Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 5 2005 Nacional LA RECTA FINAL DEL PROCESO DE NORMALIZACIÓN DE INMIGRANTES 17 Guía práctica para el último día Desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche permanecerán abiertos ininterrumpidamente 193 centros de la Seguridad Social en toda España, en los que no se necesitará cita previa, para que todos los empresarios que quieran presentar la solicitud de normalización de sus trabajadores puedan hacerlo dentro del plazo fijado por el Ejecutivo. En Madrid estarán abiertas 43 oficinas, también sin cita previa. Una vez que estos centros cierren sus puertas, las personas que todavía no hayan podido presentar los papeles podrán acudir a las delegaciones del Gobierno en las diferentes capitales de provincia hasta las doce de la noche. El empresario está obligado a acudir a la oficina de la Seguridad Social correspondiente si quiere regularizar a un inmigrante. La excepción: empleadas de hogar discontinuas, que pueden hacer el trámite. Más información en la página web del Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales (www mtas. es) o bien en el servicio telefónico 902 401 015. entrada sólo dejan entrar a los inmigrantes que vayan acompañados del empresario, pues es éste el único que puede presentar los documentos, salvo que el trabajador acuda con un poder notarial. Sin embargo, todavía en la sala de espera algunos irregulares aguardan a sus patronos. Es el caso de Christian, un joven rumano trabajador de la construcción, que acudía ayer por primera vez porque, después de dos años en España, todavía no estaba empadronado. En la sala de espera de la Tesorería son muchos los que, una vez superado el primer corte, aguardan su turno. Una pantalla electrónica va indicando quiénes son los elegidos para pasar ante los funcionarios que aceptarán o rechazarán sus peticiones. Unos 2.000 trabajadores han doblado su turno- -trabajando mañana y tarde- -desde el comienzo del proceso, y en los últimos días encuentran dificultades para aguantar el tirón. Uno de ellos acompaña amablemente a los que no encuentran la mesa a la que tienen que acudir o a los despistados que, después de tan- traducirlos, alargando más la espera. Ante estos contratiempos, los requisitos previos se han flexibilizado en los últimos días. Maribel, una de las funcionarias de la avenida del Mediterráneo 20, explica que finalmente están aceptando las solicitudes por el llamado empadronamiento por omisión esto es, con recibos de envío de dinero, billetes de avión que acrediten que llegaron a España antes del 8 de agosto, tarjetas sanitarias... Todo ello, eso sí, sellado en el Consistorio correspondiente y a condición de que el padrón oficial esté entregado en un plazo de quince días. Otro tanto ocurre con el informe de penales: dos semanas de prórroga. Felicitaciones y abrazos Una vez acabado el trámite, empleadores y empleados salen de las salas habilitadas con rostros sonrientes. Se felicitan; algunos, incluso, se abrazan. Saben que ahora les quedan por delante varios meses hasta recibir la contestación definitiva, pero se sienten afortunados sólo por llegar a entrar. Para María José Tarrero, secretaria general de la Tesorería de la Seguridad Social, era previsible que en los últimos días se produjera una mayor afluencia, como sucede siempre en los procesos con un plazo de finalización Por ello, en Madrid han abierto tres oficinas más sin cita previa, que se unieron ayer a las dos ya existentes. Se han ido habilitando en función de las necesidades afirma Tarrero ante la pregunta de por qué no se habían puesto a disposición de los inmigrantes antes. Hoy la lucha ya no será sólo contra la cola, sino contra el tiempo. Los que aún no han conseguido presentar sus papeles tienen un breve plazo para hacerlo. Desde la Tesorería General de la Seguridad Social confían en que todos los interesados puedan entregar sus documentos en cualquiera de las 193 oficinas que permanecerán operativas en toda España desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche. Además, a partir de ese teórico cierre y hasta las doce de la noche se prolongará el proceso en las delegaciones de Gobierno de las diferentes capitales de provincia. Una vez acabado el trámite, todo son rostros sonrientes. Se felicitan; algunos, incluso, se abrazan to tiempo de cola, resulta que se les ha pasado su número. Los nervios se conjugan con la esperanza en lo que parece el final del camino. En principio, los encargados de la seguridad que custodian la puerta de Últimos detalles Los empleadores que sí han llegado entregan todos los papeles: certificado de empadronamiento, contrato de trabajo y antecedentes penales del país de origen. La mayoría acude con todo en regla. Sin embargo, otros no han podido arañar segundos al tiempo; los Ayuntamientos, encargados de los empadronamientos, se han visto desbordados, mientras que los certificados de penales tardan más de lo previsto y, en algunos casos, llegan en un idioma distinto del español, por lo que hay que Inna Empleada del hogar bielorrusa César Augusto Jardinero dominicano Me dijeron que no era necesario que viniera mi jefa Esta joven bielorrusa acudía ayer por primera vez a la cola del centro de la Seguridad Social de la avenida del Mediterráneo porque hasta el jueves no le ofrecieron un contrato. La dueña de la casa en la que trabaja no la acompañó en la cola porque le dijeron que no era necesario; los trabajadores de hogar discontinuos no necesitan ir acompañados de sus patrones. A Inna se la ve feliz en España, incluso ya ha debutado en el mundo de la publicidad, con dos anuncios a sus espaldas, y en la televisión, con un breve papel en la serie Aquí no hay quien viva Si no me dan los papeles, me caso con una mujer española Este joven dominicano no se muerde la lengua. César Augusto fue militar en la República Dominicana y sirvió en Irak integrado en la Brigada Plus- Ultra. Cuando regresamos a nuestro país, no nos pagaron lo prometido. En ese momento decidí marcharme a España dice. Ahora quiere prosperar en nuestro país y no piensa desfallecer. Creo que tengo todos los documentos exigidos en regla, pero si no pudiera regularizar mi situación trataría de buscar un bonita mujer española para casarme con ella concluye, seguro de su apuesta