran placer le envío mis felicitaciones más cordiales por su nueva victoria escribió Chirac, y añadió una nota manuscrita al texto mecanografiado, en la que lo felicitaba también por su cumpleaños, ya que ayer Blair cumplía 52 años. El canciller alemán, Gerhard Schröder, escribió a Blair que, con su reelección, se ha obsequiado a sí mismo el mejor regalo posible de cumpleaños Le deseo sinceramente mucho éxito, suerte y bienestar personal añadió el canciller, que en su momento, a diferencia de Blair, se opuso a la guerra de Irak. El presidente del gobierno italiano, Silvio Berlusconi, afirmó que este resultado en las elecciones generales por tercera vez consecutiva premia su línea política Bush y el premier australiano, primeras felicitaciones ABC MADRID. Los dos primeros líderes mundiales en felicitar a Blair fueron el primer ministro australiano, John Howard, y el presidente estadounidense, George W. Bush. No sólo por proceder del ámbito anglosajón sino ante todo por la estrecha alianza que los tres dirigentes mantienen en la guerra de Irak. El primer ministro australiano, que como Blair y también como el presidente estadounidense consiguió mantenerse en el cargo pese a haber enviado a sus soldados a Irak, dijo que había llamado al líder laborista para felicitarle por su hazaña histórica, aunque añadió que sus simpatías naturales en la política británica están con la otra parte, con los conservadores Por su parte, un portavoz de la Casa Blanca anunció que el presidente Bush llamó al primer ministro Tony Blair para felicitarle por la victoria, y expresar su deseo de continuar trabajando con él El presidente norteamericano llamó por teléfono al dirigente laborista británico cuando se encontraba a bordo de su avión, el Air Force One en ruta hacia Europa para comenzar una gira oficial por varios países con motivo de la conmemoración del fin de la Segunda Guerra Mundial. George W. Bush deseaba una victoria de Blair en las elecciones británicas, pero evitó con esmero manifestar abiertamente su apoyo al líder laborista durante la campaña.