Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura VIERNES 6 5 2005 ABC RUBÉN GALLEGO Escritor ¿Por qué cambiar de apellido? Que lo cambien los políticos en sus tumbas Como una tarea terriblemente ardua ha sido la vida para Rubén Gallego, nacido en Rusia en 1968. Ahora les da la palabra a los que, como él, han sobrevivido a la infamia de otros hombres. Este nieto del comunista Ignacio Gallego nunca vio ni habló con su abuelo TEXTO: TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Como autor de Blanco sobre negro (2003) ya puso sobre el tapete el horror que había vivido como minusválido- -nació el 20 de septiembre de 1968, afectado de parálisis cerebral- en la Rusia soviética donde Ignacio Gallego era un alto dirigente del PC. Pasó un año y medio con su madre en un hospital, luego sería arrebatado de sus brazos y enviado a un orfanato para familiares no presentables de los jerarcas comunistas. Para rematar la cruel faena residió en un asilo de ancianos (1986- 1999) lugar al que se destinaba a los se consideraban incapaces sociales. Naúfrago en el mar de la desdicha se aferró a tablas imposibles, porque sobrevivir era su meta. La parálisis física no pudo con su alma. Con Ajedrez (Alfaguara) vuelve a jugar la mejor de las partidas: la de la palabra. ¿Por qué conserva el apellido de su abuelo materno? -Porque tiene varias significaciones y a mí me gusta como lo entienden en Argentina, donde gallego es alguien que viene de cualquier parte. Tengo pasaporte español, vivo en Alemania. Soy un ser errante, alguien a quien una amiga le dice que es peor que un judío. ¿No desprecia a su abuelo? -No estoy enfadado con él. Era un político y eso no significa tener la obligación de cuidar de la familia. No lo he conocido, pero ¿eso me obliga a cambiar de nombre? Que lo cambien los políticos en sus tumbas. ¿Alberga rencor? -No. Ni por la lluvia, ni por nadie. He nacido en la selva, que no es un lugar tan bonito como lo describió Kipling. ¿Escribe para salvarse? -Eso se llama autoterapia y la odio. Hay muchas formas de vivir y una es la literatura, aunque hubiera preferido el cine, porque se gana más dinero. ¿Le interesa mucho el dinero? -Esta silla de ruedas vale 16.000 euros. -Ahora vive con su madre en Alemania. La encontró en Praga, ¿cómo? -Un director de cine español, cuyo nombre callo, hizo un filme en el que un hijo buscaba a su madre. Yo estaba muy enfermo y él quería que regresase a Rusia, pero mi madre dijo que si iba a morir, lo haría a su lado. En Madrid, un cirujano me operó y aquí estoy. ¿Ha ganado la partida? -No tengo casa, ni dinero, ni seguro médico... El oponente tiene más fichas que yo, pero sigo jugando. He sido un huérfano en un país pobre, pero había literatura y ésa fue mi gran suerte. La vida me ha hecho fuerte lo que me permite ser una buena persona, porque los débiles Rubén Gallego, ayer, en el hall de un hotel madrileño tienen miedo y eso los lleva a ser agresivos. ¿Se desespera? -Muy a menudo. ¿Como se le podría ayudar? -Dándome el Cervantes. -Humor negro... Muy español. ¿Qué tiene el premio de humor negro? ¿Cómo ve la condición humana? -Es normal. Haya pasado lo que haya pasado, me gustan las personas. Sócrates no creía que el mal existiera. Si alguien hace el mal, no es porque sea malo, sino porque ignora lo que es el mal. ¿Qué ha pretendido en Ajedrez -La idea es que siempre hay que seguir luchando y no hacer nunca un pacto con el diablo. Ignacio le contaba a mi madre una historia que siempre me gustó. Durante la guerra civil, dos hombres armados conducían a veinte para ser asesinados. Cada fúsil tenía una bala. ¿Por qué no intentaron huir? Dieciocho se habrían salvado. -Quizá el miedo los paralizó. -Exacto. Cuando el miedo es más fuerte que nada, no se piensa. Mi propósito es que el lector piense sobre su vida. ¿Qué proyectos tiene? -Seguir viviendo es lo más importante. -También para un albañil... -Pero un escritor mejora con la edad y cuando muere aún se le considera más. ¿Lo recuerda todo? -Sí, claramente. ¿No ha olvidado nada? -Nunca.