Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LA POLÉMICA DE LA FINANCIACIÓN AUTONÓMICA VIERNES 6 5 2005 ABC Ibarra replica a ERC que les puede dejar sin poder con una reforma electoral Defiende el derecho de Zapatero a negociar con ETA y no decirlo si explica después el precio de la paz secretario del PSC, José Montilla, admite las discrepancias con el PSOE y reconoce que Cataluña propone, pero no resuelve por su cuenta MANUEL MARÍN MADRID. El presidente extremeño, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, no sólo no ha rebajado un ápice su nivel de crítica a la propuesta de financiación del tripartito catalán, sino que lo ha amplificado. Al ya conocido que se metan los cuartos por donde les quepan Ibarra añadió ayer una advertencia al conseller en cap de la Generalitat de Cataluña, Josep Bargalló, quien ha amenazado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con retirar el apoyo de ERC al Ejecutivo asegurando que tendrá que irse a casa Ibarra recordó ayer a Bargalló que con una simple reforma de la Ley Electoral, quien se tendrá que ir a casa es ERC y le advirtió de que se ande con cuidado porque él mismo se puede encargar de resucitar la idea de reformar esa ley para que los partidos con representación inferior al 5 por ciento no entren en el Congreso. Este país- -dijo- -no puede depender de una minoría minoritaria Si fuera Zapatero, Ibarra le respondería no voy a negociar, y si me voy es con una ley en el Congreso que diga que el que no tenga b El primer el 5 por ciento de los votos no entra en el Congreso Además, Ibarra esgrimió el apoyo de otros pesos pesados del PSOE, como Manuel Chaves o José María Barreda contra la propuesta catalana. Y hay mucha más gente que no está de acuerdo dijo para exigir a Maragall que enderece el rumbo No se atrevió con otra machada El presidente extremeño pronunció anoche una conferencia en el Club Siglo XXI de Madrid arropado por hasta siete ministros- -Alonso, Calvo, Montilla, Álvarez, Trujillo, Salgado y Sevilla- por el número dos socialista, José Blanco, y varios miembros de la Ejecutiva, y por el ex presidente del Gobierno Felipe González y sus ministros José Barrionuevo y José Luis Corcuera. Durante su conferencia no sólo censuró el plan Ibarretxe o las balanzas fiscales como dos exponentes del foralismo y del privilegio de unos territorios sobre otros sino que tenía previsto amagar con una machada aunque al final se echó atrás. En el último párrafo del texto entregado a la Prensa, Ibarra había incluido una afirmación según la cual pienso dirigirme al presidente del Gobierno de España para que nos descuente el dinero que debemos a Cataluña. No quiero esperar a que sea el Gobierno catalán el que nos diga cuándo nos cierran el grifo Pero en la charla coloquio tras la conferencia, Ibarra justificó el borrado de esa Ibarra y Montilla se saludan a su llegada al acto en el Club Siglo XXI DANIEL G. LÓPEZ La frase Rodríguez Ibarra a ERC: Que tengan cuidado porque si retiran su apoyo al Gobierno, yo pediría que se eleve al 5 el mínimo nacional de votos y se quedan fuera del Congreso frase asegurando que se trataba de una boutade o de una maldad para dejar claro- -esto sí se atrevió a decirlo- -que si el Estado federal es lo que dicen que es los que hablan como hablan, a mí que me bajen de ese Estado Ibarra dijo confiar en Zapatero, que nunca será el presidente que permita que España se disgregue Eso sí, lanzó una advertencia: si algún presidente tiene esa tentación, su partido se lo impediría Para Ibarra, Cataluña ha perdido demasiados años en tratar de aclarar quiénes son, de dónde vienen y a dónde van anclados en cues- tiones identitarias, en lugar de adaptar su productividad y su economía a los nuevos tiempos. De ahí vienen sus problemas de financiación. De otro lado, Ibarra defendió el derecho de Zapatero a negociar con ETA y no decirlo y a hablar con el PNV de cómo acabar con el terrorismo. Un presidente del Gobierno tiene la obligación de explorar los caminos hacia la paz dijo, aunque después tendrá que explicar a los ciudadanos qué se hace a cambio de la paz Las palabras de Ibarra no son sino un ingrediente más a la pugna que mantienen el Gobierno y el PSOE frente al PSC. Blanco reeditó ayer la advertencia a Maragall de que el PSOE nunca aceptará una financiación autonómica a la carta, y José Montilla- -que asume su doble condición de ministro y de primer secretario del PSC- -quiso mostrarse diplomático al admitir que pese a la existencia de discrepancias, todo es negociable: Cataluña propone pero no resuelve por su cuenta