Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 5 2005 25 La mayoría de los iraquíes desean que el Islam sea la fuente que inspire las leyes del país La victoria de Fatah en las municipales palestinas no ensombrece el buen resultado de Hamás Las papeletas para Howard se amontonan en un colegio electoral de Folkestone AP Una niña iraquí, entre soldados británicos ayer en la localidad de Basora AP Los liberal- demócratas han obtenido la cifra de diputados más alta en los últimos ochenta años Blair estará obligado a consultar más las cosas con su gobierno y a tener más en cuenta a sus diputados vaya a cambiar su manera personalista de hacer política. Así lo apuntaba Andrew Marr, jefe de política de la BBC, para quien el resultado electoral forzará un cambio de estilo, de tono y de agenda de Blair, obligado a consultar más las cosas con su Gobierno y a tener más en cuenta a sus diputados. El ala izquierda laborista quiere forzar el relevo de Blair por Brown en 2007 La igualdad entre blairitas y brownitas anuncia una lucha enconada la Constitución europea, que se encuentra en el aire a la espera de la convocatoria francesa, marcaría el calendario de la sucesión E. J. BLASCO LONDRES. Si la campaña electoral supuso la visualización del canciller del Tesoro, Gordon Brown, como futuro sustituto de Tony Blair, los resultados no sólo confirman la sucesión sino que probablemente la aceleran. Con la autoridad de Blair seriamente dañada, ya no le caben presuntas maniobras de última hora para propiciar la gestación de otro líder; con una mayoría tan ajustada sólo el peso de Brown en el laborismo puede prevenir de descalabros parlamentarios en este tercer mandato. Blair anunció hace ya meses que éstas serían sus últimas elecciones, y al comienzo de la campaña expresó su deseo de agotar la legislatura. Pero una reducida mayoría de 66 escaños, con la que no habría podido hacer aprobar la entrada en la guerra ni la última ley antiterrorista, por citar dos iniciativas polémicas que provocaron la rebelión de un nutrido grupo de diputados laboristas, va a dificultar enormemente la tarea del primer ministro. Por ello es posible que adelante su marcha, forzado por el ala izquierda del laborismo, francamente partidaria de Brown. Lo normal es que, de producirse una renuncia anticipada, ésta no se lleve a cabo al menos hasta finales de 2006 o, más probablemente, en 2007. Sobre todo si finalmente se celebra el referéndum sobre la Constitución europea, previsto para dentro de un b El referéndum sobre año. Es Blair quien tiene que arriesgarse a una posible derrota en la convocatoria- -su mermada autoridad aún dificultará más la campaña del sí para dejar a Brown limpio de mancha. Si Tony Blair triunfa, tendría ocasión de retirarse con laureles. El no francés Pero el referéndum no se llevaría a cabo si el día 29 gana el no en Francia, con lo que no habría calendario para una futura marcha de Blair y comenzaría de inmediato la presión de la camarilla de Brown para forzar un rápi- El impacto de la guerra de Irak En la misma noche electoral, Tony Blair se había referido a la guerra, asumiendo la enorme importancia que este asunto ha tenido en el resultado electoral. Sé que la guerra de Irak ha dividido al país, pero espero que ahora podamos unirlo de nuevo y mirar la futuro, allí y aquí declaró el líder de los laboristas. El impacto de la guerra hizo que se produjera un importante trasvase de votos laboristas a los liberal- demócratas en las cuarenta circunscripciones con mayor población musulmana. También que el independiente ex laborista George Galloway ganara en un distrito de Londres, aupado por organizaciones islámicas y un único discurso centrado en el conflicto de Irak. Sin embargo, Keg Keys, padre de un soldado muerto y candidato independiente no logró vencer a Blair en su misma circunscripción. Por lo que se refiere a las formaciones nacionalistas de Escocia y Gales, el SNP subió a seis escaños mientras que el Playd Cymru bajó a tres. Sin representación se quedaron BNP, Verdes, UKIP y Veritas. Todo pasa por un pacto entre Blair y Brown, más concreto del que hasta ahora hayan podido establecer do adiós del primer ministro, al que sólo se le permitiría la gracia de la presidencia europea que le corresponde al Reino Unido el próximo semestre. Así la cosas, todo pasa por un pacto entre Blair y Brown, más concreto del que hasta ahora hayan podido establecer, que tranquilice a éste y sobre todo apacigüe a la cincuentena de reconocidos diputados brownitas que se sentarán en el grupo parlamentario. En el grupo habrá otra cincuentena de estrictos blairitas con lo que la lucha puede ser encarnizada si sus jefes de facción no acuerdan un calendario. Si hasta ahora Blair tenía la sartén por el mango, en esta tercera legislatura la posición de fuerza le corresponde a Brown, por el resultado electoral y porque las fidelidades de los diputados no adscritos a ninguna de las dos tendencias deberán ganarse la gracia del futuro líder. David Blunkett vuelve al gobierno laborista, Geoff Hoon sale E. J. B. LONDRES. Blair quiso demostrar que piensa aprovechar a fondo este tercer mandato con una rápida remodelación del gobierno, en el que como canciller del Tesoro sigue Gordon Browm, con quien debatió una composición que busca un equilibrio entre ambos. La principal novedad es el regreso como ministro de Trabajo de David Blunkett, que a finales de 2004 dimitió para probar la paternidad de los hijos de una ex amante. También hay que destacar la marcha de Defensa de Geoff Hoon, marcado por la guerra de Irak. Hoon pasa a ser el líder de los Comunes en sustitución de Peter Hain, nuevo ministro para Irlanda del Norte. Siguen en sus puestos John Precott (vice primer ministro) Jack Straw (Exteriores) Charles Clarke (Interior) y Ruth Kelly (Educación) John Reid va a Defensa y le sustituye en Sanidad Patricia Hewitt.