Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 5 5 2005 ABC EN PROPIA PUERTA E L próximo martes, el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo puede colarle a España un gol por la escuadra con un coste para las arcas del Estado de 1.319 millones de euros. El partido en el que se integran las huestes de Rodríguez Zapatero en la Eurocámara viene con aviesas intenciones, pues no en vano ha presentado una enmienda al informe sobre las Perspectivas Financieras 2007- 2013 que pone en riesgo las ayudas agrícolas ya pactadas. Hay goles en propia puerta históricos, como aquel famoso que se metieron a medias el zaragocista Violeta y Miguel Reina en un España- Holanda, pero ninguno tan caro como éste que el Partido Socialista puede endosarle al combinado nacional, que mientras no se demuestre lo contrario lo seguimos integrando todos los españoles. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DOS MEJOR QUE UNO UNQUE procuran guardar las formas en sus declaraciones públicas, el reiterado desencuentro entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón está perjudicando la imagen política y la gestión del Partido Popular en Madrid. Dice la presidenta de la Comunidad que es el PSOE quien procura fomentar esa división interna, mientras que el alcalde asegura que los proyectos en marcha exigen una cooperación leal entre las dos Administraciones. Palabras muy sensatas en uno y en otro caso, que deberían verse confirmadas de inmediato por hechos concluyentes. La coyuntura es muy seria, porque estamos en pleno debate sobre el modelo territorial, con propuestas que amenazan con romper la vertebración nacional. El principal partido de la oposición es depositario de la confianza de casi diez millones de ciudadanos y no puede permitirse el lujo de ventilar en público sus diferencias de liderazgo. A medio plazo, la dirección nacional del partido resultaría ser la principal perjudicada: Mariano Rajoy supo reconducir con habilidad la discrepancia en las semanas previas al congreso de los populares madrileños y debe ahora tomar cartas en el asunto para impedir que le salpiquen las secuelas de aquella crisis. Un conflicto resuelto de forma rotunda por la voluntad de las bases, dato éste que todos los protagonistas deberían tener muy en cuenta. Madrid (capital y región) necesita, en efecto, la acción coordinada entre dos Administraciones obligadas a entenderse. El proyecto olímpico está resultando muy positivo para una ciudad que, por razones históricas y sociológicas, no es fácil de movilizar en favor de un objetivo común. Pase lo que pase en Singapur el próximo mes de julio, Madrid ha mostrado su mejor cara como ciudad candidata, en dura competencia con rivales del máximo nivel. La economía regional muestra una vitalidad envidiable: se puede asegurar, con números y no sólo con retórica, que la Comunidad madrileña- -en contra de muchas previsiones- -ofrece una de las imágenes más dinámicas y atractivas en el conjunto del Estado autonómico. Los ciudadanos, en suma, están aprendiendo a ser plenamente madrileños sin caer por ello en el egoísmo A Arnaldo Otegi TELEPRESS DE PARTE DE ETA E N plena fase de tanteo, Ibarretxe y Otegi se reunieron el martes para explorar espacios de paz en el País Vasco, lo que tratándose de Batasuna resulta un sarcasmo. Hoy, Ibarretxe y Zapatero se tomarán la temperatura para ultimar sus estrategias y encajarlas en un horizonte sin ETA. Reunión a media luz y sin taquígrafos (no habrá rueda de prensa) en la que ambos dirigentes abordarán las perspectivas para abrir el camino a un proceso de paz Tal vez Ibarretxe transmita a Zapatero lo que le dijo Otegi, que acudió a la Lendakaritza con un mandato expreso de ETA: Escenificar el triunfo de la izquierda abertzale sobre la política de ilegalización del Pacto Antiterrorista Objetivo cumplido. Batasuna sigue ganando batallas. particularista. Madrid sigue siendo capital de España, pero es también una ciudad y una región con vida e intereses propios. He aquí el mérito de una buena gestión política y administrativa, en la que los dos actores de esta crisis sin sentido han dejado huellas muy positivas. Conviene, pues, resolver razonablemente los puntos de conflicto y evitar que se hagan declaraciones inconvenientes. Dadas las circunstancias, el Partido Socialista no puede disimular su satisfacción al contemplar cómo el adversario se empeña en hacerle un generoso regalo, poniendo piedras en su propio camino. La desavenencia entre los socialistas acerca del modelo territorial alcanza ya niveles de radical incompatibilidad. Pero, al menos, está basada en concepciones distintas (a veces, opuestas) acerca de la configuración del Estado y de la solidaridad entre las Comunidades Autónomas. En cambio, no es fácil determinar cuál es la diferencia ideológica entre Aguirre y Ruiz- Gallardón, más allá de los tópicos interesados que pretenden atribuir perfiles conservadores o progresistas a dos políticos forjados durante muchos años en la misma batalla partidista. Otra cosa es que haya ciudadanos que conectan mejor con una o con otra sensibilidad, porque esto enriquece la oferta de un partido que- -como es natural en la democracia contemporánea- -no es ni puede ser monolítico porque integra perfiles muy distintos como corresponde a un proyecto político de mayoría social. La discrepancia aporta valores positivos, siempre con un límite infranqueable que se traduce en la absoluta lealtad al proyecto que se representa. Porque los electores tienen un olfato especial para percibir, incluso en los gestos y en los actos simbólicos dónde se sitúa cada uno y cuál es la imagen que desea transmitir. Madrid es un gran escaparate para la oferta nacional del centro derecha y no hay ninguna razón objetiva que justifique la discordia entre dos líderes, cuyo electorado- -como es notorio- -es el mismo en un altísimo tanto por ciento. El PP tiene en Madrid dos activos de primerísimo nivel y sería absurdo que se malgastaran en disputas estériles. SOLIDARIDAD Y CRECIMIENTO QUE LLUEVA... S E esforzó ayer la ministra de Medio Ambiente en lanzar un mensaje tranquilizador: el suministro de agua está garantizado, pese a que vivimos un período de extrema sequía No se prevén restricciones para el consumo humano, pero no es descartable en usos agrícolas si sigue sin llover. Como la lluvia va por barrios (en el norte lo de sequía galopante suena a película de marcianos) Cristina Narbona informará varias veces al mes del agua que les queda a los españoles. Mucha comunicación e información cuenca a cuenca casi en tiempo real, para que los españoles hagamos un uso responsable ¡Que llueva... L A polémica sobre el sistema de financiación autonómicano amaina. Se han producido declaraciones altisonantes y silencios clamorosos. Entre estos últimos, el del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, que sigue refugiado en el talante a la espera de una propuesta razonable, según su vicepresidenta política. Ahora intenta esconderse en la Conferencia de Presidentes de Autonomías, que es una reunión informal de un órgano sin personalidad jurídica alguna y sin competencias en ésta ni en ninguna materia. No es un órgano constitucional, ni está previsto que lo sea en la propia reforma anunciada por el Ejecutivo. Nació para visualizar un cambio de estilo, para buscar una foto de armonía idílica. Fue un acierto político, pero no cabe por ello utilizarla para suplantar los mecanismos previstos, y entre ellos el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que ha informado y aprobado todas las reformas del sistema de financiación autonómica. La última, conviene recordarlo, en el año 2001 por unanimidad y con carácter definitivo. Este es el problema político de fondo. Que el tripartito catalán, animado por unas declaraciones cuando menos poco oportunas del candidato Zapatero sobre su voluntad de aceptar cualquier Estatuto que salga del Parlament, ha querido convertir en cuestión bilateral un tema que afecta al bloque constitucional. Y al hacerlo ha provocado un grave conflicto institucional que amenaza con llevarse por delante la solidaridad entre los españoles, la concordia en el seno de los partidos políticos nacionales y la propia prosperidad económica. Ayer, en la presentación de la Revista de la Fundación de las Cajas de Ahorros, se resaltó que el crecimiento de los últimos años se debe también a la redistribución de la renta puesta en marcha por un sistema solidario. Y que la región que más ha crecido, Madrid, es también la que más aporta. Pero algunos se empeñan en culpar de su pérdida de dinamismo al sistema de solidaridad entre los españoles, y no a sus propias decisiones que empobrecen a Cataluña al hacerla menos atractiva para la creación y localización empresarial. Y el Gobierno consiente por debilidad, confiando contra toda evidencia en que el tiempo haga imperar el sentido común. Pero el griterío se está haciendo ensordecedor.