Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid MIÉRCOLES 4 5 2005 ABC Venganza, obediencia ciega y lucha por el territorio mueven a las peligrosas bandas latinas En el primer trimestre del año se han producido 20 detenciones por agresiones de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional intenta combatir la actividad creciente de los pandilleros juveniles M. J. ÁLVAREZ MADRID. Su ámbito de actuación se circunscribe a la capital, en los distritos del sur y suroeste, mientras que, los fines de semana, extienden su radio de acción a Tetuán y Centro, con su desembarco en los locales de ocio. Son las bandas juveniles latinas que se han implantado en nuestro país y se han hecho fuertes en los distritos con mayor presencia de inmigrantes del centro y el sur de América: Latina, Carabanchel, Arganzuela, Usera, Puente de Vallecas, Tetuán, Centro, FuencarralEl Pardo... Sus nombres y apellidos son conocidos desde hace más de dos años: Latin Kings -Reyes Latinos- -y Latin Rapers -Reyes Raperos- b Un grupo específico descendidos de los primeros, compuestas por ecuatorianos y colombianos; Ñetas -Ñetas de Corazón- -se nutren de dominicanos y ecuatorianos, y, en menor grado, Maras -Pandillas- agrupados en Salvatruchas y K 18 de origen salvadoreño. Estos grupos mantienen una lucha sin cuartel por el control de la ciudad, cuyos barrios marcan con pintadas y graffitis para impedir la intromisión de pandillas rivales; una corona invertida; una eñe con un corazón, una m y una s respectivamente. Un grupo policial las combate Las decenas de detenciones registradas en los últimos años- -una veintena hasta marzo de 2005- -no han frenado la expansión de esta violencia juvenil. La alarma se encendió en los mandos policiales y desembocó en la creación de un grupo especial para combatir a estas pandillas, dentro de la Brigada Provincial de Información. Sus objetivos: prevención, investigación y re- presión. Sin embargo, su participación en hechos delictivos es pequeña. Lo que sucede es que se produce un efecto de mimetismo y se les atribuyen infracciones que no han cometido matizan las mismas fuentes. Suelen protagonizar una media de entre el 2 y el 5 por ciento de los hechos delictivos que se producen los fines de semana, según el responsable policial. De esta cifra, entre el 20 y el 25 por ciento de los delitos corresponden a robos con violencia e intimidación, y el 70 u 80 por ciento restante a reyertas con bandas rivales, a las que hay que unir las amenazas y coacciones a las que someten a quienes intentan, o bien formar parte del grupo, o abandonarlo, así como las agresiones sexuales a las chicas- -las suelen considerar de su propiedad- Así lo explicó a ABC el comisario jefe de la Brigada Provincial de Información. Este grupo trabaja en estrecho contacto con las comisarías de distrito, Policías Locales, Guardia Civil y Delega- ción del Gobierno, que ha elaborado un plan específico en la materia en el ámbito del Plan Estratégico de Seguridad Ciudadana. No son un fenómeno consolidado y no están introducidos en el crimen organizado ni en el tráfico de drogas; las agresiones se producen entre ellos y cometen pequeños delitos. Los homicidios no entran en su