Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura JUEVES 5 5 2005 ABC La crítica tacha de proyecto superficial y vanidoso la ópera de Maazel 1984 Londres acogió el estreno de la obra del músico estadounidense b Sólo la puesta en escena del Segundo director del Palau de las Arts de Valencia ABC VALENCIA. Pocas horas después del estreno en Londres de su primera ópera, la secretaria de Cultura de la Comunidad de Valencia, Concha Gómez, confirmaba que Lorin Maazel será el será el segundo director de la Orquesta del Palau de les Arts. Según Concha Gómez, Maazel estará además al frente de los conciertos de presentación del nuevo auditorio, programados para los días 8 y 9 de octubre, y que correrán a cargo de un conjunto de músicos valencianos que desarrollan su labor en el extranjero, informa Ep. Gómez señaló que, con la colaboración de Maazel y Zubin Mehta, primer director de la agrupación musical vamos a tener una de las mejores orquestas del mundo La responsable de política cultural de la Generalitat valenciana subrayó que la puesta en marcha de esta orquesta es una tarea absolutamente ardua y como somos conscientes de ello, la intendente del Palau, Helga y los maestros están creando la infraestructura de la orquesta Además de esta formación estable, cuya actividad comenzará en la temporada 2006- 2007, se formará para los recitales de presentación del coliseo un conjunto integrado por intérpretes de la Comunidad que tocan en orquestas internacionales. Es un deseo del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que los músicos valencianos que están en las grandes orquestas del mundo puedan venir ese día y estar en su tierra presentando el Palau de les Arts canadiense Robert Lepage y la interpretación de los cantantes, especialmente de Simon Keenlyside, se salvan de la quema general EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El estreno de la apocalíptica 1984 la ópera compuesta por Lorin Maazel que lleva a la escena lírica la novela de George Orwell sobre el mito del Gran Hermano, ha sido recibida por la crítica con términos no menos apocalípticos. Chocante despilfarro de dinero en un proyecto superficial y vanidoso fue el titular que ayer ofrecía inmisericorde The Guardian en unidad de criterio con otras publicaciones. El estreno el martes por la noche en el Covent Garden londinense había levantado expectación, pues suponía la primera incursión en la composición operística del estadounidense Lorin Maazel, a sus 75 años y tras más de cincuenta de carrera musical. Sin embargo, el resultado ha sido juzgado decepcionante. En primer lugar, por lo que se refiere al propio Maazel, que dirigió musicalmente el estreno, porque según la crítica la partitura no acaba por encontrar un idioma adecuado para transmitir lo que se presenta en escena, de manera que busca refugio en unos efectos de sonido orquestales que ni dan profundidad dramática ni sirven de vehículo para las voces. Éstas, además, se reparten a partes iguales entre diálogos hablados y cantados sin que exista una obvia causa para la distinción. La crítica también ha lamentado el libreto elaborado por J. D. McClatchy y Thomas Meehan, que han reemplazado la elegante prosa de Orwell por un lenguaje que mezcla clichés y versos fáciles. Tampoco se salva la concepción general de la obra, con unos personajes demasiado planos cuya humanidad desestructurada es lo que se ve desde el principio, cuando debía ser la consecuencia final de la implacable maquinaria del totalitarismo. Por último, un primer acto de cien minutos (seguido de un segundo de cincuenta) ha sido recibido como un exceso, teniendo en cuenta lo poco que sucede en esa primera parte. Más correcta se ha visto la dirección de escena a cargo del canadiense Robert Lepage, que ha concebido un edificio circular con diferentes niveles y geometrías con el fin de habilitar recovecos para los distintos emplazamientos, como la Habitación 101 de las torturas. La interpretación del barítono británico Simon Keenlyside, en el papel de Winston Smith, ha resultado lo más aplaudido, lo mismo que sus compañeros de reparto, entre los que destacan la soprano estadounidense Nancy Gustafson. El barítono Simon Keenlyside, protagonista de 1984 EFE La Feria de Jerez arranca a caballo a ritmo triunfal La Feria del Caballo de Jerez arrancó ayer a ritmo triunfal con una entretenida corrida de rejones en la que Pablo Hermoso de Mendoza y Antonio Domecq abrieron la puerta grande después de repartirse seis orejas. Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Fermín Bohórquez, de buen juego en conjunto. El balance fue el siguiente: Fermín Bohórquez, ovación y silencio tras aviso; Pablo Hermoso de Mendoza, tres orejas, y Antonio Domecq, tres orejas. En la imagen, Antonio Domecq y HermosodeMendozasalenahombros en compañía del ganadero. FRANCISCO MARTÍN