Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 5 2005 Opinión 7 nes, el Gobierno centrará la lucha antiterrorista en acciones que mejoren la convivencia, el respeto y los patrones educativos de las sociedades occidental e islámica. Se ataca un problema por su contexto. Resuelto el contexto, resuelto el problema. Esta lógica es profundamente errónea. El entorno de un hecho jamás puede reemplazar la importancia del hecho en sí. El problema es el terrorismo islámico, no la vaporosa Civilización de la que supuestamente ha emanado el terrorista. Los terroristas no han sucumbido a un determinismo cultural o religioso que les haya llevado a convertirse inevitablemente en terroristas y que pueda ser remediado por una Alianza cultural. Otorgar al terrorista la excusa de la irresponsabilidad directa de sus actos, dadas las circunstancias en las que se crió, es olvidar que todo acto terrorista es premeditado y que, por lo tanto, es un acto voluntario basado en la reflexión individual. Los atentados los cometen los terroristas, no las Civilizaciones. LA ESPUMA DE LOS DÍAS UN VICTIMISMO MAQUINAL NCLUSO quienes poco esperaban de Pasqual Maragall lo que menos temían era una subida de fiebre victimista en el termómetro catalán. Resulta que el victimismo es ya una respuesta maquinal, un acto reflejo intrínsecamente incorporado al catalanismo como inercia somática, por regeneracionista, postmoderno o light que pretenda ser. En cuanto al nuevo victimismo, haría falta un experto en escrutar el sexo de los polluelos para distinguir entre el tono de lo que dice Esquerra Republicana y lo que sugiere Pasqual Maragall hasta el punto de que la vicepresidenta Fernández de la Vega tiene que acercarse a Barcelona para indicar que el bilateralismo fiscal es un ensueVALENTÍ ño insostenible. PUIG La perspectiva de un episodio histórico como el tancament de caixes permite ver el funcionamiento maquinal del victimismo y el efecto Liga Norte que ERC y otros andan buscando en Cataluña. Eso ocurría en 1899. Después del desastre del 98, el gobierno que preside Silvela se propone- -cuenta Pabón en su biografía de Cambó- -la liquidación financiera de la guerra en el equilibrio de presupuesto. El momento requería un esfuerzo económico brutal para el conjunto de España. El catalanismo emergente, hasta hacía poco encandilado con el general Polavieja, rompe sus vínculos con el Gobierno y reclama el Concierto Económico. Una campaña política lleva a los gremios de Barcelona a decidir no pagar los nuevos tributos. Es el tancament de caixes -cierre de cajas- El alcalde de Barcelona, el doctor Robert, a quien Cambó había hecho catalanista cogiéndole por la solapa de la americana, dimite para no secundar el embargo de los contribuyentes morosos. Esos morosos, por las calles de Barcelona, cantaban una tonada que le será familiar a un Puigcercós que acusa a los de siempre de Madrid de chupar del bote: Treballem a Barcelona per mantenir els de Madrid però ha vingut la resistencia i poden dir: ¡bona nit! El episodio dio fuerzas al catalanismo, pero lo cierto es que todos los morosos- -tan solo una tercera parte del cuerpo contribuyente y no toda Cataluña- -acabaron pagando. La ley se cumplió. La huelga tributaria había fracasado. Sus posos llegan, como vínculo simbólico, hasta hoy y se pueden interpretar como se quiera, pero lo que de verdad habría sido catastrófico es que el Gobierno de Silvela hubiese cedido ante el activismo de la insumisión fiscal. Eso sí, el doctor Robert fue un alcalde muy popular. En realidad, en el tancament de caixes no hay épica sino fracaso. Cambó dice que el progreso del catalanismo fue debido a una propaganda a base de algunas exageraciones y de algunas injusticias, puesto que los cambios en los sentimientos colectivos no se producen nunca con juicios serenos y palabras mesuradas. Así iba entrando el victimismo maquinal en el tren de rodaje. Maragall le ha puesto neumáticos nuevos. vpuig abc. es I CARLOS KILLIAN sentar las líneas generales de la política antiterrorista internacional del Gobierno, que la Alianza de Civilizaciones fomenta (rá) la cooperación de todos los actores a través de acciones que incidan en los contextos que alimentan los radicalismos y la violencia. Se trata de que los gobiernos y las sociedades civiles adopten modelos de convivencia sobre la diversidad, el respeto de la identidad cultural, las políticas de integración de los inmigrantes y la adopción de nuevos patrones educativos y de comunicación El significado de lo afirmado es de una oscuridad galáctica. Pero se adivina que a través de la Alianza de Civilizacio- Ahora bien, por equivocadas que sean sus premisas, la Alianza de Civilizaciones se ha convertido en la prioridad absoluta de la política exterior del Gobierno, consiguiendo incluir resoluciones de apoyo a la Alianza en las Cumbres Iberoamericanas, de la Liga Árabe y Asia- Europa (ASEM) Sin duda, el punto culminante de este proceso (modelado en el precedente iraní) será el apoyo de la Asamblea General de la ONU a la Alianza, e incluso la declaración del año 2006 (o 2007) como año de la Alianza de Civilizaciones. La aritmética de las votaciones de la Asamblea General funciona de tal manera que el apoyo a una idea simbólica definida por sus buenas intenciones más que por su utilidad práctica tiene todas las posibilidades de ser mayoritario. Zapatero seguramente obtendrá el respaldo de la ONU a su Alianza de Civilizaciones. Una vez respaldada por la ONU, ¿será la Alianza de Civilizaciones útil para el mundo? El Diálogo de Civilizaciones no hizo mucho bien, pero no hizo mal, dirían algunos, por lo que la Alianza tampoco debería ser rechazada. La diferencia, por supuesto, es el legado del 11- S y el 11- M. La Alianza de Civilizaciones detraerá recursos y atención del verdadero enemigo: los terroristas. Toda Alianza se urde, en el fondo, contra algo, por lo que el objetivo debería ser una Alianza de Demócratas contra el terrorismo. Dicha Alianza uniría a todos los demócratas (en especial a los que viven subyugados por regímenes autoritarios) contra los empeñados en arrasar los valores de libertad, igualdad y justicia en los que creen. La base de la Alianza debe ser lo que nos une, no lo que nos divide. PALABRAS CRUZADAS ¿Sale Cataluña perjudicada con el actual modelo de financiación? NI GANA NI PIERDE ETRÁS de los sucesivos sistemas de financiación autonómicos (salvo los de territorios forales) vigentes en el actual estado autonómico en construcción no hay ganadores ni perdedores. El presunto expolio a Cataluña es una falacia, aunque el argumento tiene fuerza para ofuscar a quienes huyen de preguntas y de autocrítica, a quienes gustan de escabullirse de responsabilidades y endosarlas a otros. Los territorios no pagan impuestos ni reciben servicios públicos; las infraestructuras de un territorio favorecen oportunidades para el comercio de otros ciudadanos y para el progreso de todos. El modelo actual de financiación autonómico no es ni el suficiente ni el adecuado una vez culminado el traspaso de comFERNANDO petencias. Vaciar de capacidad fiscal al EsG. URBANEJA tado central, para traspasarla a entidades de segundo escalón, es un error que empobrecerá a todos. El señuelo del Concierto, que es una anomalía premoderna, extravía. La descarada propuesta del tripartito aparenta beneficios a los catalanes, pero lleva dentro cargas retardadas con nefastos efectos posteriores. El modelo de financiación del sistema autonómico en vigor (que está por ver que haya sido una buena apuesta) requiere del consenso de todos los actores, no puede ser bilateral sino compartido. De espaldas al resto de España, Cataluña será más pobre. LOS CONTRIBUYENTES, SÍ D E N Cataluña, como en el resto de España, el sistema fiscal perjudica a los que pagamos impuestos, que principalmente somos las clases medias asalariadas y los que no pueden evadir porque cobran en blanco: y cuanto más laboriosos seamos, peor. Somos las víctimas de este camelo montado por los políticos supuestamente en nuestro nombre, pero en el que no aparecemos por ningún lado. Todo son grandes palabras, cálculos muy cuestionables, apelaciones nacionalistas Cataluña paga o proclamadas abnegaciones solidaridad que ignoran puntualmente que no hay generosidad sin voluntad y que la unión de los pueblos no puede estribar en que las CARLOS autoridades usurpen sin freno el dineR. BRAUN ro de la gente. Los políticos jamás hablan de reformar la fiscalidad para que los ciudadanos conserven lo que es suyo, sino que se dan dentelladas cual centuriones pugnando por túnicas ajenas. No digo que nada deba hacerse: el campo para disminuir la irresponsabilidad, el despilfarro y el clientelismo es enorme. Lo que digo es que el sistema antiliberal que todos los partidos propugnan se corrompe en una politización creciente que ni garantiza la convivencia, y mucho menos la justicia, ni cuida de quien debería cuidar. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate