Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MIÉRCOLES 4 5 2005 ABC Madrid La Comunidad examina a 60.000 alumnos el día 10 para hacer un diagnóstico de su preparación Los estudiantes de 6 de Primaria responderán a cuestiones de lengua y matemáticas b El Gobierno regional mantiene la prueba pese a las críticas por entender que está dentro de la legalidad y que es esencial para mejorar la calidad de la enseñanza M. ASENJO MADRID. La Consejería de Educación realizará el próximo martes, día 10, la anunciada evaluación externa sobre los alumnos de 6 de Primaria, pese a las críticas que esta iniciativa ha suscitado en algunos sectores. La prueba sobre Conocimientos y Destrezas Imprescindibles (CDI) que no surtirá efectos académicos sino simplemente informativos, ha provocado la polémica en el mundo educativo y una parte de los firmantes del Acuerdo por la Calidad de la Educación- -suscrito el pasado 9 de marzo por toda la comunidad educativa madrileña- -entiende que la prueba se sitúa al margen de ese acuerdo. En realidad, es la segunda vez que se realiza un examen de esta naturaleza, ya que el curso pasado la Administración regional sometió a una prueba similar a 57.000 alumnos de 6 de Educación Primaria. Protección del anonimato Comisiones Obreras (CC. OO. UGT y la Federación de Padres Giner de los Ríos han pedido al Defensor del Menor asesoramiento sobre la posible ilegalidad de convocar un examen a los alumnos de 6 de Primaria ajeno al centro educativo y sin haber pedido el consentimiento a los padres. El portavoz de los socialistas de Madrid, Rafael Simancas, también ha terciado en la polémica con críticas al proyecto de la Consejería. Otras organizaciones como el sindicato de profesores ANPE apoyan sin fisuras a Educación. La Consejería que dirige Luis Peral mantiene sus previsiones bajo el argumento de que la vigente ley ampara su propuesta y el anteproyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) tampoco se aleja de estos planteamientos. El consejero advierte que el mencionado acuerdo no supone que la Administración educativa deba consultar con los firmantes todas sus decisiones. Si así fuera- -dice- -el cargo de consejero podrían desempeñarlo por turno los secretarios generales de Comisiones Obreras y de UGT Ambas organizaciones sindicales y la Giner de los Ríos han acusado a la Consejería de falta de claridad en los objetivos de la prueba y se han dirigido también a la Alta Inspección del Ministerio de Educación para que nos digan cuál es el encaje legal de la prueba. Los exámenes en Primaria valorarán los conocimientos de los alumnos en materias instrumentales Luis Peral indica que la Consejería no conocerá la identidad de los alumnos porque sus ejercicios estarán dotados sólo de un código de barras. ya que se trata llegar a un diagnóstico sobre los conocimientos de los escolares que concluyen la Educación Primaria para mejorar el sistema Los padres podrán pedir al centro información sobre la evaluación de sus hijos. El examen consistirá en un breve dictado, el análisis de un texto sencillo mediante preguntas y la realización de ejercicios matemáticos. ANPE apoya la prueba, que cree necesaria la evaluación del sistema educativo prevista en la LOCE después de los informes negativos sobre la enseñanza en España porque obtendrá un diagnóstico de la situación actual de los escolares del citado curso con vistas a programar las medidas de refuer- VALERIO MERINO zo y apoyo necesarias para que puedan abordar la ESO con garantías de éxito Quienes rechazan esta iniciativa acusan a Educación de haber obviado a los profesionales en la elaboración de las pruebas. No se ha contado- -aseguran- -con el profesorado ni con el servicio de inspección, ni con los equipos de orientación y además, la evaluación que realice la Comuni- ¿PARA QUÉ LA EVALUACIÓN? FRANCISCO GARCÍA Secretario de Enseñanza de CC. OO. H oy nadie discute la necesidad de evaluar los sistemas educativos. Esto significa aplicar la evaluación sobre los procesos de aprendizaje del alumnado, la actividad del profesorado, los procesos educativos, el funcionamiento de los centros y las propias administraciones educativas. Prestigiosas evaluaciones internacionales, como el In- forme Pisa, no se limitan a describir de forma cuantitativa las competencias del alumnado, sino que las correlacionan con el esfuerzo inversor de cada país en educación, analizan la equidad de los sistemas educativos o correlacionan los resultados con la extracción socioeconómica del alumnado. Nada de esto propone el Gobierno regional en su anunciada evaluación, que se va a centrar exclusivamente en el análisis de determinadas competencias del alumnado de 6 de primaria. Si consideramos que la Comunidad de Madrid ocupa los últimos lugares del Estado en gasto educativo, no nos sorprende que no se quiera hacer una evaluación riguro- sa de nuestro sistema educativo. Tampoco es de recibo que no se haya aprovechado la experiencia del servicio de inspección, que ya lleva a cabo una evaluación del rendimiento del alumnado en las áreas de lengua y matemáticas. Pero lo más llamativo es que la evaluación se plantee en el último curso de Primaria, cuando lo aconsejable sería hacerlo en 3 o 4 con objeto de que se pudieran corregir los déficit que pudieran constatarse dentro de la propia etapa. No quisiéramos asistir a un nuevo episodio de utilización de la educación madrileña en la confrontación política con el Gobierno del Estado. La educación madrileña no se lo merece.