Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 5 2005 Nacional EL PACTO ANTITERRORISTA, EN PELIGRO 13 el espíritu mantenido en las relaciones entre el Gobierno y el primer partido de la oposición desde que el pacto fuera suscrito en 2000 se prolongue en los mismo términos hasta la definitiva erradicación del terrorismo El escrito del Gobierno fue remitido a las Cortes justo antes de que se supiera que el Grupo Popular había decidido presentar una propuesta sobre la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas durante el debate sobre el estado de la nación. La estrategia de los populares de pedir al Congreso que inste al Gobierno a recurrir las candidaturas de EHAK molesta a los socialistas, que consideran la iniciativa del PP un desprecio más al pacto antiterrorista. El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló ayer que una propuesta de ese tipo debería haberse discutido en el seno del pacto y llamó la atención respecto a que el PP no siga la vía de la ley de partidos y opte por llevar esta cuestión al debate de la Nación. Rubalcaba, que avanzó que el PSOE votará esa propuesta de acuerdo con la doctrina del Fiscalía General y la Abogacía del Estado, consideró que la decisión del PP demuestra que los populares mantienen una interpretación unilateral del pacto Asimismo, no descartó que su grupo presente una propuesta alternativa. Un pacto sólo vigente en lo formal S. N. MADRID. El Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo firmado en diciembre de 2000 por el PP y el PSOE es un acuerdo vulnerado por Zapatero con su decisión de no proceder contra la segunda marca electoral de ETA y que el PP tampoco respeta a su vez al denunciar la pasividad del Gobierno en la materia. En el punto primero ambos partidos se comprometían a eliminar la lucha antiterrorista de la pugna política o electoral y en el segundo dejaban claro que no se pagaría rédito político alguno por el fin de la violencia El primero es evidente que no se cumple y las conversaciones de dirigentes del PSE con Batasuna y la actitud de Zapatero siembra la sospecha de que la negociación con ETA puede estar en marcha. La defensa de la Constitución y el Estatuto de Autonomía del País Vasco- -más que cuestionado por Gobierno y el PSE en las elecciones vascas- -figuran en el punto tercero y en el noveno se habla del obligatorio intercambio de información y la acción concertada en todo lo que afecte a la política antiterrorista dentro del seno de la comisión de seguimiento del pacto. Seis veces apeló el PP a ese punto para reclamar que el Gobierno les informara de los motivos para no proceder contra EHAK y no obtuvo respuesta pese a que el jefe del Ejecutivo se había comprometido en la sesión de su investidura a convocar el pacto siempre que lo pidiera el PP. Sólo ante la proximidad del debate sobre el estado de la Nación admitió la reunión y Rajoy le exigió que primero procediera contra el EHAK. La respuesta del PP Por su parte, el portavoz de los populares en el Congreso, Eduardo Zaplana, subrayó que la iniciativa para que se ilegalice EHAK tiene todo el sentido dada la respuesta permanente del Gobierno y de los grupos parlamentarios que le apoyan de vetar la comparecencia del jefe del Ejecutivo y dar una patada hacia delante para que los temas de máxima actualidad y trascendencia en nuestro país no puedan abordarse en el Congreso El PP justifica su propuesta en el artículo 11 de la ley de partidos, que establece la potestad del Congreso a instar la ilegalización de una fuerza política que no condene la violencia. El ex presidente dice que al terrorista hay que derrotarlo, no dialogar con él C. DE LA HOZ MADRID. Se trataba de clausurar el ciclo que bajo el título La revolución de la libertad organizaba la FAES para conmemorar los quince años de la caída del Muro de Berlín, pero lo cierto es que la intervención de José María Aznar tuvo también el don de la oportunidad al desarrollarse tan sólo un día antes de la reunión de José Luis Rodríguez Zapatero y Juan José Ibarretxe. Aunque el ex presidente del Gobierno eludió cualquier referencia explícita a la política nacional, no pudo dejar de referirse al terrorismo, en parte obligado por la presencia en el foro del filósofo y escritor francés André Glucksmann, polémico en su país por haber apoyado la intervención e Irak y criticado la falta de unidad transatlántica a la hora de enfrentarnos al terror internacional. Ante la pretensión de Zapatero e Ibarretxe de explorar el encaje de la Comunidad vasca en un horizonte de desaparición de ETA, Aznar quiso dejar muy claro que el terrorista y quien le apoya, le alienta o se sirve de él para obtener sus finalidades políticas, no es el otro con el que debamos dialogar. Frente a nosotros- -continuó- -está el enemigo al que tenemos que derrotar Tras parafrasear a Glucksmann cuando dijo que quien se niega a emprender una guerra que no puede evitar, la pierde señaló que quienes quieren vivir en libertad no pueden apartar la vista de la realidad esto es, que el terror nos ha declarado la guerra Aznar defendió que sólo hay una sociedad occidental, que comparte valores, frente a una parte autista que se niega a ver el peligro.