Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Espectáculos VIERNES 6 5 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Más allá de la alambrada Cosas que hacer antes de los 30 La pesadilla que permanece JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Asuntos pendientes ANTONIO WEINRICHTER Uno lo ve una y otra vez y siempre es igual. El holocausto, sea presentado de una u otra forma, nunca deja de estremecer. En esta ocasión, el director valenciano Pau Vergara ha querido tocarnos la fibra cercana, la de siete mil españoles que acabaron en el campo de concentración de Mauthausen y cómo cinco mil de ellos allí se quedaron, y no por la vía rapida, sino por la del agotamiento a fuerza de pico y pala, que es como ir quitándote el cuerpo y el alma jirón a jirón. A diferencia de otros documentales de este tipo, Vergara ha optado por prescindir de las imágenes sacadas de aquella época, casi todas ya vistas y revistas, para centrarse en los testimonios vivos de los supervivientes, pocos, por cierto. Es igual, el resultado es sencillamente demoledor, curiosamente más cuando aluden a la salvación- -aún vivo el respiro en la piel- -que cuando relatan el horror, quizá metido en el subconsciente para intentar, inúltimente, olvidarlo. El documental es tan honesto y sencillo como terrible por la frescura que lo inunda. Y llega a su culmen cuando uno de los agraciados deja al descubierto su alma sobre el tapete: Me vaciaron por den- Director: Pau Vergara Nacionalidad: España. 2005 Duración: 83 minutos Calificación: tro, me dejaron sólo la carcasa y la llenaron de un montón de pesimismo Y en ello siguen, vivos pero con una sombra negra que les persigue, una pesadilla que permanece día a día, noche a noche; tanto, que no se sabe qué es peor, haberse quedado allí o vivir con el amargo recuerdo de la tragedia. Todo ello lo saca Vergara a escena de forma dura y directa, sin ahorrarse nada, a pura flor de piel, con una visión tan terrible que da miedo sólo recordarlo... Esta película simpática y efectiva, que hace una aplicación comercial del modelo de realismo británico, plantea un problema de ansiedad masculina al parecer universal: la crisis de la mediana edad- -la frontera la marcan los temibles 30 años- -que sufre un grupo de muchachotes cuando se enfrenta al hecho traumático de plantearse dejar de jugar al fútbol todos los domingos, como llevan haciendo desde chavales. Claro que lo del partido es anecdótico: lo que parece que temen más es reconocer que ya no están en edad para seguir con sus bromas de vestuario y que ya ha llegado el momento de afrontar que las posibilidades que les ofrece su vida futura no son ilimitadas. La película machaca el tema éste de la responsabilidad aplazada a través de su media docena de recios protagonistas, elegidos con un sentido de la cuota (de actitudes ante la madurez, obligaciones familiares y salidas de armario varias) que ya envidiaría cualquier comedia de situación. De hecho, la película daría para una sitcom si no fuera porque el esquema general de buen rollito se matiza con un aceptable diseño de personajes y situaciones y por el trabajo de un reparto que, salvo alguna excepción, no trabaja el gui- Director: Simon Shore Intérpretes: Dougray Scott, Jimi Mistry, Emilia Fox, Shaun Parkers Nacionalidad: España. 2005 Duración: 83 minutos Calificación: ño complaciente para buscar nuestra complicidad. Por supuesto, dentro de la línea canónica de la sitcom todas las mujeres que aparecen son adultas, sufridoras víctimas o disponibles compañeras de juego (de cama) Debe de ser este esquema tan reconocible del imaginario masculino el que explique el éxito de público de una película a la que puedes llevar a tu chica... si no quiere ir al partido.