Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 5 5 2005 ABC Bush reitera su pésame a Berlusconi por la muerte de Calipari b El primer ministro comparece Abul Faraj al- Libi, el número tres de Al Qaida, es detenido en Pakistán La caída de su lugarteniente puede aportar luz para localizar a Bin Laden captura cinco millones de dólares e Islamabad le considera el cerebro de los dos atentados contra el presidente Pervez Musharraf ABC ISLAMABAD. La detención de Abul Faraj al- Libi, jefe de Al Qaida en Pakistán y número tres de la organización terrorista, podría facilitar datos para la localización de Osama bin Laden, toda vez que es considerado uno de sus principales y más cercanos lugartenientes. Al- Libi (el Libio) alias Doctor Tufik, de nacionalidad libia, fue arrestado con otros cinco supuestos terroristas por la policía paquistaní hace unos días en Waziristán del Norte, región montañosa limítrofe con Afganistán. Las autoridades de Islamabad no han precisado la fecha del arresto ni el paradero actual de los detenidos, que están siendo interrogados por las Fuerzas de Seguridad paquistaníes en un lugar secreto del país. Merced a las excelentes relaciones entre Pakistán y Estados Unidos, es seguro que en estos o en posteriores interrogatorios participarán agentes de Inteligencia y militares norteamericanos expertos en obtener y procesar información. Se espera que los interrogatorios den fruto y aporten luz sobre el paradero de Osama bin Laden, el terrorista más buscado del mundo, al que Washington considera responsable de los atentados del 11- S y por el que ofrece 25 millones de dólares de recompensa. Las autoridades paquistaníes consideran a Al- Libi como el responsable de Al Qaida en el país tras la detención, en marzo de 2003, de Jalid Sheikh Mob Washington ofrecía por su hoy ante el Parlamento para explicar la versión italiana de los hechos en la muerte del agente de los servicios de Inteligencia ABC ROMA. Silvio Berlusconi obtuvo finalmente de George W. Bush lo que aparentemente buscaba, una llamada telefónica en la que el presidente de los Estados Unidos le reiteró su pésame por la muerte del agente secreto italiano Nicola Calipari, tiroteado en Irak el pasado 4 de marzo por soldados estadounidenses durante la liberación de la periodista Giuliana Sgrena. El primer ministro italiano perseguía con tanto interés esta llamada porque hoy debe comparecer ante la Cámara de representantes para aclarar la postura de su gobierno sobre este caso. Tras comunicarse con Bush, Berlusconi podrá exhibir ante el Parlamento las disculpas solicitadas por el aliado americano y su propia presión sobre Washington para obtenerlas. La ocasión será delicada para Il Cavaliere en esta comparecencia parlamentaria, pues debe conjugar la defensa del interés nacional, dando explicaciones a la ciudadanía sobre la prolongada presencia de tropas italianas en Irak, y preservar el papel de Italia como aliado preferente de los Estados Unidos sin exaltar los ánimos de la oposición. Un comunicado emitido ayer por el Gobierno italiano asegura que el presidente Bush manifestó a Berlusconi su pésame personal por el incidente y definió a Calipari como un estimado amigo de Estados Unidos y un servidor heroico de Italia Bush afirmó que los dos países siguen siendo solidarios en su compromiso a favor del pueblo iraquí para edificar un país estable, libre y democrático señala el comunicado. Al- Libi, en una foto mostrada ayer por el ministro de Interior paquistaní AP Desde hace tres años, Pakistán ha entregado a EE. UU. a más de 700 presuntos terroristas de Al Qaida hamed, supuesto cerebro de los atentados de Nueva York y Washington. El arresto de los seis presuntos terroristas tuvo lugar después de un tiroteo con las Fuerzas de Seguridad paquistaníes en la localidad rural de Mardan, a unos 50 kilómetros al norte de la ciudad de Peshawar, capital de la provincia de la Frontera Noroeste. Islamabad, que ofrecía 330.000 dólares de recompensa por Adul Faraj alLibi, le acusa de planear y dirigir dos atentados contra el presidente de Pakistán, el general Pervez Musharraf, el 14 y el 25 de diciembre de 2003. Al menos diecisiete personas murieron y otro medio centenar resultaron heridas en estos intentos de magnicidio. Por su parte, Estados Unidos también ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares por Al- Libi. El régimen de Musharraf es, desde la invasión de Afganistán, el aliado preferente de Washington en la región en su lucha contra el terrorismo internacional. Pakistán resulta fundamental en esta tarea por ser fronterizo con Afganistán, base de Al Qaida durante muchos años. Desde la caída del régimen talibán, las autoridades de Islamabad han entregado a la administración norteamericana a más de 700 presuntos terroristas de Al Qaida, la mayoría de los cuales han sido trasladados a la base estadounidense de Guantánamo. Informe y contrainforme Tras el informe elaborado por el Ejército estadounidense sobre los hechos, que eran minimizados al grado de lamentable accidente, un contrainforme italiano llegaba a conclusiones radicalmente distintas y aseguraba el pasado lunes que los soldados norteamericanos cometieron graves errores que causaron la muerte del agente. Las discrepancias en torno al caso han provocado desde hace dos meses cierta tensión en las relaciones entre ambos países, firmes aliados en la guerra de Irak, y, sobre todo, dificultades internas a Silvio Berlusconi, que ha sido objeto de fuertes críticas por parte de la oposición y ha cosechado un severo varapalo en las pasadas elecciones administrativas. Los Hermanos Musulmanes retan en las calles a Mubarak y exigen reformas políticas en Egipto ABC EL CAIRO. Los Hermanos Musulmanes, el principal grupo islamista en el panorama político egipcio, con gran apoyo popular pese a estar ilegalizado desde 1954, ha decidido tantear la solidez del régimen encarnado por Hosni Mubarak sacando a sus partidarios a las calles. La jornada de protestas convocada ayer, en la que miles de personas respondieron a la llamada de los Hermanos Musulmanes pese a la represión policial, se saldó con cerca de medio millar de detenidos y dos docenas de heridos leves en distintas ciudades de Egipto. Las manifestaciones y las cargas po- liciales menudearon desde la provincia septentrional de Al- Sharquia hasta la meridional de Al- Minia, con especial incidencia en las ciudades de El Cairo, Port Said, Ismailiya y Suez. En todas ellas, el gran despliegue de las fuerzas antidisturbios de la Seguridad Central impidió una mayor participación de los islamistas. El líder de los Hermanos Musulmanes, Mahdi Akef, manifestó a Efe que estas protestas muestran que el pueblo exige al Gobierno que acelere las reformas políticas Akef aseguró que las manifestaciones continuarán hasta que el gobierno responda a las demandas del pueblo: legalización de los Hermanos, derogación de la ley de Emergencia, supresión de los tribunales militares y de excepción, respeto de los derechos humanos y modificación de la ley de Partidos Políticos Esta nueva jornada de protestas se produjo veinticuatro horas después de que Mubarak pronunciara un discurso en el que pidió a todas las fuerzas políticas que participen en el diálogo sobre las reformas políticas. La organización de los Hermanos Musulmanes reclama desde hace años su legalización política y su respaldo popular es tan grande que, en realidad, es la segunda fuerza política del Parlamento egipcio en número de diputados, ya que sus hombres concurrieron a las últimas legislativas en calidad de independientes. Ha ganado la mayoría de las elecciones celebradas entre las asociaciones profesionales y muchos observadores estiman que en caso de concurrir como partido a unas generales vencería sin problemas.