Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 5 5 2005 ABC Nacional El Gobierno, molesto por la inoportuna reunión de Ibarretxe con Otegi en vísperas de ir a Moncloa ETA aconsejó a Batasuna que forzara un encuentro institucional con el lendakari Zapatero que se porte como un patriota y comunique a Ibarretxe la vigencia del Pacto Antiterrorista y su negativa a negociar con ETA G. LÓPEZ ALBA J. PAGOLA C. DE LA HOZ MADRID. El Gobierno expresó ayer su malestar por la decisión del lendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, de reunirse con los portavoces de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi y Pernando Barrena, 48 horas antes de ser recibido en el Palacio de la Moncloa por José Luis Rodríguez Zapatero. En aquella entrevista, según aseguró ayer Ibarretxe, se habló fundamentalmente de paz y normalización política Días antes de las elecciones vascas del 17 de abril, ETA, a través de representantes de EKIN, planteó la necesidad de que los dirigentes de Batasuna se reunieran con Ibarretxe en la ronda de contactos que éste abriera como candidato a lendakari para meter presión La pretensión de la banda, según transmitió entonces, era mantener a Batasuna en el foco político y escenificar el triunfo de la izquierda abertzale sobre la política de ilegalización del Pacto Antiterrorista firmado por PP y PSOE b Rajoy pide a Con luz, pero sin taquígrafos G. L. A. La reunión entre Zapatero e Ibarretxe se celebra con luz ya que se ha informado con antelación del día y de la hora y, además, habrá testimonio gráfico de la misma. Pero no habrá taquífragos ya que, al contrario de lo ocurrido en ocasiones anteriores, no se producirán comparecencias para informar de lo tratado, aunque podría haber un comunicado conjunto. En la última ocasión- -el 13 de enero- comparecieron el propio Ibarretxe y la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. La decisión, aunque compartida por el Gobierno, ha surgido de Ibarretxe, que incluso ha desestimado opiniones contrarias de sus asesores. Durante una comida con empresarios en Bilbao que mantuvo ayer, el lendakari en funciones argumentó que estamos en un momento crucial para avanzar, y es de la máxima responsabilidad ser discretos cuando hay que ser discretos A su juicio, en esta nueva fase política lo más conveniente es reunirse de manera pública, pero de forma discreta máxime teniendo en cuenta que el horizonte es de muchas y variadas entrevistas entre diversos interlocutores. Ibarretxe y Roman Knörr, durante un almuerzo- coloquio celebrado ayer en Bilbao con ocasión de la asamblea anual de la Confederación Empresarial Vizcaína (CEBEK) aceptó recibirle antes de que haya sido investido nuevamente como lendakari, con el consiguiente malestar en el PSE, a cuyo secretario general, Patxi López, recibirá en próximos días, pero en la sede del PSOE, como suele hacer Zapatero con quienes no tienen responsabilidad institucional. Esta deferencia de Zapatero no se ha visto correspondida, a juicio de las fuentes consultadas, con igual exquisitez de formas por parte de Ibarretxe, aunque ayer se sostenía que tampoco enturbiará el clima de la reunión que ambos mantendrán hoy a partir de las nueve y media de la mañana. En línea con el sentir del Gobierno, que el martes ya adelantó el delegado en el País Vasco, Paulino Luesma, el portavoz parlamentario del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, tachó de inoportuna la reunión de Ibarretxe con Otegi. Sin entrar en la legalidad o no, es, cuando menos, inoportuna, por calificarla suavemente dijo Rubalcaba. nidad o inoportunidad política, Rajoy destacó que la entrevista de Ibarretxe con Otegi y Barrena es ilegal y recordó que ésta ha sido también la valoración de otros dirigentes del PSOE e, incluso, del delegado del Gobierno en el País Vasco. El líder del PP destacó la paradoja de que, al tiempo que el Ejecutivo viene a admitir que la entrevista ha sido ilegal, no actúa y la única consecuencia es que hoy recibe a uno de los interlocutores de ese encuentro. Rajoy reclamó a Zapatero que en su reunión con Ibarretxe se porte como un patriota y le recrimine haberse reunido con grupos ilegalizados; anuncie que va a instar la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas; le exija la retirada de su plan soberanista y anuncie el cumplimiento del Pacto Antiterrorista, de modo que va a cumplir la Ley y no negociará con ETA. Tras proclamar que el gran éxito de Zapatero ha sido la vuelta de Otegi a la primera línea de la política vasca, dijo creer que el jefe del Gobierno quiere hacer España con quien no quiere hacer España dejando al PP al margen. Zapatero e Ibarretxe, como adelantó ABC y confirmó ayer el lendakari en funciones, abordarán las perspectivas para abrir el camino a un proceso de paz y normalización que concluya en un pacto de convivencia en el que Interlocutores institucionales Se trataba, según el plan de ETA, de que los miembros de Batasuna tuvieran en su entrevista con Ibarretxe rango de interlocutores institucionales en igualdad de trato con los portavoces de las fuerzas parlamentarias. La banda trasladó asimismo a Batasuna el mensaje de que, para lograr la entrevista, debían esgrimir ante el PNV que ésta era la única forma que tenían los nacionalistas de demostrar, con hechos, que estaban en contra de que Batasuna no hubiera podido presentarse a las elecciones y que Ibarretxe no había convocado aceleradamente los comicios para dejar fuera a la coalición. Las fuentes consultadas, sin embargo, dijeron no estar en condiciones de asegurar si, finalmente, el lendakari en funciones accedió a reunirse con Otegi y Barrena por esta presión o si, como se asegura desde Ajuria Enea, fue iniciativa del propio Ibarretxe. El malestar en el Gobierno, según El lendakari en funciones dice que, fundamentalmente habló con Otegi de paz y normalización política fuentes gubernamentales, no responde tanto al hecho de que Ibarretxe haya recibido en la sede de la presidencia vasca a los líderes de una formación ilegalizada cuanto a la inoportunidad del momento elegido, máxime cuando el presidente del Gobierno El PP exige el cumplimiento de la Ley Uno de los principales motivos de queja del Gobierno es que, como era de prever, la coincidencia temporal de ambas entrevistas ha dado munición al PP para que, como hizo ayer su líder, Mariano Rajoy, ponga en solfa el sentido de Estado de Zapatero. Al margen de cuestiones temporales y de oportu-